TRADICIONES. "Malleus Maleficarum", el martillo de las brujas

malleus maleficarum

 

Wikimedia Commons/Dominio público

El Malleus Maleficarum, un libro latino escrito en 1486 y 1487, también se conoce como "El martillo de las brujas". Esta es una traducción del título. La autoría del libro se atribuye a dos monjes dominicos alemanes, Heinrich Kramer y Jacob Sprenger

Los dos también eran profesores de teología. Algunos estudiosos ahora piensan que el papel de Sprenger en la escritura del libro ha sido en gran parte simbólico más que activo.

Heinrich Kramer y Jacob Sprenger, inquisidores dominicos, crearon el Malleus Maleficarum (Martillo de las Brujas, publicado en 1487); este libro es un manual didáctico para que el pueblo esté prevenido sobre los peligros de la brujería y pueda denunciar a sus practicantes. Los escritores también querían enseñarles a las autoridades cómo perseguir a las brujas del modo «adecuado».

La primera parte del Malleus demuestra que las brujas sí existen; la segunda, habla sobre las cosas horrendas que hacen y la tercera, expone cuál es el proceso judicial que se debe seguir para condenarlas. Uno de los objetivos que los dominicos tenían en mente cuando lo escribieron fue legitimar, justificar y sistematizar la persecución de las brujas.

Kramer y Sprenger usan cuatro argumentos para convencer a sus lectores de que las brujas son peligrosas:

- Las brujas son aliadas del Diablo y, por lo tanto, enemigas de Dios y de todos los cristianos.

- La brujería es el peor crimen del mundo porque es cometido por herejes que se entregan en cuerpo y alma al Diablo; además arrastran a otras personas hacia su perdición.

- Las brujas deben ser juzgadas por autoridades eclesiásticas y civiles porque, al mismo tiempo, cometen crímenes contra la fe y contra los hombres.

- Toda la población debía participar en la persecución de las brujas porque quien las consultaba, protegía, defendía u ocultaba debía sufrir el mismo castigo que ellas.

La idea esencial que subyace e impulsa al Malleus Maleficarum es que entre más miedo se le tenga al Diablo, en esa misma medida crecerá la fe en Dios.

El Malleus Maleficarum no fue el único documento sobre brujería escrito en la época medieval, pero sí el más conocido de la época. Debido a que llegó tan pronto después de la revolución de la imprenta de Gutenberg, se distribuyó más ampliamente que los manuales anteriores copiados a mano. El Malleus Maleficarum llegó en un punto álgido de las acusaciones y ejecuciones de brujería en Europa. Fue una base para tratar la brujería no como una superstición, sino como una práctica peligrosa y herética de asociarse con el Diablo y, por lo tanto, un gran peligro para la sociedad y la iglesia.

El martillo de las brujas

Durante los siglos IX al XIII, la iglesia había establecido y aplicado penas por brujería. Originalmente, estos se basaban en la afirmación de la iglesia de que la brujería era una superstición. Por lo tanto, la creencia en la brujería no estaba de acuerdo con la teología de la iglesia. Esto asociaba la brujería con la herejía. La Inquisición romana se estableció en el siglo XIII para encontrar y castigar a los herejes, que se consideraba que socavaba la teología oficial de la iglesia y, por lo tanto, representaba una amenaza para los cimientos mismos de la iglesia. 

Aproximadamente al mismo tiempo, la ley secular se involucró en los procesos por brujería. La Inquisición ayudó a codificar leyes eclesiásticas y seculares sobre el tema y comenzó a determinar qué autoridad, secular o eclesiástica, tenía responsabilidad por qué delitos. Procesos por brujería, o Maleficarum.



Apoyo papal

Aproximadamente en 1481, el Papa Inocencio VIII escuchó a los dos monjes alemanes. La comunicación describía casos de brujería que habían encontrado y se quejaba de que las autoridades de la iglesia no cooperaban lo suficiente con sus investigaciones.

Varios papas antes de Inocencio VIII, en particular Juan XXII y Eugenio IV, habían escrito o actuado sobre las brujas. Esos papas estaban preocupados por las herejías y otras creencias y actividades contrarias a las enseñanzas de la iglesia que se pensaba que socavaban esas enseñanzas. Después de que Inocencio VIII recibió la comunicación de los monjes alemanes, emitió una bula papal en 1484 que otorgaba plena autoridad a los dos inquisidores, amenazando con la excomunión u otras sanciones a cualquiera que "molestara u obstaculizara de cualquier manera" su trabajo.

Esta bula, llamada Summus desiderantes effectibus ("que desea con supremo ardor") desde sus primeras palabras, sitúa claramente la persecución de las brujas en el vecindario de la persecución de la herejía y la promoción de la fe católica. Esto arrojó el peso de toda la iglesia detrás de la caza de brujas. También argumentó con fuerza que la brujería era herejía no porque fuera una superstición, sino porque representaba un tipo diferente de herejía. Los que practicaban la brujería, argumentaba el libro, hacían acuerdos con el Diablo y lanzaban hechizos dañinos.

Nuevo manual para cazadores de brujas

Tres años después de que se emitiera la bula papal, los dos inquisidores, Kramer y posiblemente Sprenger, produjeron un nuevo manual para inquisidores sobre el tema de las brujas. Su título era Malleus Maleficarum La palabra Maleficarum significa magia dañina o brujería, y este manual se iba a utilizar para elaborar tales prácticas.

El Malleus Maleficarum documentó las creencias sobre las brujas y luego enumeró formas de identificar a las brujas, condenarlas por el cargo de brujería y ejecutarlas por el crimen.

El libro estaba dividido en tres secciones. La primera fue para responder a los escépticos que pensaban que la brujería era solo una superstición, una opinión compartida por algunos papas anteriores. Esta parte del libro intentaba probar que la práctica de la brujería era real y que aquellos que practicaban la brujería realmente hicieron acuerdos con el Diablo y causaron daño a otros. Más allá de eso, la sección afirma que no creer en la brujería es en sí mismo una herejía. La segunda sección buscaba probar que Maleficarum causó un daño realLa tercera sección era un manual de procedimientos para investigar, arrestar y castigar a las brujas.

Mujeres y Matronas

El manual acusa que la brujería se encontraba mayoritariamente entre las mujeres. El manual se basa en la idea de que tanto el bien como el mal en las mujeres tienden a ser extremos. Después de proporcionar muchas historias sobre la vanidad de las mujeres, la tendencia a mentir y el intelecto débil, los inquisidores también alegan que la lujuria de una mujer está en la base de toda brujería, por lo que las acusaciones de brujería también son acusaciones sexuales.

Las parteras son señaladas especialmente como malvadas por su supuesta habilidad para prevenir la concepción o interrumpir un embarazo mediante un aborto espontáneo deliberado. También afirman que las parteras tienden a comerse a los bebés o, en el caso de los nacidos vivos, ofrecen niños a los demonios.

El manual afirma que las brujas hacen un pacto formal con el Diablo y copulan con los íncubos, una forma de demonios que tienen apariencia de vida a través de "cuerpos aéreos". También afirma que las brujas pueden poseer el cuerpo de otra persona. Otra afirmación es que las brujas y los demonios pueden hacer desaparecer los órganos sexuales masculinos.

Muchas de sus fuentes de "evidencia" de la debilidad o maldad de las esposas son, con ironía no intencional, escritores paganos como Sócrates, Cicerón y HomeroTambién se basaron en gran medida en los escritos de Jerónimo, Agustín y Tomás de Aquino.


'Malleus Maleficarum': las mujeres y su influjo demoníaco.


Procedimientos para Juicios y Ejecuciones

La tercera parte del libro trata sobre el objetivo de exterminar a las brujas mediante el juicio y la ejecución. La guía detallada dada fue diseñada para separar las acusaciones falsas de las verdaderas, siempre asumiendo que la brujería y la magia dañina realmente existían, en lugar de ser una superstición. También asumió que tal brujería causaba un daño real a las personas y socavaba a la iglesia como una especie de herejía.

Una preocupación era sobre los testigos. ¿Quiénes pueden ser testigos en un caso de brujería ? Entre los que no pudieron ser testigos se encontraban "mujeres pendencieras", presumiblemente para evitar los cargos de quienes se sabe que se pelean con vecinos y familiares. ¿Debe informarse al acusado de quién ha testificado en su contra? La respuesta fue no si había peligro para los testigos, pero que la identidad de los testigos debería ser conocida por los fiscales y los jueces.

¿El acusado iba a tener un abogado? Se podría nombrar un abogado para el acusado, aunque los nombres de los testigos podrían ocultarse al abogado. Fue el juez, no el acusado, quien seleccionó al abogado. El abogado fue acusado de ser veraz y lógico.

Exámenes y Signos

Se dieron instrucciones detalladas para los exámenes. Un aspecto fue un examen físico, en busca de "cualquier instrumento de brujería", que incluía marcas en el cuerpo. Se supuso que la mayoría de los acusados ​​serían mujeres, por las razones expuestas en la primera sección. Las mujeres debían ser desnudadas en sus celdas por otras mujeres y examinadas en busca de "cualquier instrumento de brujería". El cabello debía ser afeitado de sus cuerpos para que las "marcas del diablo" pudieran verse más fácilmente. La cantidad de cabello afeitado varió.

Estos "instrumentos" podrían incluir tanto objetos físicos ocultos como marcas corporales. Más allá de tales "instrumentos", había otros signos por los cuales, según el manual, se podía identificar a una bruja. Por ejemplo, no poder llorar bajo tortura o ante un juez era señal de ser brujo.

Hubo referencias a la incapacidad de ahogar o quemar a una bruja que todavía tenía "objetos" de brujería ocultos o que estaban bajo la protección de otras brujas. Así, se justificaban las pruebas para ver si una mujer podía ahogarse o quemarse. Si pudiera ahogarse o quemarse, podría ser inocente. Si no podía serlo, probablemente era culpable. Si se ahogó o fue quemada con éxito, aunque eso podría ser un signo de su inocencia, no estaba viva para disfrutar de la exoneración.


El aquelarre, pintura de Francisco de Goya, Museo Lázaro Galdiano, Madrid, 1797-98. 


Confesando la brujería

Las confesiones eran fundamentales para el proceso de investigación y juicio de los sospechosos de brujería, y marcaron una diferencia en el resultado para los acusados. Una bruja solo podía ser ejecutada por las autoridades eclesiásticas si ella misma confesaba, pero podía ser interrogada e incluso torturada con el objetivo de obtener una confesión.

Se decía que una bruja que confesaba rápidamente había sido abandonada por el Diablo, y aquellos que guardaban un "silencio obstinado" tenían la protección del Diablo. Se decía que estaban más estrechamente ligados al diablo.

La tortura fue vista como, esencialmente, un exorcismo. Debía ser frecuente ya menudo, proceder de lo suave a lo duro. Sin embargo, si la bruja acusada confesó bajo tortura, también debe confesar más tarde sin ser torturada para que la confesión sea válida.

Si la acusada continuaba negando ser bruja, incluso con tortura, la iglesia no podía ejecutarla. Sin embargo, podían entregarla después de un año más o menos a las autoridades seculares, que a menudo no tenían tales limitaciones.

Después de confesar, si el acusado también renunciaba a toda herejía, la iglesia podía permitir que el "hereje penitente" evitara la pena de muerte.

Implicar a otros

Los fiscales tenían permiso para prometer su vida a una bruja no confesada si proporcionaba evidencia de otras brujas. Esto produciría más casos para investigar. Aquellos a los que ella implicó estarían sujetos a investigación y juicio, bajo el supuesto de que la evidencia en su contra podría haber sido una mentira.

Pero el fiscal, al dar tal promesa de su vida, explícitamente no tenía que decirle toda la verdad: que no podía ser ejecutada sin una confesión. La fiscalía tampoco tuvo que decirle que podría ser encarcelada de por vida "a pan y agua" después de implicar a otros, incluso si no confesara, o que la ley secular, en algunos lugares, aún podría ejecutarla.

Otros consejos y orientación

El manual incluía consejos específicos para los jueces sobre cómo protegerse de los hechizos de las brujas, bajo la suposición obvia de que les preocuparía convertirse en objetivos si procesaban a las brujas. Se proporcionó un lenguaje específico para ser utilizado por los jueces en un juicio.

Para garantizar que otros cooperaran en las investigaciones y los enjuiciamientos, se enumeraron sanciones y recursos para quienes obstruyeran directa o indirectamente una investigación. Estas sanciones para los que no cooperaban incluían la excomunión. Si la falta de cooperación fue persistente, aquellos que obstruyeron una investigación enfrentaron la condenación como herejes. Si los que obstruían la caza de brujas no se arrepentían, podían ser entregados a tribunales seculares para su castigo.

Después de la publicación

Ha habido manuales similares antes, pero ninguno con el alcance o con el respaldo papal como este. Si bien la bula papal de apoyo se limitó al sur de Alemania y Suiza, en 1501 el Papa Alejandro VI emitió una nueva bula papal. El cum acceperimus autorizó a un inquisidor en Lombardía a perseguir a las brujas, ampliando la autoridad de los cazadores de brujas.

El manual fue utilizado tanto por católicos como por protestantes. Aunque fue ampliamente consultado, nunca recibió el visto bueno oficial de la iglesia católica.

Aunque la publicación se vio favorecida por la invención de Gutenberg de los tipos móviles, el manual en sí no se publicaba de forma continua. Cuando los juicios por brujería aumentaron en algunas áreas, siguió la publicación más amplia del Malleus Maleficarum.


Para saber más:

Heinrich Kramer y Jacob Sprenger. Malleus Maleficarum: El martillo de las brujas. 2020 

Juan Antonio Cebrián. Breve historia de la brujería. Ediciones Nowtilus, 2006

Malleus Maleficarum, la biblia de los cazadores de brujas. National Geographic.

Bennassar Bartolomé: Inquisición Española: poder político y control social. Barcelona: Crítica, 1981

Kamen, Henry: La Inquisición: una revisión histórica. Traducción de María Borrás. Barcelona: Crítica, 1999.

José Antonio Escudero: La Inquisición Española. https://www.vallenajerilla.com/berceo/florilegio/inquisicion/inquisicion.htm

Santa Inquisición. https://www.monografias.com/trabajos12/stainqui/stainqui.shtml

Gabriel Bernat: La Inquisición Española. https://www.gabrielbernat.es/espana/inquisicion/

Luis de la Cruz e Inmaculada Badenes: La Inquisición Española https://www.mayores.uji.es/datos/2011/apuntes/fin_ciclo_2012/inquisicion.pdf

COMENTARIOS

Nombre

actualidad,298,agenda,15,alzheimer,1,animales,47,arqueologia,24,astronomia,54,autismo,10,cancer,41,ciencia,139,covid-19,54,cultura,45,deal,65,deportes,74,diabetes,20,economia_empleo,16,economia_negocios,152,economia_vivienda,38,empleo,11,energia,264,enigmas,59,esnoticia,878,esnoticia_alcala,170,esnoticia_coslada,71,esnoticia_guadalajara,113,esnoticia_madrid,377,esnoticia_sanfernando,58,esnoticia_torrejon,88,esnoticia_villalbilla,9,europa,1,eventos,37,exposiciones,24,gastronomia,4,historia,62,historias,9,inmunoterapia,10,libros,29,medioambiente,88,mitosyleyendas,15,motor,229,motor_electricos,62,motor_hibridos,27,motor_innovacion,31,motor_mercado,54,motor_noticias,67,musica,6,naturaleza,58,nutricion,62,nutrición,3,opinión,63,parkinson,3,permanente,1,personajes,26,plantas,24,poesia,13,prime,28,salud,238,teatro,10,tecnologia,90,tradiciones,26,turismo,98,vidasaludable,52,video,15,
ltr
item
La Crónica del Henares: TRADICIONES. "Malleus Maleficarum", el martillo de las brujas
TRADICIONES. "Malleus Maleficarum", el martillo de las brujas
malleus maleficarum
https://blogger.googleusercontent.com/img/b/R29vZ2xl/AVvXsEhdhNJ-o4B51Bn0IMJq-4C9Mo2111U2xo49msE05X_DQgQDl8MMUSzZlW58S2j_bcJrwFX0c7b28Wa2TTjxkyUjFsQS7HrA3EhmfuRkABtbVQ-DW9VnbLefMcmmxB5BhW2zV45ck-Y1ZLW_xa7buz1RNZIFlsMmlgfWrnMdfD1MPNrjlZmISvJPFK0xbQ/s320/Sin%20t%C3%ADtulo-1.jpg
https://blogger.googleusercontent.com/img/b/R29vZ2xl/AVvXsEhdhNJ-o4B51Bn0IMJq-4C9Mo2111U2xo49msE05X_DQgQDl8MMUSzZlW58S2j_bcJrwFX0c7b28Wa2TTjxkyUjFsQS7HrA3EhmfuRkABtbVQ-DW9VnbLefMcmmxB5BhW2zV45ck-Y1ZLW_xa7buz1RNZIFlsMmlgfWrnMdfD1MPNrjlZmISvJPFK0xbQ/s72-c/Sin%20t%C3%ADtulo-1.jpg
La Crónica del Henares
https://www.cronicadelhenares.com/2022/06/tradiciones-malleus-maleficarum-el.html
https://www.cronicadelhenares.com/
https://www.cronicadelhenares.com/
https://www.cronicadelhenares.com/2022/06/tradiciones-malleus-maleficarum-el.html
true
5995595061750506997
UTF-8
Cargar todos los posts No se encuentra Ver todo Leer más Responder Cancelar respuesta Borrar Por Inicio Páginas Posts Ver todo Relacionados Etiqueta ARCHIVO BUSCAR Todos los posts No se encuentra INICIO Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre Ene Feb Mar Abr Mayo Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic justo ahora hace 1 minuto hace $$1$$ minutos hace 1 hora hace $$1$$ horas Ayer hace $$1$$ días hace $$1$$ semanas hace más de 5 semanas Seguidores Siguen THIS PREMIUM CONTENT IS LOCKED STEP 1: Share to a social network STEP 2: Click the link on your social network Copy All Code Select All Code All codes were copied to your clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy Tabla de contenidos