SALUD: Inflamación: una fuerza impulsora de la enfermedad autoinmune

  17 septiembre 2022.- Una respuesta inflamatoria anormal está involucrada en la  mayoría  de las condiciones agudas y crónicas, con  fuert...

 

17 septiembre 2022.- Una respuesta inflamatoria anormal está involucrada en la mayoría de las condiciones agudas y crónicas, con fuerte evidencia que relaciona la inflamación crónica con la patogénesis de la enfermedad autoinmune [ 1 , 2 , 3 ]. Esto incluye esclerosis múltiple , artritis reumatoide , colitis ulcerosa , enfermedad de Crohn , psoriasis y fibrosis pulmonar idiopática.

Si bien muchos tratamientos para estas enfermedades se basan en la disminución de la inflamación, no funcionan para todos los pacientes y pueden tener efectos secundarios graves , como aumentar el riesgo de infección [ 4 ]. 

¿Podría una comprensión más precisa de los mecanismos inflamatorios detrás de la amplia gama de enfermedades autoinmunes allanar el camino para mejores terapias?

Hace unos 150 años, la investigación sobre la esclerosis múltiple puso en duda la reputación de la inflamación. La respuesta inflamatoria ha sido vista durante mucho tiempo como un componente importante de la defensa del cuerpo contra la infección y un mecanismo de curación para el tejido dañado [ 5 ]. Pero cuando un neurólogo francés informó la presencia de inflamación en áreas de lesiones de esclerosis múltiple en el sistema nervioso central, la evidencia sugirió que en realidad podría causar daño.

Esta idea se reforzó en la década de 1980 cuando un equipo de científicos británicos encontró una gran cantidad de moléculas inductoras de inflamación llamadas citoquinas en las articulaciones de pacientes que padecían artritis reumatoide [ 6 ]. El grupo pasó a presentar un caso convincente de que la inflamación era un impulsor, no un espectador, de la enfermedad. 

Demostraron que los anticuerpos que bloqueaban un tipo de citoquinas, el TNF alfa, amortiguaban los niveles de otras citoquinas en los tejidos de las articulaciones que crecían en el laboratorio y proporcionaban a los pacientes en ensayos clínicos un alivio de los síntomas casi inmediato. El trabajo condujo al desarrollo de infliximab (Remicade) como terapia dirigida para la artritis reumatoide, así como la colitis ulcerosa, la psoriasis y otras enfermedades autoinmunes.

Aspectos positivos y negativos de la inflamación

Teniendo en cuenta su relación con las enfermedades autoinmunes, y tantas otras enfermedades, la inflamación puede parecer el malo. Sin embargo, la inflamación tuvo una buena reputación durante muchos milenios, remontándose al antiguo Egipto y Grecia [ 5 ]. La inflamación aguda protege el cuerpo y lo ayuda a recuperarse de infecciones bacterianas y virales, así como de toxinas y lesiones físicas [ 7 ]. Las células inmunitarias innatas , que son la primera línea de defensa del cuerpo, se precipitan hacia el área de la lesión [ 7 ]. 

Durante este proceso de parto, los vasos sanguíneos se dilatan y gotean, lo que provoca enrojecimiento , calor , hinchazón y dolor, comúnmente asociado con la inflamación.

Esta cascada se desencadena por una interacción entre las células inmunitarias innatas y el agente agresor. Las bacterias y los virus tienen distintas proteínas, ácidos nucleicos y otras moléculas en su superficie llamadas patrones moleculares asociados a patógenos ( PAMP ) que son reconocidos por receptores en la superficie de las células inmunitarias innatas, incluidos los neutrófilos y los macrófagos [ 8 , 7 , 9 ]. Si hay daño físico o químico en los tejidos, las células liberan patrones moleculares asociados al daño ( DAMP ) a los que los receptores de las células inmunitarias también pueden unirse [ 7 ].

Luego, las células inmunitarias innatas entran en acción, produciendo citoquinas inflamatorias y otras moléculas que reclutan más células inmunitarias que tienen una variedad de funciones, que incluyen matar  y  eliminar las células enfermas del área [ 8 , 10 , 11 ]. Las citoquinas también pueden atravesar la barrera hematoencefálica y causar el llamado comportamiento de enfermedad , que incluye tristeza, fatiga y reducción del apetito, lo que también ayuda al cuerpo a sanar al conservar energía [ 12 , 7 ].

Los problemas surgen cuando la inflamación persiste

Algunos de los mismos procesos que desencadenan la inflamación aguda, como la interacción entre los DAMP y las células inmunitarias innatas, también pueden incitar a la inflamación crónica. En este caso, las células liberan DAMP debido a cambios continuos o estrés , que pueden ser el resultado de infecciones crónicas, obesidad, mala alimentación, exposición a toxinas y el proceso de envejecimiento [ 7 ].

Además, las células inmunes adaptativas, como las células T, a menudo llegan al área de la lesión en niveles más altos durante la inflamación crónica que durante una respuesta aguda [ 9 ]. Si bien estas células contribuyen al desarrollo de la memoria inmunitaria, también liberan citocinas inflamatorias que se comunican con las células inmunitarias innatas y provocan una mayor inflamación [ 13 ].

Para que la inflamación se vuelva crónica, no solo debe estar presente en el cuerpo, sino que también debe dejar de producir estas citoquinas inflamatorias 14 ] . Existe una serie de controles altamente coordinados que limitan la fuerza y ​​la duración de la respuesta inflamatoria aguda [ 15 ]. A medida que las citocinas inundan el área de la lesión, las células cercanas liberan lipoxina , una molécula que frena esta inundación [ 16 , 15 , 17 , 18 ] Luego , las células inmunes innatas producen una molécula llamada protectina que ayuda a acelerar la resolución de la respuesta inflamatoria [ 19 , 20 ]. Sin embargo, la desescalada de la inflamación puede salir mal de varias maneras , como factores genéticos que conducen a una respuesta inmunitaria exagerada o una exposición prolongada al desencadenante inflamatorio [ 17 ]. 

Cómo la inflamación estimula la autoinmunidad

La investigación durante la última década ha señalado que el sistema inmunitario innato desempeña un papel clave en la creación y progresión de la enfermedad autoinmune [ 4 ]. Si bien se ha culpado durante mucho tiempo a los linfocitos T y B, existe una creciente evidencia de que las células inmunitarias innatas son la fuerza detrás del daño a las células inmunitarias adaptativas [ 21 ].

Echando un vistazo a la artritis reumatoide, vemos que los neutrófilos pululan en las articulaciones afectadas y dañan el tejido circundante [ 22 ]. Estas células inmunes innatas también producen moléculas que estimulan a las células B a producir autoanticuerpos, un componente clave en la naturaleza destructiva de muchas enfermedades autoinmunes. Como parte de la respuesta inmunitaria aguda, las células dendríticas siguen a los neutrófilos hasta las articulaciones afectadas, orquestando una respuesta de células T [ 22 ].

Estas células dendríticas dirigen a las células T para que promuevan una mayor inflamación y se vuelvan autorreactivas, o hacia un estado de tolerancia en el que las células inmunitarias adaptativas no reaccionan al autoantígeno. Cuando las articulaciones están inflamadas, las células dendríticas siguen el primer camino empujando a las células T hacia la autorreactividad y una mayor inflamación. Sin embargo, quedan preguntas importantes en cuanto a los factores exactos, probablemente genéticos y ambientales, que subyacen a la respuesta inmunitaria innata anormal en la artritis reumatoide 22 ] .

La patología de otras enfermedades autoinmunes experimenta el mismo nivel de complejidadEn la psoriasis, la participación de las células T ha sido clara durante mucho tiempo, así como el papel que desempeñan las células dendríticas para conducirlas hacia un estado inflamatorio [ 23 ]. La interfaz entre las células T autorreactivas, que se cree que reconocen los autoantígenos en la piel, y los autoanticuerpos contribuye a la progresión de la psoriasis [ 23 ].  

En el pasado, se pensaba que las células inmunitarias adaptativas, es decir, los autoanticuerpos y las células T autorreactivas, desempeñaban un papel único en el desarrollo del lupus eritematoso sistémico (LES). Durante la última década, los estudios de investigación han señalado cómo las interrupciones en la función normal de los macrófagos en el LES pueden retrasar la eliminación de los autoantígenos (objetivos de autoanticuerpos) del tejido, lo que a su vez podría promover la producción de autoanticuerpos y el mal funcionamiento de las células T [ 21 ] .

Terapias de próxima generación

El advenimiento de infliximab y medicamentos similares que se dirigen a las citoquinas TNF alfa fue un cambio de juego para el tratamiento de enfermedades autoinmunes [ 4 ]. Dicho esto, existe un subgrupo de pacientes con artritis reumatoide, psoriasis, enfermedad de Crohn y otras afecciones que no responden a los inhibidores del TNF [ 4 ]. Se ha desarrollado un número creciente de terapias que inhiben otras citocinas inflamatorias para combatir eficazmente los efectos de la psoriasis; otros se están probando con enfermedades autoinmunes como el LES y la enfermedad de Crohn [ 4 ].

La comprensión del papel de las células inmunes adaptativas en las condiciones autoinmunes ha dado paso a varios tratamientos basados ​​en la inhibición de las células B o T. Rituximab , un anticuerpo que agota las células B, es una historia de éxito para la esclerosis múltiple recurrente [ 4 ]. De manera similar, abatacept , un inhibidor de células T, está aprobado para tratar la artritis reumatoide y la artritis idiopática juvenil [ 4 ].

El creciente reconocimiento del papel de las células inmunitarias innatas en las enfermedades autoinmunes ha allanado el camino para nuevos tratamientos. En el caso de la artritis reumatoide, los medicamentos que bloquean los productos de neutrófilos y las células dendríticas mostraron el potencial de reparar el daño tisular y reducir los síntomas en estudios con ratones [ 22 ]. Del mismo modo, los estudios con ratones sugieren que el agotamiento de las células dendríticas dañinas, o la modificación de la función de estas células, podría tener beneficios terapéuticos para el LES.

Una ventaja de la larga y enredada lista de moléculas y células inmunitarias involucradas en la inflamación y la autoinmunidad es que existen amplios objetivos para explorar nuevas terapias [ 21 ].


  1.  FUENTES
    1. Bennett JM. et al. 2018. Inflammation–Nature’s Way to Efficiently Respond to All Types of Challenges: Implications for Understanding and Managing “the Epidemic” of Chronic DiseasesFront Med 5:316.

    2. Duan L. et al. 2019. Regulation of Inflammation in Autoimmune DiseaseJ Immunol Res 2019:7403796

    3. Zarrin AA. et al. 2020. Kinase inhibition in autoimmunity and inflammationNat Rev Drug Discov 20:39

    4. Jung SM. et al. 2022. Targeted Immunotherapy for Autoimmune DiseaseImmune Netw 22:e9

    5. Granger DN. et al. 2010. Inflammation and MicrocirculationMorgan & Claypool Life Sciences chapter 2

    6. Neill US. 2014. A conversation with Marc FeldmannJ Clin Invest 124:1

    7. Furman D. et al. 2019. Chronic inflammation in the etiology of disease across the life spanNat Med 25:1822

    8. Mogensen TH. 2009. Pathogen Recognition and Inflammatory Signaling in Innate Immune DefensesClin Microbiol Rev 22:240

    9. Weavers H. et al. 2020. The cell biology of inflammation: From common traits to remarkable immunological adaptationsJ Cell Biol 219:e202004003

    10. Netea MG. et al. 2017. A guiding map for inflammationNat Immunol 18:826

    11. Takeuchi O. et al. 2010. Pattern Recognition Receptors and InflammationCell 140:805

    12. Dantzer R. et al. 2008. From inflammation to sickness and depression: when the immune system subjugates the brainNat Rev Neurosci 9:46

    13. Moro-García MA. et al. 2018. Influence of Inflammation in the Process of T Lymphocyte Differentiation: Proliferative, Metabolic, and Oxidative ChangesFront Immunol 9:339

    14. Jaén RI. et al. 2021. Resolution-Based Therapies: The Potential of Lipoxins to Treat Human DiseasesFront Immunol 12:658840

    15. Lawrence T. et al. 2007. Chronic inflammation: a failure of resolution? Int J Exp Pathol 88:85

    16. Hannoodee S. et al. 2021. Acute Inflammatory ResponseStatPearls

    17. Schett G. et al. 2018. Resolution of chronic inflammatory disease: universal and tissue-specific conceptsNat Commun 9:3261

    18. Sansbury BE. et al. 2016. Resolution of Acute Inflammation and the Role of Resolvins in Immunity, Thrombosis, and Vascular BiologyCirc Res 119:113

    19. Fu T. et al. 2020. Therapeutic Potential of Lipoxin A4 in Chronic Inflammation: Focus on Cardiometabolic DiseaseACS Pharmacol Transl Sci 3:43

    20. Das UN. 2013. Lipoxins, resolvins, protectins, maresins and nitrolipids, and their clinical implications with specific reference to cancer: part IClin Lipidol 8:437

    21. Herrada AA. et al. 2019. Innate Immune Cells’ Contribution to Systemic Lupus ErythematosusFront Immunol 10:772

    22. Edilova MA. et al. 2021. Innate immunity drives pathogenesis of rheumatoid arthritisBiomed J 44:172

    23. Schön M. 2019. Adaptive and Innate Immunity in Psoriasis and Other Inflammatory DisordersFront Immunol 10:1764

COMENTARIOS

Nombre

actualidad,306,agenda,4,alzheimer,13,animales,47,arqueologia,24,astronomia,54,autismo,10,cancer,44,ciencia,142,covid-19,54,cultura,48,deal,65,deportes,75,diabetes,23,economia_empleo,16,economia_negocios,158,economia_vivienda,38,empleo,11,energia,274,enigmas,60,esnoticia,893,esnoticia_alcala,173,esnoticia_coslada,72,esnoticia_guadalajara,118,esnoticia_madrid,383,esnoticia_sanfernando,59,esnoticia_torrejon,88,esnoticia_villalbilla,8,europa,1,eventos,35,exposiciones,26,gastronomia,3,historia,63,historias,14,inmunoterapia,10,libros,30,medioambiente,88,mitosyleyendas,15,motor,235,motor_electricos,64,motor_hibridos,28,motor_innovacion,31,motor_mercado,56,motor_noticias,68,musica,9,naturaleza,60,nutricion,62,nutrición,3,opinión,64,parkinson,3,permanente,1,personajes,26,plantas,24,poesia,13,prime,27,salud,244,teatro,12,tecnologia,93,tradiciones,27,turismo,100,vidasaludable,52,video,15,
ltr
item
La Crónica del Henares: SALUD: Inflamación: una fuerza impulsora de la enfermedad autoinmune
SALUD: Inflamación: una fuerza impulsora de la enfermedad autoinmune
https://blogger.googleusercontent.com/img/b/R29vZ2xl/AVvXsEgMgESPmwrOy6D7h4aofePFxC4_mSnMlDdGS6w5ZUyrg97f5V1AO3syYhik0HotZqFOQjqh43s6IXwGP1Yu5hVDjozmQ5kmqDBHWphqZTd7yTyGZbOv5imkvBZ06GcvjuMz-Us3srlYLIdfju-FPgcmLCSg1ref-YFAivq_ZM2rthiM2TRYIFtp2H-Yyg/s320/Sin%20t%C3%ADtulo-1.jpg
https://blogger.googleusercontent.com/img/b/R29vZ2xl/AVvXsEgMgESPmwrOy6D7h4aofePFxC4_mSnMlDdGS6w5ZUyrg97f5V1AO3syYhik0HotZqFOQjqh43s6IXwGP1Yu5hVDjozmQ5kmqDBHWphqZTd7yTyGZbOv5imkvBZ06GcvjuMz-Us3srlYLIdfju-FPgcmLCSg1ref-YFAivq_ZM2rthiM2TRYIFtp2H-Yyg/s72-c/Sin%20t%C3%ADtulo-1.jpg
La Crónica del Henares
https://www.cronicadelhenares.com/2022/09/salud-inflamacion-una-fuerza-impulsora.html
https://www.cronicadelhenares.com/
https://www.cronicadelhenares.com/
https://www.cronicadelhenares.com/2022/09/salud-inflamacion-una-fuerza-impulsora.html
true
5995595061750506997
UTF-8
Cargar todos los posts No se encuentra Ver todo Leer más Responder Cancelar respuesta Borrar Por Inicio Páginas Posts Ver todo Relacionados Etiqueta ARCHIVO BUSCAR Todos los posts No se encuentra INICIO Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre Ene Feb Mar Abr Mayo Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic justo ahora hace 1 minuto hace $$1$$ minutos hace 1 hora hace $$1$$ horas Ayer hace $$1$$ días hace $$1$$ semanas hace más de 5 semanas Seguidores Siguen THIS PREMIUM CONTENT IS LOCKED STEP 1: Share to a social network STEP 2: Click the link on your social network Copy All Code Select All Code All codes were copied to your clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy Tabla de contenidos