HISTORIA. MASADA, la "Numancia" judía frente al ejército romano

  Masada ( "fortaleza" en hebreo) es un complejo montañoso en Israel en el desierto de Judea que domina el Mar Muerto. Fue constru...

 

Masada ( "fortaleza" en hebreo) es un complejo montañoso en Israel en el desierto de Judea que domina el Mar Muerto. Fue construido por primera vez en el siglo I a. C. y renovado por Herodes el Grande (37-4 a. C.).

19 noviembre 2022.- El sitio de Masada es famoso por la última resistencia de los zelotes y sicarios en la revuelta judía contra Roma (66-73 EC). En la actualidad, Masada es un sitio del patrimonio mundial de la UNESCO y uno de los destinos turísticos más populares de Israel.

"Masada no volverá a caer", afirmaba el poeta Yitzhak Lamdan en 1927, cuando los judíos estaban creando en Palestina el embrión del futuro Estado de Israel. Lamdan se refería a un episodio célebre en la historia del pueblo judío: el asedio romano a la fortaleza de Masada en el año 73, que terminó con la decisión de los defensores –960 hombres, mujeres y niños– de suicidarse antes que rendirse al enemigo; un ejemplo de heroísmo que debía servir de inspiración a los judíos del siglo XX. Más tarde, las Fuerzas de Defensa de Israel celebraron durante muchos años su juramento de fidelidad a la patria en la cima de Masada, repitiendo al unísono la famosa frase de Lamdan. 

La fuente de la historia de Masada es Flavio Josefo (36-100 d. C.), quien escribió sobre los orígenes de la fortaleza bajo los asmoneos y las renovaciones del sitio bajo Herodes el Grande (37-4 a. C.). Como testigo presencial de los eventos de la revuelta judía contra Roma (66-73 d. C.), escribió La guerra judía con el último capítulo que relata los eventos en Masada en 73-74 d. C. Josefo describió la decisión de suicidarse en masa en la fortaleza (960 hombres, mujeres y niños). Sin embargo, debido a que no fue testigo presencial de los hechos, el debate moderno continúa en relación con la base histórica de su historia.

En efecto, con la caída de Masada en el año 73 terminaba la primera guerra judeo-romana, una gran rebelión judía contra el dominio romano que había empezado siete años atrás. Para sofocarla, el emperador Nerón había enviado a Judea al veterano general Vespasiano, pero en el año 70 éste volvió a Roma para ocupar el trono después de que las legiones lo proclamasen emperador, y fue su hijo Tito quien dirigió la conquista de Jerusalén y la destrucción del Templo, símbolo de la fe judía.

Destrucción del templo de Jerusalén. Este óleo, obra del artista Francesco Hayez, ofrece una dramática recreación del asalto de las legiones romanas al mando del general Tito, hijo del emperador Vespasiano, contra el Templo de Jerusalén. Foto: Fine Art / Album.


Sin embargo, tras esa victoria romana aún quedaban en manos de los insurrectos varias fortalezas del sur de Judea. Entre ellas estaba la de Masada. Allí permanecía refugiado desde el año 66 un grupo de rebeldes judíos, virulentamente antirromanos, conocidos como sicarios. En el año 70 se les sumó un grupo de zelotes, miembros de un movimiento radical judío que destacaba por su oposición intransigente a la Roma pagana y su extremismo religioso, y despreciaban a los judíos que no compartían su credo (el término zelote era la traducción griega de la palabra aramea que significa «fanático»). No es extraño, por tanto, que en su avance hacia Masada los zelotes, acaudillados por Eleazar ben Yair, saquearan la pacífica población de Eingedi, asesinando a centenares de judíos como ellos. Desde la fortaleza, situada sobre un promontorio rocoso a 400 metros sobre el nivel del mar, aguardaron los acontecimientos.

Vista general de la meseta donde se asentaba el sitio de Masada con la rampa construida por el ejército romano en primer plano y el campamento base romano en el centro-inferior de la imagen. El sitio se estableció en la época del período del Primer Templo (1006-586 a. C.) y más tarde fue renombrado y fortificado por el rey de Judea, Herodes el Grande, que reinó entre el 37 y el 4 a. C.


Flavio Josefo

Titus Flavius ​​​​Josephus (36-100 EC), nació como Yosef ben Matityahu y se convirtió en un historiador judío del siglo I EC. Era miembro de una casa sacerdotal en Jerusalén por parte de su padre (la casa y orden de Joiarib), y su madre era de ascendencia real (Hasmonea). Fue educado en Jerusalén y muy probablemente compartió ideología y simpatía con el partido de los fariseos.

Los escritos de Josefo son de importancia crucial para varias disciplinas: el judaísmo del Segundo Templo en el siglo I d.C., las fuentes de fondo para la historia temprana del cristianismo , los detalles históricos de los reyes clientes del Imperio Romano en Oriente y la línea de los Julio- Emperadores claudianos en Roma . En las últimas décadas del siglo I d. C., escribió La guerra judía (c. 75 d. C.), Antigüedades de los judíos (c. 95 d. C.), Contra Apión (c. 97 d. C.) y La vida de Flavio Josefo (c. .99 CE).

Flavio Josefo (36-100 CE), grabado de Las obras de Flavio Josefo , siglo XIX.


Josefo afirmó que tuvo una visión que explicaba el rumbo de la guerra: Dios (como en el pasado en las conquistas de los judíos por parte de los asirios y los babilonios) usó a los romanos para castigar a Israel por sus pecados. La fortuna (el destino) estaba ahora del lado de los romanos con la ayuda de Dios, y el papel de Josefo era anunciar lo que les había sucedido a los judíos rebeldes.

A partir de este momento, Josefo se desempeñó como consultor de las fuerzas romanas . Cuando Vespasiano partió para desafiar con éxito a otros contendientes después de la muerte de Nerón, su hijo Tito (r. 79-81 EC) se hizo cargo del sitio de Jerusalén. Josefo y Tito desarrollaron una estrecha relación. Durante el asedio, Josefo suplicó a los zelotes que se habían apoderado del complejo del Templo y de la ciudad que se rindieran. En el año 70 EC, el ejército romano irrumpió y el complejo del Templo fue destruido, así como las partes principales de la ciudad. Josefo afirmó que Tito nunca tuvo la intención de destruir el Templo, sino que fue el resultado de un incendio iniciado por accidente por uno de los soldados.

Letra capitular historiada que representa a Flavio Josefo redactando su obra Antigüedades judías. MuseoCondé, Chantilly. Foto: Musée condé, Chantilly / Bridgeman / ACI.


A partir del siglo XIX y más allá, Josefo se convirtió en el centro del movimiento que se conoció como la búsqueda del Jesús histórico. Como fuente principal de la historia y la cultura del judaísmo en el siglo I d.C., los arqueólogos hacen referencia a la información de Josefo en sus reconstrucciones de pueblos y aldeas de la región. En 2013, el arqueólogo israelí Ehud Netzer afirmó haber descubierto la tumba de Herodes el Grande en Herodión a través de una lectura cuidadosa de la descripción de Josefo del territorio circundante.

Para los estudiosos tanto del judaísmo antiguo como del Nuevo Testamento, Josefo suele ser problemático. Cada pasaje debe analizarse a la luz de su uso literario de la polémica, así como la tendencia de Josefo a la autopromoción y la disculpa en los eventos que describió. Josefo a menudo se analiza en comparación con los escritos y métodos de los historiadores contemporáneos. 


Tras la caída de Jerusalén en el año 70 EC, el gobernador romano Flavio Silva envió a la Legión X Fretensis, una unidad militar veterana, para eliminar el centro restante de la resistencia judía en Masada en el año 72-73 EC. Josefo describe que los romanos comenzaron el asedio construyendo un muro alrededor de la fortaleza para evitar el escape y apostando centinelas para protegerla. Las excavaciones han descubierto un muro de circunvalación de 2,5 millas que rodea la fortaleza del desierto, así como quince torres que bordean los tramos este y norte del muro de circunvalación y ocho campamentos. Esta imagen incluye dos de estos campamentos que se establecieron alrededor de la muralla sirviendo como bases y puntos de guarnición para las tropas.


EL ASEDIO DE MASADA

Roma pasó los siguientes años eliminando a los rebeldes judíos en varios pueblos y ciudades de la región. En 73 EC, a Lucius Flavius ​​Silva se le asignó la Legión X Fretensis para tomar el último reducto de los rebeldes en Masada. Construyó campamentos de asedio y un muro de circunvalación alrededor de la meseta para eliminar cualquier posibilidad de escape. Utilizando un espolón natural de roca madre, construyó una rampa en el lado occidental con prisioneros de guerra judíos. La rampa facilitó el trabajo de enviar un ariete a la cima que finalmente abrió una brecha en los muros de la fortaleza en abril. Los restos de los campamentos romanos y el muro de circunvalación son visibles hoy, así como partes de la rampa.

Vista actual del sitio de Masada (izda.) y reconstrucción gráfica de la rampa construida por el ejército romano (dcha). Los restos de la rampa se ven en la foto de la izquierda a la derecha de la imagen.

Los romanos construyeron varios campamentos fortificados en las inmediaciones de Masada, además de la gigantesca rampa para acceder al recinto. A la derecha de la imagen se aprecia lo que queda de esta rampa en la actualidad. Foto: Duby Tal / Albatross / Alamy / ACI.


Es en este punto que Josefo cuenta la historia del suicidio en masa. Narra los discursos del líder, Eleazar ben Ya'ir, sobre el tema de la libertad y cómo era mejor morir que ser esclavo de Roma. Supuestamente, su almacén de alimentos y suministros fue llevado al aire libre para que Roma pudiera ver que podrían haber sobrevivido al asedio. Echando suertes, a varios de los hombres se les asignó la tarea de matar a los otros hombres, mujeres y niños, exponer sus cuerpos para que los romanos los vieran y luego suicidarse. Según Josefo, solo una anciana y unos niños que se escondieron en una cueva sobrevivieron para contar la historia.

Se ha defendido una imagen romántica de Masada como último bastión de la resistencia judía en lucha por la libertad, un refugio para los desplazados de la guerra. Nunca fue así. Sicarios y zelotes odiaban y atacaban a romanos y a judíos por igual. Pese a su aparente patriotismo, no dudaban en asaltar, secuestrar y asesinar a los propios judíos con el único fin de obtener botín. 

Sabían que no podían esperar clemencia de sus enemigos, y cuando vieron que el procurador Lucio Flavio Silva se aproximaba a la fortaleza al mando de la X Legión y de seis cohortes auxiliares, decidieron resistir hasta la muerte sin dudarlo un momento. No eran más de 500 hombres, prestos a obedecer a su líder, Eleazar ben Yair. Con ellos había mujeres y niños, de modo que la fortaleza albergaba casi a un millar de personas.

Los sitiadores romanos construyeron una imponente rampa de 190 m de longitud para conducir las tropas desde su campamento en la llanura hasta la puerta occidental de la fortaleza. 

Silva era consciente de que se enfrentaba a los más audaces oponentes que había conocido en la guerra. Nunca capitularían, por desesperada que fuera su situación, y, además, en Masada tenían suministros para resistir largo tiempo. Silva lo sabía, de manera que utilizó todos los medios a su alcance para terminar con los rebeldes. Casi 10.000 soldados cercaron la meseta, y los legionarios se dedicaron de inmediato, empleando a prisioneros judíos, a construir una prodigiosa rampa que iba desde el llano hasta la muralla de la fortaleza.

Fragmento de teja con sello de la Legio X Fretensis , "LG X F", y su símbolo, un jabalí y un acorazado. Encontrado en Jerusalén , siglo I-II EC. Museo de Israel , Jerusalén. La Legio X Fretensis fue una legión del ejército romano formada por Julio César o Augusto . La legión pasó la mayor parte de su existencia en Oriente, principalmente en Judea. Participó en las dos campañas armenias de Corbulo, así como en la batalla de Vespasiano y Tito contra la Gran Revuelta Judía del 66 EC , sitiando Jerusalén y Masada .

Mientras la legión romana de 15.000 soldados preparaba un asalto final a Masada, novecientos sesenta atrapados dentro de Zealots, se reunieron y votaron por el suicidio. Todos los refugiados, hombres, mujeres y niños estaban dispuestos a morir esa noche antes que rendirse y someterse a la crueldad de los romanos y la esclavitud.

Los rebeldes desmantelaron parte de los edificios para utilizar los escombros como proyectiles contra sus enemigos, pero resultaba imposible frenar su avance. Cuando la rampa estuvo terminada, el ariete de una torre de asedio no tardó en abrir una brecha en la muralla sin que los defensores pudieran evitarlo. Pero, contra todo pronóstico, Silva ordenó la retirada antes de iniciar el asalto, cuando todo estaba a su favor. El fin de aquellos rebeldes se retrasaría hasta el alba. Al menos, así lo cuenta Josefo.

En realidad, esta decisión de Silva sólo tiene sentido si aceptamos que la obra de Josefo es tan histórica como literaria. No es enteramente una ficción, pero sí incorpora elementos ficticios para aumentar el efecto dramático. Josefo buscaba presentar a los sicarios ante el lector como unos extremistas que, a sus ojos, habían provocado la guerra. Estaba decidido a escenificar su destrucción. La trama dependía de que Eleazar tuviera tiempo de dirigirse apasionadamente a sus seguidores y convencerlos de lo que debían hacer. Así que Josefo decidió dar un respiro a los asediados y retrasó el asalto hasta el día siguiente.

Primera página de un manuscrito iluminado de La guerra de los judíos, de Flavio Josefo, realizado en Florencia en el siglo XV. Biblioteca Laurenciana, Florencia. Foto: Alamy / ACI.


¿UNA MUERTE ANUNCIADA?

Según Josefo, aquella noche Eleazar pronunció los dos famosos discursos en los que conminaba a sus compañeros a darse muerte antes que rendirse: «Ya que desde hace mucho nos propusimos no ser jamás siervos de los romanos, ni de nadie más que de Dios [...] ha llegado el momento de hacer realidad esa resolución. Como un favor que Dios nos ha concedido, todavía está en nuestro poder morir valientemente y en libertad. Que mueran nuestras esposas antes de que sean violadas, y nuestros hijos antes de que hayan probado la esclavitud; y después de haberlos matado, démonos mutuamente ese glorioso beneficio».

En realidad, algunos debieron de horrorizarse ante la propuesta. El suicidio infringía los mandatos de la Torá (al igual que el asesinato, aunque los sicarios nunca demostraron remordimiento por sus sangrientos crímenes). Quizá por ello Eleazar necesitó un segundo discurso para convencer a los indecisos. Sólo dándose muerte ellos mismos privarían a los romanos de una victoria total, y Josefo afirma que finalmente todos aceptaron la propuesta de Eleazar.

El líder de los rebeldes propuso que cada padre asumiera la responsabilidad de acabar con su propia familia. Luego, diez de ellos serían los elegidos por sorteo para acabar con el resto, y finalmente se despacharían entre sí hasta que sólo quedara en pie un hombre, que debía incendiar la fortaleza antes de seguir a sus compañeros en la muerte. Él sería el único que realmente se suicidaría, pero su pecado, dada la naturaleza de lo sucedido, estaba destinado a ser perdonado.

Suicidio en Masada. Esta ilustración de una edición de La guerra de los judíos de Flavio Josefo publicada en el siglo XVIII muestra el momento en que los guerreros dan muerte a sus esposas y sus hijos antes de quitarse la vida ellos mismos. Foto: Alamy / ACI.


LO QUE DICE LA ARQUEOLOGÍA

Desde las excavaciones de Yadin, los eruditos y arqueólogos han debatido continuamente la historicidad de la historia de Josefo. Josefo sólo escribe sobre un palacio ; la arqueología revela dos. 

El palacio del norte contiene varias inexactitudes y da cifras exageradas de la altura de los muros y torres. A diferencia del sitio de Jerusalén, Josefo no fue testigo presencial de los acontecimientos de Masada. Es improbable que la anciana y los niños pudieran recordar los detallados discursos de Eleazar. Anteriormente, en su descripción de una de las batallas en Galilea, Josefo relató un suicidio en masa más pequeño en Gamla donde incluyó discursos que son similares a los discursos de Eleazar. Estos discursos incorporan conceptos grecorromanos de la “muerte noble” además de polémicas judías contra la esclavitud bajo Roma.

En relación con otros detalles, se debe tener en cuenta que Josefo pasó el resto de su vida en Roma, donde tuvo acceso a los archivos romanos y tal vez a los informes de los comandantes de campo. Sin embargo, los escritos de Josefo no son obras enteramente históricas; muy a menudo se entienden como disculpas (explicaciones) a Roma sobre la historia de los judíos y las costumbres judías. Al mismo tiempo, su historia de la firme defensa en Masada también podría ser una forma de halagar a Roma; Roma no merecería elogios por conquistar a un enemigo débil e indefenso. Y la historia también serviría como buena propaganda para disuadir futuras rebeliones por parte de otros súbditos de Roma.

Ostraka hallados en Masada inscritos con nombres judíos. El de Ben Yair es el segundo de la columna derecha.Foto: AKG / Album.


Una discrepancia importante involucra el problema de los cadáveres. Josefo afirmó que los romanos encontraron a 960 personas, pero hasta ahora solo se han encontrado 28 cuerpos. Se encontraron algunos esqueletos en los restos del palacio norte, en la casa de baños, mientras que el resto, hombres, mujeres y niños, se encontraron en una cueva en el extremo sur del promontorio. Entonces, ¿dónde están los demás? Un elemento del castigo romano para los rebeldes era el concepto de "castigo eterno". A los rebeldes se les negaron los rituales funerarios adecuados para que nunca pudieran cruzar el río Styx y permanecer en un estado liminal entre la vida y la muerte. el ejercito romano en Masada no se habría molestado en enterrar a los muertos; la cremación sería la solución. Sin embargo, no se han encontrado niveles de cenizas para tantos en el sitio. Por otro lado, los romanos podrían haber simplemente arrojado los cuerpos por la borda a los barrancos de abajo, pero nuevamente, no se han encontrado restos allí.

Las excavaciones de Yadin descubrieron varios ostraca, o fragmentos de fragmentos con nombres, incluido el nombre de Eleazar ben Ya'ir. Afirmó que estos fueron los "lotes" utilizados para determinar los líderes del suicidio en masa. Sin embargo, otros estudiosos han afirmado que la ostraca también podría haber sido parte de un sistema de cupones de raciones, en la distribución de alimentos. Ha habido varias temporadas de excavación más en Masada, pero la cuestión crucial de la historia sigue siendo controvertida. En la última excavación y libro sobre Masada ( Masada: From Jewish Revolt to Modern Myth, Princeton University Press, 2019), la reconocida arqueóloga Jodi Magness agrega los detalles de cómo era la vida de los judíos bajo los romanos, así como los pros y los contras específicos del debate. Su decisión final es que, sin más pruebas, la historia del suicidio en masa no se puede verificar de una forma u otra. La pregunta de qué sucedió realmente en Masada no es una "que la arqueología esté equipada para responder".


La idea del suicidio en masa como alternativa a la esclavitud o la muerte tiene un atractivo emocional que apela más al corazón que a la razón. Si tuvo lugar de verdad, ese último acto de resistencia requirió un coraje extraordinario que no debe ser menospreciado.

En lugar de huir, sus protagonistas eligieron quedarse y luchar, no porque pensaran que podían ganar sino porque era lo único que sabían hacer. Si era la voluntad de Dios morirían, pero lo harían libres.

Quizá sea ésta la moraleja de la historia: la negativa a admitir la derrota, y el valor para luchar hasta el amargo final. Josefo alaba el coraje y carisma de Eleazar, al que presenta como un personaje mesiánico dispuesto a todo antes que ser capturado, pero nunca como un mártir defensor del oprimido (la valentía y la rectitud moral no siempre van de la mano). Al final, los rebeldes de Masada, cuyas manos estaban manchadas de la sangre de sus compatriotas, se convirtieron en un símbolo para el pueblo judío. Y puede que nunca sepamos lo que sucedió aquella noche de abril del año 73 en el desierto meridional de Judea.

Masada estaba condenado. Era solo cuestión de tiempo que el enemigo se acercara y lograra romper los muros de su fortaleza. A la izquierda, representación artística de cómo era Masada en tiempos de Herodes El Grande. A la derecha, las ruinas actuales y su ubicación geográfica.

De la época romana se encontraron varios textos bíblicos y otros en pergamino, así como muchas monedas, más de 700 ostraca y más de 200 documentos seculares romanos en papiro.

Finalmente se descubrió la evidencia del trágico último día de los zelotes. Las tiendas de alimentos y las monedas de bronce utilizadas como cupones de racionamiento todavía estaban allí, intactas.

Además, los arqueólogos encontraron catorce rollos debajo del piso de una pequeña habitación. Cada uno de los documentos, fechados en los años anteriores al 73 d. C., estaba cubierto con los textos bíblicos de Ezequiel, Deuteronomio, salmos y apócrifos.

En uno de los puntos estratégicos de la fortaleza de Herodes, con una vista que domina la llanura de Judea en los accesos del sur a Jerusalén, los arqueólogos encontraron  la armadura de un oficial superior junto con once piezas de cerámica, cada una con un nombre inscrito. En una pieza de cerámica, estaba escrito un nombre: Ben Yair .

Las ruinas de Masada. En la imagen se pueden ver los restos de viviendas y almacenes en lo alto de la fortaleza. Foto: Walter Bibikow / Getty Images.


Para saber más:

Ben-Yehuda, N. Masada Mito. Prensa de la Universidad de Wisconsin, 1995.

Flavio Josefo. Las guerras de los judíos. Plataforma de publicación independiente CreateSpace, 2016.

Magness, J. Masada. Prensa de la Universidad de Princeton, 2019.

Stiebel, GD "Masada". Encyclopaedia Judaica, volumen 13 , editado por Berenbaum, M. y Skolnik, F. (eds.). 2019.

Yadin, Y. Masada, La fortaleza de Herodes y la última resistencia de los zelotes. Ediciones Destino, 1977.

JAVIER ARIAS ARTACHO. "LA SOMBRA DE MASADA"

ERNEST K. GANN. "MASADA". 

Internet: La revista judía  |  Biblioteca virtual judía  |  Arquitectura antigua

COMENTARIOS

Nombre

actualidad,397,agenda,1,agricultura,12,alzheimer,16,animales,52,arqueologia,31,astronomia,63,autismo,10,cancer,73,ciencia,183,covid-19,59,cultura,55,deal,64,deportes,94,diabetes,29,economia_empleo,22,economia_negocios,180,economia_sociales,17,economia_vivienda,46,empleo,9,energia,332,enigmas,68,es,1,esclerosis,1,esnoticia,1127,esnoticia_alcala,228,esnoticia_coslada,87,esnoticia_guadalajara,143,esnoticia_madrid,491,esnoticia_sanfernando,72,esnoticia_torrejon,107,esnoticia_villalbilla,10,europa,2,eventos,26,exposiciones,24,gastronomia,5,historia,73,historias,45,inmunoterapia,14,libros,40,medioambiente,124,mitosyleyendas,21,motor,288,motor_electricos,73,motor_hibridos,33,motor_innovacion,40,motor_mercado,75,motor_noticias,83,musica,6,naturaleza,72,nutricion,71,nutrición,3,opinión,81,parkinson,3,permanente,1,personajes,33,plantas,24,poesia,15,prime,32,salud,303,teatro,7,tecnologia,111,tradiciones,33,turismo,124,vidasaludable,63,video,15,
ltr
item
La Crónica del Henares: HISTORIA. MASADA, la "Numancia" judía frente al ejército romano
HISTORIA. MASADA, la "Numancia" judía frente al ejército romano
https://blogger.googleusercontent.com/img/b/R29vZ2xl/AVvXsEgyCmepfytotYMhO2MAlEBTEwkkReK5LJM_0ojMQk1YpLDZWysvgWp-z9RXcCckPiDQAqlagYfFq_B2zxQZ9NkClE_GWAAmLb9BHzc5AojlKmjhk6KyMo1lff-5ccZF8W0yuVOabhOaJmMs7K-OLGl_dYUUCfaaB9e5aRjG_UIgLzeI0zRdw_-DNQyxUw/s320/masada-11449.jpg
https://blogger.googleusercontent.com/img/b/R29vZ2xl/AVvXsEgyCmepfytotYMhO2MAlEBTEwkkReK5LJM_0ojMQk1YpLDZWysvgWp-z9RXcCckPiDQAqlagYfFq_B2zxQZ9NkClE_GWAAmLb9BHzc5AojlKmjhk6KyMo1lff-5ccZF8W0yuVOabhOaJmMs7K-OLGl_dYUUCfaaB9e5aRjG_UIgLzeI0zRdw_-DNQyxUw/s72-c/masada-11449.jpg
La Crónica del Henares
https://www.cronicadelhenares.com/2022/11/historia-masada-la-numancia-judia.html
https://www.cronicadelhenares.com/
https://www.cronicadelhenares.com/
https://www.cronicadelhenares.com/2022/11/historia-masada-la-numancia-judia.html
true
5995595061750506997
UTF-8
Cargar todos los posts No se encuentra Ver todo Leer más Responder Cancelar respuesta Borrar Por Inicio Páginas Posts Ver todo Relacionados Etiqueta ARCHIVO BUSCAR Todos los posts No se encuentra INICIO Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre Ene Feb Mar Abr Mayo Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic justo ahora hace 1 minuto hace $$1$$ minutos hace 1 hora hace $$1$$ horas Ayer hace $$1$$ días hace $$1$$ semanas hace más de 5 semanas Seguidores Siguen THIS PREMIUM CONTENT IS LOCKED STEP 1: Share to a social network STEP 2: Click the link on your social network Copy All Code Select All Code All codes were copied to your clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy Tabla de contenidos