HISTORIA. El origen cananeo de los fenicios

fenicios,cananeos

 

Un relieve asirio del palacio del rey Sargón II en Khorsabad que muestra un barco fenicio que transporta troncos de cedro. Este tipo de embarcación probablemente se utilizó para trabajos costeros y transporte de mercancías a la costa desde buques de carga más grandes. Siglo VIII a. (Louvre, París )

Impulsados ​​por su deseo de comerciar y adquirir mercancías como la plata de España, el oro de África y el estaño de las Islas Sorlingas (Gran Bretaña), los fenicios navegaron a lo largo y ancho, incluso más allá de los tradicionales límites seguros del Mediterráneo de las Columnas de Hércules y en el Atlántico. Se les atribuyeron muchos inventos náuticos importantes y establecieron firmemente una reputación como los mejores marineros del mundo antiguo.

Los fenicios, como entidad etnográfica y cultural, nunca existieron. O, como mínimo, aquéllos a los que llamamos así nunca se denominaron a sí mismos de esa forma. Se reconocían como habitantes de las ciudades de Tiro, Sidón, Biblos, Beirut o Arwad, pero nunca como fenicios. Las urbes fenicias eran independientes, sus habitantes hablaban dialectos distintos y cada una tenía su propio panteón, sus propias instituciones y una política internacional autónoma.

Heródoto cita a Fenicia como el lugar de nacimiento del alfabeto , afirmando que fue traído a Grecia por el fenicio Kadmus (en algún momento antes del siglo VIII a. C.) y que, antes de eso, los griegos no tenían alfabeto. 

El término «fenicio» fue una invención griega (phoinikè) que se utilizó por primera vez en los poemas homéricos, escritos hacia los siglos VIII-VII a.C., para referirse a la región de la actual costa del Líbano y a sus habitantes. El origen de la palabra tampoco está muy claro. Su significado («rojo púrpura») podría hacer referencia al color de piel de los fenicios (por lo tanto, sería un término parecido al de «pieles rojas» aplicado a los nativos norteamericanos) o, más bien, a su especialización en el tinte de color púrpura que usaban en la producción de tejidos.

Los eruditos J. Maxwell Miller y John H. Hayes afirman que no hay un significado definitivo para el nombre citando fuentes antiguas que lo usaban simplemente como un nombre de lugar:

"El nombre 'Canaán' aparece en varios textos antiguos desde Egipto hasta Mesopotamia . En los textos egipcios , Canaán parece haber sido utilizado como designación de la provincia asiática de Egipto. En la Biblia, Canaán podría referirse a toda Palestina al oeste del Jordán, la herencia ideal de los hebreos; pero también podría referirse a áreas más restringidas, especialmente la costa de Palestina. En consecuencia, los escritores bíblicos ocasionalmente se refieren a toda la población indígena de Palestina como 'cananeos' (por lo tanto, indistintamente con 'amorreos'). En otras ocasiones, parecen distinguir a los cananeos y amorreos de otros grupos entre los ocupantes de Palestina".

Esta visión de los fenicios como un único pueblo llevó también a suponer que los fundadores de estas ciudades llegaron a la costa del actual Líbano en una época remota procedentes de otras tierras. Los autores judíos, griegos y romanos formularon así diversas teorías sobre el origen de los fenicios.

La antigua Tiro. Reconstrucción de la ciudad de Tiro, rodeada de murallas. Se edificó sobre un islote que quedó unido a la costa por el istmo artificial construido por Alejandro Magno cuando sitió Tiro el año 332 a.C. Imagen: Balage Balogh / Scala, Firenze.


Una de las hipótesis más difundidas la hallamos en el libro bíblico del Génesis, cuya versión definitiva probablemente se redactó en el siglo VI a.C. Allí se afirmaba que los fenicios eran descendientes de Sidón, hijo de Canaán y nieto de Cam. De esta forma, los fenicios quedaban englobados dentro de la genealogía de la humanidad tal como se formulaba en la Biblia, pues Cam era el hijo de Noé al que se consideraba ancestro de los pueblos africanos, mientras que su hermano Sem sería el antepasado de los pueblos «semitas» y Jafet de los de Asia central y oriental. El redactor bíblico separa a los fenicios de otros pueblos que hablaban una lengua semítica similar a la suya, como los mismos hebreos, descendientes de Sem.

Los fenicios o cananeos producían el tinte púrpura que les da nombre. Proviene de moluscos que vivían a lo largo de la costa siria.

La Biblia se refiere a los fenicios como los "príncipes del mar" en un pasaje de Ezequiel 26:16 en el que el profeta parece predecir la destrucción de la ciudad de Tiro y muestra cierta satisfacción en la humillación de los que habían anteriormente sido tan renombrados.

Los autores grecolatinos, por su parte, planteaban diversas hipótesis sobre el lugar de origen de los fenicios. Según Heródoto, los fenicios procedían del «mar de Eritrea», situado en algún punto indeterminado entre el mar Rojo y el golfo Pérsico. Estrabón y Plinio el Viejo señalaban la región del golfo Pérsico como su patria originaria. Finalmente, Justino sostenía que los fenicios se vieron obligados a emigrar hacia el Levante a causa de un terremoto en su país de origen, sin indicar en ningún momento cuál era ese lugar; tal vez fuera Siria o alguna región de Mesopotamia, o quizás estuviera a orillas del mar Rojo.

En su tiempo, Fenicia era conocida como Canaán y es la tierra a la que se hace referencia en las Escrituras hebreas a la que Moisés condujo a los israelitas desde Egipto y que Josué conquistó (según los libros bíblicos de Éxodo y Josué, pero no corroborada por otros textos antiguos y sin el respaldo de la evidencia física excavada hasta ahora).

Templo de los Obeliscos. Erigido en la ciudad fenicia de Biblos entre 1600 y 1200 a.C., este santuario recibe su nombre de las estelas con inscripciones votivas que se alzan en su recinto. Foto: Ali Kabas / Alamy / ACI.


DATOS ARQUEOLÓGICOS

Los fenicios de la Edad del Hierro (primer milenio a. C.) descendieron de los cananeos originales que habitaron la región durante la primera Edad del Bronce (3000-1200 a. C.), a pesar de que la tradición clásica dice lo contrario. Existe evidencia arqueológica de una tradición cultural continua desde la Edad del Bronce hasta la Edad del Hierro (1200 -333 sc) en las ciudades de Tiro y Zarafat. 

En la era de Amarna (siglo XIV a. C.) muchas cartas a Egipto emanaron del rey Rib-Addi de Biblos, el rey Abi-Milki de Tiro y el rey Zimrida de Sidón, y en otros textos egipcios del Imperio Nuevo hay referencias a las ciudades de Beirut. Sidón, Zarapta, Ushu, Tiro y Biblos. Además, hay una carta del siglo XIII a. C. del rey de Tiro a Ugarit, y ha aparecido una inscripción en ugarítico en Zaraphath.

La información arqueológica disponible hoy en día indica que los fenicios no emigraron desde otro lugar, sino que se constituyeron como pueblo en la misma región del Levante mediterráneo en la que surgieron sus grandes ciudades. Hoy se considera a los fenicios como los herederos directos y continuadores de una cultura que se desarrolló en el Levante como mínimo desde el III milenio a.C.: la cultura cananea.

El pueblo cananeo es conocido a través de la Biblia, donde se lo describe como la población indígena de Palestina que se opuso a la conquista israelita del territorio, datada tradicionalmente en torno a 1200 a.C. En el III milenio a.C., los sumerios comerciaban con la ciudad portuaria de Biblos, que abastecía a Egipto de resina para la momificación.

Sin embargo, el período de esplendor de Canaán se situó en el II milenio a.C., cuando su cultura se extendía por todo el Levante, desde las actuales Israel y Palestina hasta el sur de Siria. Los diversos pueblos semitas de la zona crearon un mosaico de ciudades-estado o pequeños reinos independientes en los que se hablaban distintos dialectos de una misma lengua semítico-occidental, y que mantenían relaciones comerciales con los demás territorios del Mediterráneo oriental. 

El valor estratégico del territorio y la abundancia de algunos recursos, como la madera de cedro, hizo que los imperios del Próximo Oriente y Egipto siempre trataran de controlar el territorio. Así, durante casi tres siglos, Canaán estuvo bajo el dominio de los faraones del Reino Nuevo egipcio. 

Fenicios en Egipto. Prisionero fenicio en una figura de cerámica vidriada procedente del palacio de Ramsés III en Tell el-Yahudiya, en el delta del Nilo. Foto: Aurimages.


RAÍCES CANANEAS

Entre la cultura cananea del III y II milenios a.C. y la civilización fenicia del I milenio a.C. existe una clara continuidad. La arqueología ha mostrado que ciudades fenicias como Biblos o Tiro estuvieron ocupadas de forma casi ininterrumpida desde, como mínimo, la época del Bronce Antiguo (3500-2000 a.C.). Se trataba de ciudades ubicadas siempre en promontorios o islas que permitían el control del territorio agrícola circundante y de las bahías y puertos naturales, claves para sus actividades comerciales. 

En torno a 1200 a.C., la región vivió un momento de crisis a causa de las invasiones de los Pueblos del Mar, grupos de piratas procedentes de las costas del oeste de Anatolia y el área del mar Egeo. Pero lo único que ha registrado la arqueología en esa fase es un hundimiento del comercio, no la llegada de un nuevo pueblo.

La vocación comercial de los fenicios, lejos de ser una novedad del I milenio, ya se encuentra atestiguada en las tablillas descubiertas en la ciudad siria de Ebla, escritas hacia el año 2400 a.C. En ellas se señala que Biblos actuaba ya entonces como intermediaria en el comercio internacional entre el Mediterráneo y las ciudades y reinos asiáticos, especializándose en la exportación de tejidos, metales y madera. Más tarde, durante el llamado Bronce Final (1600-1200 a.C.), Biblos, Sidón y Tiro, junto con Ugarit, fueron los principales puertos comerciales del Mediterráneo oriental, auténticos ejes vertebradores de las rutas terrestres y marítimas entre Egipto, Micenas, Siria-Palestina, Chipre y Mesopotamia.

Inscripción fenicia. La estela de Nora, datada entre los siglos IX-VIII a.C., se ha encontrado en la isla de Cerdeña, y sobre el texto en fenicio aún existen dudas. Foto: Alamy / ACI.


En el plano lingüístico, se puede señalar que los dialectos fenicios, pertenecientes a la familia semítico-occidental junto con el hebreo, el arameo y los dialectos de la región de Transjordania (moabita, edomita, amonita), son una evolución del cananeo, lengua que conocemos bien gracias a los textos que se han descubierto en Ugarit. Asimismo, una de las principales aportaciones fenicias a la historia de la humanidad, la invención del alfabeto, hunde sus raíces en las denominadas inscripciones protocananeas procedentes de yacimientos como Izbet Sartah o Serabit el-Khadim, así como en el alfabeto cuneiforme de Ugarit. 

Por último, también la religión fenicia debe considerarse, en buena medida, como una evolución de la antigua religión cananea. Así lo prueba la permanencia del culto a divinidades cananeas tradicionales como Baal, El, Anat, Astarté, Reshef, Kothar o la Señora de Biblos. Más tarde, las ciudades fenicias adoptaron nuevas deidades como resultado de sus contactos con otros pueblos (asirios, babilonios, arameos, hebreos, filisteos, griegos...), y rindieron culto a dioses que no eran conocidos por los cananeos, como Melqart o Tanit, divinidades ausentes en el panteón cananeo del II milenio a.C. 


El. Esta representación sedente del dios creador de Canaán y divinidad principal del panteón fenicio fue descubierta en 1988, en el yacimiento de Ugarit, en Siria. Siglo XIII a.C. Museo de Latakia. Foto: AKG / Album.


En suma, el origen de los fenicios no debe buscarse en migraciones o invasiones, sino que deriva de la cultura cananea anterior. Lo que explica el auge de sus ciudades es el nuevo contexto internacional tras la crisis de 1200 a.C. Grandes puertos rivales, como Ugarit, fueron destruidos por los Pueblos del Mar y no se volvieron a ocupar, lo que permitió a los fenicios monopolizar el comercio con Chipre, Grecia y Egipto. El desarrollo de las ciudades fenicias también fue posible por la desaparición de los imperios egipcio e hitita. En el siglo X a.C., Tiro era la principal potencia comercial del Levante y poco después inició una expansión colonial que llevaría a la cultura fenicia hasta el otro extremo del Mediterráneo, incluso hasta las costas atlánticas de África y la península ibérica.

El papel de los fenicios en la difusión del alfabeto es su logro más destacado. Habiendo preservado el uso de la escritura en la Edad Media después de 1200, los fenicios inspiraron todos los sistemas de escritura alfabética de sus vecinos. En Oriente Próximo , las escrituras hebrea y aramea derivan de la fenicia. De gran importancia para Europa fue la adopción del alfabeto fenicio por parte de los griegos, ya sea directamente de los fenicios o a través de intermediarios en Siria o Anatolia. Las fuentes clásicas tenían clara esta deuda: los griegos llamaban fenicias a sus letras.

Llevaron su abecedario de 30 letras a los arameos, que se establecieron en la Gran Siria a finales del siglo XIII a.C. Esta es la Siria de la que habla la Biblia. También fundaron colonias, incluida Cartago en la costa norte de África, donde se encuentra la actual Túnez. A los fenicios se les atribuye el descubrimiento del Océano Atlántico.

Levante en el II milenio a.C. El mapa muestra las principales ciudades portuarias del Levante mediterráneo en el siglo XIV a.C., cuando la zona estaba bajo el control de los faraones egipcios. Sidón, Tiro o Biblos, los futuros emporios fenicios, prosperaban ya como vías de salida del comercio caravanero llegado del interior de Siria. Cartografía: Eosgis.com.


Expansión fenicia hacia el 1070 a.C.

Expansión fenicia hacia el 900 a.C.

Un mapa que ilustra la expansión de los fenicios, del siglo XI al VI a.C., incluidas las rutas comerciales y el proceso de colonización fenicia , desde sus orígenes en la región de Levante del Mediterráneo oriental , hasta su apogeo cuando se extendió desde Chipre hasta la Península Ibérica y más allá.  Simeon Netchev

Para saber más:

M. Eugenia Aubet. Tiro y las colonias fenicias de Occidente. Bellaterra, Barcelona, 2009.

Marisa Ruiz-Gálvez. Con el fenicio en los talones. Los inicios de la Edad del Hierro en la cuenca del Mediterráneo. Bellaterra, Barcelona, 2013.

Mark Woolmer.. A short history of the Phoenicians. I. B. Tauris, Londres, 2017.

Pilar Fernández Uriel. Púrpura, del mercado al poder.  UNED, Madrid, 2010.

Carmen Alfaro Giner. Purpurae vestes: textiles y tintes del Mediterráneo en época romana.  Universidad de Valencia, Servicio de Publicaciones, 2004.

Herodoto. Prensa de la Universidad de Chicago, 1988.

Van De Mieroop, M. Una historia del antiguo Cercano Oriente, ca. 3000-323 a.C. Wiley-Blackwell, 2015.

Von Soden, W. El Antiguo Oriente. Wm. B. Eerdmans Publishing Company, 1994.

COMENTARIOS

Nombre

actualidad,298,agenda,15,alzheimer,1,animales,47,arqueologia,24,astronomia,54,autismo,10,cancer,41,ciencia,139,covid-19,54,cultura,45,deal,65,deportes,74,diabetes,20,economia_empleo,16,economia_negocios,152,economia_vivienda,38,empleo,11,energia,264,enigmas,59,esnoticia,878,esnoticia_alcala,170,esnoticia_coslada,71,esnoticia_guadalajara,113,esnoticia_madrid,377,esnoticia_sanfernando,58,esnoticia_torrejon,88,esnoticia_villalbilla,9,europa,1,eventos,37,exposiciones,24,gastronomia,4,historia,62,historias,9,inmunoterapia,10,libros,29,medioambiente,88,mitosyleyendas,15,motor,229,motor_electricos,62,motor_hibridos,27,motor_innovacion,31,motor_mercado,54,motor_noticias,67,musica,6,naturaleza,58,nutricion,62,nutrición,3,opinión,63,parkinson,3,permanente,1,personajes,26,plantas,24,poesia,13,prime,28,salud,238,teatro,10,tecnologia,90,tradiciones,26,turismo,98,vidasaludable,52,video,15,
ltr
item
La Crónica del Henares: HISTORIA. El origen cananeo de los fenicios
HISTORIA. El origen cananeo de los fenicios
fenicios,cananeos
https://blogger.googleusercontent.com/img/b/R29vZ2xl/AVvXsEjArrfCeEh5Hmcropp20sEj0qWzag__wdIqhAV4DcK5o8KfrEL32-VKmGYi45kHfwpyVxC1PvhCRfYQVCGPuUUrrg9zzUrV6Jr_FxLAx-FvFwxPl8zvUaxrOk8BS7WtMNpInC0IVcamaxY4swAp6FsJvoHj_7z2X8_Sc7I74hiUqYvPTlnlwnlJ4oM-Iw/s320/Sin%20t%C3%ADtulo-1.jpg
https://blogger.googleusercontent.com/img/b/R29vZ2xl/AVvXsEjArrfCeEh5Hmcropp20sEj0qWzag__wdIqhAV4DcK5o8KfrEL32-VKmGYi45kHfwpyVxC1PvhCRfYQVCGPuUUrrg9zzUrV6Jr_FxLAx-FvFwxPl8zvUaxrOk8BS7WtMNpInC0IVcamaxY4swAp6FsJvoHj_7z2X8_Sc7I74hiUqYvPTlnlwnlJ4oM-Iw/s72-c/Sin%20t%C3%ADtulo-1.jpg
La Crónica del Henares
https://www.cronicadelhenares.com/2022/07/historia-el-origen-cananeo-de-los.html
https://www.cronicadelhenares.com/
https://www.cronicadelhenares.com/
https://www.cronicadelhenares.com/2022/07/historia-el-origen-cananeo-de-los.html
true
5995595061750506997
UTF-8
Cargar todos los posts No se encuentra Ver todo Leer más Responder Cancelar respuesta Borrar Por Inicio Páginas Posts Ver todo Relacionados Etiqueta ARCHIVO BUSCAR Todos los posts No se encuentra INICIO Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre Ene Feb Mar Abr Mayo Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic justo ahora hace 1 minuto hace $$1$$ minutos hace 1 hora hace $$1$$ horas Ayer hace $$1$$ días hace $$1$$ semanas hace más de 5 semanas Seguidores Siguen THIS PREMIUM CONTENT IS LOCKED STEP 1: Share to a social network STEP 2: Click the link on your social network Copy All Code Select All Code All codes were copied to your clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy Tabla de contenidos