ENIGMAS. Los misterios indescifrables de Rapa Nui, la Isla de Pascua

  Los moáis de Ahu Akivi, de igual forma y tamaño, representarían a los primeros visitantes legendarios de Rapa Nui. Según la leyenda, las s...

 

Los moáis de Ahu Akivi, de igual forma y tamaño, representarían a los primeros visitantes legendarios de Rapa Nui. Según la leyenda, las siete estatuas representan a los siete exploradores enviados por Hotu Matu’a para descubrir la isla. Por ello, quizá, miran el horizonte de donde vinieron. Foto: Sergio Pitamitz / Gtres.

La población de Rapa Nui no se derrumbó porque llegaron los europeos. Tampoco vivieron en idílico equilibrio con la naturaleza durante siglos

22 enero 2023.- Rapa Nui, también conocida como Isla de Pascua, es una de las islas habitadas más remotas del mundo. La isla también está rodeada de varios mitos, leyendas y narraciones, sobre todo por las estatuas monumentales secretas, llamadas moai, esculpidas entre los años 1250 y 1500. La expedición Kon-Tiki del explorador noruego Thor Heyerdahl en 1947 también llamó mucho la atención hacia Rapa Nui.

Situada en medio del océano Pacífico, a más de 3.700 kilómetros de la costa de Chile, Rapa Nui, conocida también como isla de Pascua, es una de las tierras habitadas más aisladas y remotas del mundo. Cuando los primeros europeos llegaron allí se sorprendieron al ver que había gente viviendo en un lugar tan distante de otras tierras, y que además era un terreno sin árboles donde incluso resultaba difícil sobrevivir. ¿De dónde podían haber venido sus habitantes? ¿Habían llegado a sus costas a propósito o arrastrados por las olas? ¿Provenían de América, de donde vinieron también los primeros exploradores modernos, o llegaron desde el oeste?

Un grupo interdisciplinario con 11 científicos de Chile, España y Noruega ha refutado contundentemente algunas de las narrativas sobre Rapa Nui y la población de la isla.

Nadie sabe exactamente cuándo se asentaron los primeros humanos en Rapa Nui, pero algunos historiadores creen que un pequeño grupo de colonos polinesios llegó alrededor del 800 al 900 d.C. En el otro extremo de la escala, todos están de acuerdo en que Rapa Nui se pobló alrededor del 1200 d.C.

A partir de entonces, los pobladores de Rapa Nui atravesaron una sucesión de crisis. El nuevo estudio muestra que las crisis estuvieron vinculadas a los efectos a largo plazo del cambio climático sobre la capacidad de producción de alimentos en la isla.

Moai Kavakava, Rapa Nui ( Isla de Pascua ). Madera, hueso y obsidiana. 42,5 cm de alto. Recopilado en el siglo XVIII d.C. (Museos Vaticanos, Roma )

Una historia controvertida

Los estudios paleobotánicos indican que la isla estaba cubierta de bosques cuando llegaron los primeros colonos, con una variedad de árboles, arbustos, helechos y pastos. Sin embargo, el desmonte de tierras para el cultivo y la introducción de la rata polinesia llevaron a una deforestación gradual, por lo que hoy en día Rapa Nui está mayormente cubierta por pastizales.

“La historia de la población de Rapa Nui ha sido bastante controvertida, y ha habido dos grandes hipótesis sobre su desarrollo. Una de ellas es la hipótesis del ecocidio, afirmando que la población alguna vez sufrió un gran colapso porque sobreexplotó los recursos naturales en la isla. La otra hipótesis es que ocurrió un colapso después de la llegada de los europeos a la isla. Nuestra investigación muestra que ninguna de estas hipótesis es correcta”, opina el profesor Mauricio Lima de la Universidad Católica de Chile en Santiago.

“También existe el mito de que la población de Rapa Nui vivió en un equilibrio idílico con la naturaleza durante siglos. Eso tampoco es cierto”, dice el profesor Nils Chr. Stenseth de la Universidad de Oslo , Noruega.

Tres crisis sociales

Un estudio más detallado muestra que los isleños de Rapa Nui sufrieron al menos tres crisis sociales durante los siglos posteriores a la colonización. La primera crisis data de 1450-1550, durante la Pequeña Edad de Hielo. Se produjo un declive menos aparente entre la llegada de los primeros europeos en 1772 y 1774, por razones aún desconocidas. También hubo una crisis durante el siglo XIX, debido a la introducción de enfermedades epidémicas y la trata de esclavos. Por lo tanto: ningún equilibrio idílico, y ningún gran colapso en la población.

Mauricio Lima y Nils Chr. Stenseth querían ver más de cerca el auge y la caída de la población en Rapa Nui, porque sospechaban que había una lección que aprender. Y tenían razón. Primero, recopilaron una gran cantidad de datos disponibles de estudios anteriores de sitios arqueológicos, variaciones en el clima del Pacífico, cambios en el tamaño de la población a lo largo de los siglos, cambios en las prácticas agrícolas y de forestación en la isla, etc.

Luego, integraron todos los datos en un modelo científico basado en la teoría clásica de la ecología de poblaciones.

"Hemos usado este modelo varias veces antes cuando queríamos identificar las razones detrás de los cambios en las poblaciones de otras especies animales como pequeños roedores o especies de peces. Esta era una pequeña población humana en una isla pequeña con recursos limitados, y parecía obvio que el modelo podría producir resultados interesantes", dice Stenseth. "Para entender qué va a pasar con una población en un momento futuro, hay que saber qué pasó antes", añade.

Cuando Stenseth y Lima usaron su modelo y teorías para analizar los datos de Rapa Nui, la conclusión pronto se volvió bastante clara. “Los descensos demográficos de los rapa nui están vinculados a los efectos a largo plazo del cambio climático en la capacidad de producción de alimentos de la isla”, explica Mauricio Lima.

Para desplazarse por el océano Pacífico central, los polinesios desarrollaron un sofisticado método de navegación sin instrumentos, basándose sólo en la posición de las estrellas, las corrientes marinas, las nubes, el oleaje o los animales que encontraban a su paso. Hokule’a, canoa de vela de doble casco como las usadas por los navegantes polinesios hace siglos. Algunas canoas superaban los 20 m de eslora y podían transportar dos docenas de personas con todo lo necesario para colonizar nuevas islas. Estas embarcaciones fueron las que permitieron a los polinesios navegar a islas tan distantes como Hawái, Nueva Zelanda o Rapa Nui. Ilustración del artista hawaiano Herb Kane. Foto: Ilustración: Herbert K. Kane, LLC.


Luchaban por sobrevivir

Los investigadores y su informe científico describen cómo una población pequeña y fluctuante luchó por sobrevivir en una isla pequeña y remota en el Océano Pacífico, en un entorno que estaba, y está, en constante cambio. Esta área está fuertemente afectada por El Niño-Oscilación del Sur (ENSO), que es una variación periódica irregular de los vientos y las temperaturas de la superficie del mar sobre el Océano Pacífico oriental tropical.

La fase de calentamiento de la temperatura del mar se conoce como El Niño y la fase de enfriamiento como La Niña. El nuevo informe muestra que Rapa Nui es más sensible a las fases frías de ENSO (La Niña), lo que conduce a una disminución de las precipitaciones sobre la isla. Esto, a su vez, reduce la capacidad general de producción de alimentos en la isla.

"No encontramos rastros de un equilibrio idílico con la naturaleza, y no encontramos rastros de un gran colapso. En cambio, encontramos rastros de interacciones entre tres factores: el cambio climático, el tamaño de la población humana y los cambios en el ecosistema. El cambio climático se manifiesta como un patrón a largo plazo de cambios en las precipitaciones durante unos 400 años. La población creció durante este mismo período, y los isleños también aumentaron y cambiaron el uso de los recursos naturales y los métodos agrícolas", explica Lima.

Esto explica por qué no había un "equilibrio idílico" en Rapa Nui. Es difícil lograr un equilibrio cuando el entorno natural está en constante cambio. Nils Chr. Stenseth y Mauricio Lima están de acuerdo en que la gente de Rapa Nui era muy consciente de los cambios en curso en el clima y la ecología, y la necesidad de adaptarse.

Rapa Nui ayer es como el mundo de hoy

Tanto Mauricio Lima como Nils Chr. Stenseth enfatiza que sus nuevos resultados no son relevantes solo para Rapa Nui. Cosas similares sucedieron en muchas otras islas de Polinesia. Pero la importancia no se queda ahí:

"La población de Rapa Nui vivía, y vive, en una isla pequeña y remota con recursos limitados, y nosotros mismos vivimos en un planeta pequeño y remoto con recursos limitados. Una de las lecciones de este estudio es la importancia de las interacciones entre el clima el cambio climático, el tamaño de la población humana y los cambios en el ecosistema", dice el profesor Lima.

“Estos tres factores afectaron a la población de Rapa Nui, y también son importantes a escala global. Estudiamos Rapa Nui y su historia porque estamos tratando de entender qué está pasando con el planeta. Todo el mundo habla del cambio climático y los problemas que genera, pero muy pocas personas hablan sobre el aumento de la población mundial y los problemas que causa", agrega Lima.

“Estoy completamente de acuerdo con Mauricio. La población humana en el Planeta Tierra está bajo la influencia de procesos ecológicos, como cualquier otra especie animal en un entorno limitado”, agrega Nils Chr. Stenseth.

La isla de Raivavae. En esta isla se han encontrado estatuas de piedra similares a los moáis de la isla de Pascua, lo que refuerza la hipótesis de que fue lugar de paso en la migración polinesia a Rapa Nui. Foto: John Frumm / Gtres.

Una controversia científica

El profesor Stenseth admite que los investigadores detrás de este nuevo informe se están metiendo en medio de una controversia científica.

"En el pasado, muchos científicos que trabajaban en este tema desde un punto de vista arqueológico o sociológico tenían una tendencia a ignorar la naturaleza, ignorar los procesos ecológicos. De hecho, hemos sido testigos de una fragmentación dentro de la ciencia, porque los ecologistas y los historiadores/arqueólogos han sido viviendo en mundos diferentes. Lo que hicimos en este trabajo fue reunir diferentes competencias, tanto arqueólogos como ecologistas, para desarrollar una comprensión más profunda. Ese es el mensaje principal de este trabajo", insiste Stenseth.

"Esto es muy cierto. El enfoque interdisciplinario es necesario para comprender Rapa Nui y el mundo en que vivimos", agrega Lima.

Un poblamiento enigmático

El primer contacto europeo registrado con Rapa Nui ocurrió en 1722 cuando el navegante holandés Jacob Roggeveen llegó con tres barcos el 5 de abril, domingo de Pascua.  A falta de mejor nombre, llamó a los habitantes de la isla «indios», pero en su diario describió su color de piel como «no negra, de amarillo pálido o cetrina», bastante distinta de la de los indígenas de Tierra del Fuego a los que acababa de conocer durante su singladura.

Los marineros holandeses inmediatamente comenzaron a usar el nombre de Isla de Pascua, y esto se mantuvo hasta mucho después de la llegada de Thor Heyerdahl en 1948. En los últimos años, la isla suele ser llamada por el nombre utilizado por la población indígena.

En 1770, casi cincuenta años después de la llegada de Roggeveen, alcanzaba la costa de Rapa Nui una expedición española mandada por el virrey de Perú, preocupado por la presencia británica en el Pacífico. Al término de cinco días de exploración, Felipe González de Haedo, el jefe de los expedicionarios, tomó posesión de la isla en nombre de Carlos III, dándole el nombre de isla de San Carlos. González de Haedo también advirtió la falta de parecido entre los nativos de la isla y los del continente americano. Los primeros, escribió, «tienen un matiz como de cuarterón [hijo de español y mulata según el sistema de castas], con cabello liso y barba corta, y no se parecen a los indios del continente sudamericano; si llevaran ropas como las nuestras podrían bien pasar por europeos». 


Contacto con los europeos. Lapérouse y otros miembros de su expedición en 1786, en compañía de los habitantes de la isla de Pascua. Foto: Bridgeman / ACI.

Si no provenían de América del Sur, ¿de dónde habían llegado? El siguiente explorador que tocó tierra en la isla dio con la respuesta. Cuando el inglés James Cook arribó a las costas de Rapa Nui en 1774, uno de los nativos subió a bordo y, para pasmo de los británicos, empezó a medir la extensión del barco en brazadas y a contarlas en voz alta utilizando los mismos numerales usados en Tahití, en la actual Polinesia Francesa, a más de cuatro mil kilómetros de distancia. Cook había estado tanto en Tahití como en Nueva Zelanda, y conocía ya las dotes de navegantes del pueblo polinesio, repartido por tantas islas del Pacífico, pero encontrarlos allí, tan lejos, parecía casi un milagro.

 En su diario, Cook escribió lo siguiente de los habitantes de la isla de Pascua: «En color, facciones y lenguaje tienen tal afinidad con los otros pueblos de las islas situadas más a Occidente, que nadie puede dudar de que hayan tenido el mismo origen. Es asombroso que una misma raza se haya extendido sobre todas las tierras que surgen en el vasto océano que se extiende desde Nueva Zelanda hasta esta isla, que constituyen una superficie equivalente a casi una cuarta parte de la circunferencia del globo». 

La expansión de los polinesios por los archipiélagos del océano Pacífico se hizo en varias fases que los historiadores han logrado datar de modo aproximado. Una de las últimas etapas es la que los llevó hasta las islas de Pascua y Nueva Zelanda. Foto: Mapa: John Burgoyne, Hiram Henriquez, Lisa R.Ritter/ NGM.

Sin embargo, los moáis, los enormes monolitos característicos de la isla de Pascua que ya habían descrito Roggeveen y González de Haedo, planteaban un problema para Cook, pues no había estatuas tan grandes en otras islas habitadas por polinesios. Además, los pascuenses no parecían hacer mucho caso de los pocos moáis que quedaban en pie. Esto hizo pensar a Reinhold Forster, el naturalista de la expedición de Cook, que gentes de América llegaron primero a la isla y erigieron las estatuas, mientras que los polinesios llegaron después y no mostraron interés por unos monumentos ajenos a su cultura. Pero el siguiente explorador en llegar a Rapa Nui, el conde de Lapérouse, que desembarcó durante unas horas en 1786, advirtió que varias estatuas aún eran veneradas, lo que ponía en entredicho la teoría de Forster.

La teoría del doble poblamiento

Mucho después, en la década de 1950, el explorador noruego Thor Heyerdahl, famoso por su travesía del Pacífico a bordo de la Kon-Tiki –la balsa de madera que lo llevó de Perú hasta la Polinesia– retomó la teoría de Forster e insistió en un doble poblamiento de Rapa Nui. Según Heyerdahl, la isla fue poblada inicialmente por polinesios, pero siglos después llegó una ola de nuevos pobladores de América del Sur que emprendió la erección de los moáis y las precisas construcciones megalíticas que se encuentran en algunos de los ahu (templos) de Rapa Nui, como Ahu Vinapu. 

Esta teoría también explicaría la diferenciación entre clases que existió en Rapa Nui hasta poco antes de la llegada de los europeos. La aristocracia, representada por los Hanau Eepe (orejas-largas), provendría, según Heyerdahl, de una migración de Perú (donde también se daba el alargamiento de orejas), mientras que los Hanau Momoko (orejas-cortas) procederían de migraciones polinésicas posteriores. 

Esta teoría ha sido descartada completamente por la arqueología y la genética, que ha demostrado la unidad étnica de la población de la isla. El alargamiento de orejas era un signo distintivo de la clase social gobernante ariki, minoritaria, frente a la clase trabajadora, más numerosa. Según la leyenda, los orejas-cortas se rebelaron contra los orejas-largas que, con sus privilegios, les obligaban a construir los moáis. Así se inició la conocida como guerra de los moáis, en la que la mayoría de estatuas fueron derribadas y que concluyó con la institución del culto religioso del hombre-pájaro de Orongo. 

Ahu Tongariki. Este ahu o plataforma ritual es el más grande de la isla de Pascua. Cuenta con 15 moáis situados de espaldas al mar y fue el principal centro del clan Hotu-iti. Las estatuas, derribadas durante las denominadas guerras de los moáis en el siglo XVIII, fueron restauradas en la década de 1990. Foto: Christian Heeb / AWL Images.

Si bien el origen polinésico de la población de Rapa Nui está claro, no hay consenso entre los arqueólogos sobre la fecha exacta en que tuvo lugar la migración. Hay que tener en cuenta que el poblamiento de Rapa Nui forma parte de un proceso más amplio de colonización de Polinesia, una vasta extensión marítima en el centro-este del océano Pacífico que va de Hawái, al norte, a Nueva Zelanda, al suroeste, y a la isla de Pascua, al este. Las culturas de los distintos archipiélagos situados en esa área presentan rasgos comunes, visibles en las herramientas, las esculturas y el lenguaje. 

Hoy sabemos que el punto de inicio de la población de toda Polinesia se sitúa en las islas de Samoa o Tonga, en el oeste. La fecha del inicio de esa expansión se mueve entre los años 200 a.C. y 900 d.C. Un reciente estudio genético de la población polinesia, encabezado por el experto en genómica computacional Alexander Ioannidis, plantea que las primeras canoas partieron de Samoa en 800 d.C., dirigiéndose desde allí hasta Rarotonga (en las islas Cook), para pasar después a la Polinesia Francesa y llegar finalmente a Rapa Nui hacia 1210 d.C. a través del archipiélago de Tuamotu y las islas Australes, que cuentan también con grandes estatuas de piedra similares a los moáis. 

La hipótesis de Pitcairn

En realidad, el origen más probable de los polinesios de Rapa Nui es Pitcairn, la isla más cercana, a casi dos mil kilómetros de distancia. La población actual de Pitcairn data del siglo XVIII, cuando los tripulantes amotinados del Bounty desembarcaron con sus amantes tahitianas para establecerse en la isla, entonces deshabitada. 

Sin embargo, los restos arqueológicos indican que Pitcairn había sido poblada por polinesios desde el siglo XI. Se cree que éstos, a su vez, provenían de la isla de Mangareva, 650 kilómetros más al oeste. En esta isla, perteneciente al archipiélago de las Gambier, en la Polinesia Francesa, se han encontrado herramientas de obsidiana provenientes de Pitcairn, con lo que se demuestra que hubo un tráfico de objetos y personas entre estas dos islas como mínimo hasta el siglo XV, cuando la deforestación de Mangareva provocó un declive en su cultura y la población de Pitcairn ya no pudo sustentarse por sí sola. Si hubo tráfico entre Rapa Nui y Pitcairn, también cesó por entonces. 

Pitcairn también sería la isla de paso para otra probable ruta migratoria hacia Rapa Nui, que tendría como origen las islas Australes, otro de los archipiélagos de la Polinesia Francesa. En algunas islas de ese archipiélago, como Rapa, Tubuai o Raivavae, se han encontrado varias estatuas de gran tamaño, denominadas tiki, con gran parecido con el moái Tukuturi de Rapa Nui, que representa una figura arrodillada.

Los últimos estudios genéticos, también liderados por Ioannidis, añaden más complejidad a la cuestión del origen de la población de Rapa Nui, pues en ella se ha detectado la presencia de alelos americanos. Este rastro genético sería el resultado de expediciones de los navegantes de Rapa Nui que habrían alcanzado las costas de América del Sur, donde se habrían mezclado con la población continental. También es probable que los polinesios regresaran de estas navegaciones con los moniatos que forman parte de los cultivos tradicionales polinésicos desde hace siglos. Así, el gran rompecabezas de las migraciones del Pacífico empezaría a cobrar sentido

Lo que dice la arqueología

Los antiguos talladores rapanui trabajaron a instancias de la clase dominante de élite para tallar casi 1000 Moai porque ellos, y la comunidad en general, creían que las estatuas eran capaces de producir fertilidad agrícola y, por lo tanto, suministros de alimentos críticos, según un estudio publicado en 2019 por Jo Anne Van Tilburg, director del Proyecto de la Estatua de la Isla de Pascua, en Journal of Archaeological Science.

Van Tilburg y su equipo, en colaboración con la geoarqueóloga y especialista en suelos Sarah Sherwood, creen que han encontrado evidencia científica de ese significado hipotético gracias al estudio cuidadoso de dos Moai en particular excavados durante cinco años en la cantera Rano Raraku en el lado este de la isla polinesia.

El análisis más reciente de Van Tilburg se centró en dos de los monolitos que se encuentran dentro de la región interior de la cantera de Rano Raraku, que es el origen del 95 por ciento de los más de 1.000 Moai de la isla. Extensas pruebas de laboratorio de muestras de suelo de la misma área muestran evidencia de alimentos como plátano, taro y camote.

Van Tilburg dijo que el análisis mostró que además de servir como cantera y lugar para tallar estatuas, Rano Raraku también fue el sitio de un área agrícola productiva

Los suelos de Rano Raraku son probablemente los más ricos de la isla, sin duda a largo plazo, dijo Sherwood. Junto con una fuente de agua dulce en la cantera, parece que la práctica de la extracción en sí misma ayudó a aumentar la fertilidad del suelo y la producción de alimentos en los alrededores inmediatos, dijo. Los antiguos pueblos indígenas de Rapanui eran muy intuitivos sobre qué cultivar: plantar múltiples cultivos en la misma área, lo que puede ayudar a mantener la fertilidad del suelo.

Este diagrama muestra la historia de la excavación del Moai 156, cantera de Rano Raraku, Rapa Nui. La línea discontinua roja es la superficie estimada cuando se aplicaron petroglifos o arte rupestre en la espalda de la estatua. Esta línea también representa el punto en el que probablemente terminó la extracción de piedra en la zona. La línea verde representa el nivel del suelo al inicio de la excavación.  Fuente: Cristián Arévalo Pakarati/Proyecto Estatua Isla de Pascua

Los suelos de la cantera son ricos en arcilla creada por la meteorización de la toba lapilli (el lecho rocoso local) cuando los trabajadores excavaron en la roca más profunda y esculpieron el Moai. Van Tilburg y su equipo estiman que las estatuas de la cantera interior fueron erigidas entre 1510 y 1645 d.C. o antes. La actividad en esta parte de la cantera probablemente comenzó en AD1455. La mayor parte de la producción de Moai había cesado a principios de 1700 debido al contacto occidental.

En 1995, la UNESCO nombró a la Isla de Pascua Patrimonio de la Humanidad, con la mayoría de los sitios sagrados de la isla protegidos dentro del Parque Nacional Rapa Nui. Hoy, Rapa Nui es famoso, al menos en parte, por Heyerdahl, incluso si ya no se lo considera el mejor de los científicos. Pero fue un gran narrador y, por lo tanto, sirvió de inspiración a otros investigadores.

Fuentes: M. Lima, E. M. Gayo, C. Latorre, C. M. Santoro, S. A. Estay, N. Cañellas-Boltà, O. Margalef, S. Giralt, A. Sáez, S. Pla-Rabes and N. Chr. Stenseth. Ecology of the collapse of Rapa Nui society. June 2020. https://doi.org/10.1098/rspb.2020.0662

Ioannidis, A.G., Blanco-Portillo, J., Sandoval, K. et al. Native American gene flow into Polynesia predating Easter Island settlement. Nature 583, 572–577 (2020). https://doi.org/10.1038/s41586-020-2487-2

Sarah C. Sherwood, Jo Anne Van Tilburg, Casey R. Barrier, Mark Horrocks, Richard K. Dunn, José Miguel Ramírez-Aliaga, New excavations in Easter Island's statue quarry: Soil fertility, site formation and chronology.  Journal of Archaeological Science, Volume 111, 2019, https://doi.org/10.1016/j.jas.2019.104994

COMENTARIOS

Nombre

actualidad,478,agenda,9,agricultura,27,alzheimer,27,animales,57,arqueologia,38,astronomia,69,audiovisual,24,autismo,11,biodiversidad,7,biotecnología,1,cancer,91,ciencia,220,covid-19,69,cultura,99,deal,63,deportes,118,diabetes,33,economia_empleo,38,economia_negocios,213,economia_sociales,26,economia_vivienda,48,elecciones_partidos,1,elecciones2023,3,elecciones2023_alcala,1,elecciones2023_torrejon,1,empleo,13,energia,436,enigmas,77,esclerosis,4,esnoticia,1346,esnoticia_alcala,284,esnoticia_coslada,106,esnoticia_guadalajara,154,esnoticia_madrid,601,esnoticia_sanfernando,77,esnoticia_torrejon,123,esnoticia_villalbilla,12,europa,2,eventos,23,exposiciones,17,FITUR_2023,18,gastronomia,10,historia,84,historias,90,inmunoterapia,19,inteligencia artificial,34,libros,57,medioambiente,157,mitosyleyendas,26,motor,332,motor_electricos,83,motor_hibridos,41,motor_innovacion,48,motor_mercado,88,motor_noticias,88,musica,10,naturaleza,85,nutricion,82,nutrición,3,opinión,94,parkinson,5,permanente,1,personajes,41,plantas,27,poesia,17,prime,40,robótica,11,salud,347,teatro,17,tecnologia,135,tradiciones,40,turismo,145,vidasaludable,74,video,16,
ltr
item
La Crónica del Henares: ENIGMAS. Los misterios indescifrables de Rapa Nui, la Isla de Pascua
ENIGMAS. Los misterios indescifrables de Rapa Nui, la Isla de Pascua
https://blogger.googleusercontent.com/img/b/R29vZ2xl/AVvXsEi55pUEDc-3381i_jcRKbI4i76ho83GhGG-4910A-KVzpJ9Fq2sDmfWDnqz61UCy5FebPr6hV9TRiHTYcw2fPSSes0CgUtAMA7OX-JgygF9GOhjEH0nLCcqd89s38z7DBiXHt3ZVOQkZ7LfIMklyFIEJf1RZeBVZrqpF93LKPgutGlVgaXumZZfj8F28w/s320/Sin%20t%C3%ADtulo-1.jpg
https://blogger.googleusercontent.com/img/b/R29vZ2xl/AVvXsEi55pUEDc-3381i_jcRKbI4i76ho83GhGG-4910A-KVzpJ9Fq2sDmfWDnqz61UCy5FebPr6hV9TRiHTYcw2fPSSes0CgUtAMA7OX-JgygF9GOhjEH0nLCcqd89s38z7DBiXHt3ZVOQkZ7LfIMklyFIEJf1RZeBVZrqpF93LKPgutGlVgaXumZZfj8F28w/s72-c/Sin%20t%C3%ADtulo-1.jpg
La Crónica del Henares
https://www.cronicadelhenares.com/2023/01/enigmas-los-misterios-indescifrables-de.html
https://www.cronicadelhenares.com/
https://www.cronicadelhenares.com/
https://www.cronicadelhenares.com/2023/01/enigmas-los-misterios-indescifrables-de.html
true
5995595061750506997
UTF-8
Cargar todos los posts No se encuentra Ver todo Leer más Responder Cancelar respuesta Borrar Por Inicio Páginas Posts Ver todo Relacionados Etiqueta ARCHIVO BUSCAR Todos los posts No se encuentra INICIO Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre Ene Feb Mar Abr Mayo Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic justo ahora hace 1 minuto hace $$1$$ minutos hace 1 hora hace $$1$$ horas Ayer hace $$1$$ días hace $$1$$ semanas hace más de 5 semanas Seguidores Siguen THIS PREMIUM CONTENT IS LOCKED STEP 1: Share to a social network STEP 2: Click the link on your social network Copy All Code Select All Code All codes were copied to your clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy Tabla de contenidos