HISTORIA. Los Celtas, una cultura marcada por la expansión militar

  Impresión artística de guerreros celtas parados en una colina. Creado por Amplitude Studios para el videojuego Humankind . Durante la Edad...

 

Impresión artística de guerreros celtas parados en una colina. Creado por Amplitude Studios para el videojuego Humankind .

Durante la Edad del Hierro, aproximadamente entre los años 1200-500 a.C., buena parte de la Europa no mediterránea estuvo ocupada por un conjunto de poblaciones que llamamos celtas. Todas hablaban diferentes lenguas de la familia céltica y compartían un trasfondo ideológico común, reflejado en una serie de divinidades a las que rendían culto en festividades religiosas. 

28 mayo 2023.- Para los romanos, los celtas, junto con los germanos, encarnaron al bárbaro del norte. Los veían como gigantes rubios, de piel blanca, violentos y borrachos; en definitiva, primitivos. Este cliché condicionó los comienzos de los estudios sobre los celtas, pero en las últimas décadas la revisión crítica de los textos de las fuentes clásicas y, especialmente, el trabajo de la arqueología han permitido superar aquella visión romana, próxima a la caricatura. Hoy sabemos que las poblaciones celtas poseyeron un nivel de complejidad y de refinamiento muy avanzado, semejante al del mundo grecorromano en algunos aspectos, como el urbanismo y la metalurgia. Esto nos permite hablar de una auténtica civilización céltica.

Los diversos grupos que habitaron los extensos territorios de la céltica, el territorio ocupado por los celtas, que se extendía desde Irlanda hasta los Balcanes y la península ibérica, estaban muy fragmentados políticamente y es prácticamente seguro que no compartieron una identidad común. Aun así, es posible esbozar una cierta visión de conjunto. 

Las diferentes sociedades célticas eran jerárquicas, y en ellas destacaba el papel preponderante de una aristocracia que ejercía su dominio sobre una mayoría de hombres libres, dedicados principalmente a la agricultura, aunque también existían artesanos y comerciantes. 

No hay duda de que los nobles celtas se distinguían por consagrarse a la guerra, pero resulta también significativo que en un primer momento, en el período de Hallstatt, estos nobles justificasen su posición de privilegio sobre todo por el acceso a productos de lujo de origen mediterráneo, obtenidos mediante el comercio, como queda reflejado en las tumbas principescas de Hochdorf y Hohmichelle. Durante este período se desarrolló una primera fase de urbanismo con la aparición de asentamientos como Heuneburg y Hohenasperg, que con sus murallas, barrios y espacios colectivos se asemejaban mucho a auténticas ciudades.

Hasta hace unos años se equiparaba al mundo celta únicamente con la cultura de La Tène, documentada arqueológicamente en un amplísimo territorio que se extiende desde Irlanda hasta el norte de los Balcanes. Pero en la actualidad se da más peso al factor lingüístico, lo que permite incluir dentro de la cultura céltica a diversos pueblos de la península ibérica, como los celtíberos o los célticos del sureste, que quedan fuera de la cultura de La Tène.


Aquellos centros urbanos se abandonaron durante el siglo V a.C., con el paso de la cultura de Hallstatt a la de La Tène. La sociedad adquirió un carácter más rural, con un hábitat disperso compuesto por multitud de granjas y alquerías, en cada una de las cuales vivían unas pocas familias. 

Paralelamente, la aristocracia celta acentuó su carácter guerrero. Fue entonces cuando los pueblos celtas hicieron una aparición espectacular en las fuentes escritas del mundo grecorromano al protagonizar una fulgurante expansión militar, que tuvo como momentos más dramáticos el saqueo de Roma por los galos (hacia el año 390 a.C.) y el ataque al famoso santuario griego de Delfos (279 a.C.).

Además de participar en este tipo de expediciones de saqueo, muchos guerreros celtas se incorporaron como mercenarios a los ejércitos helenísticos de la época. Esta actividad bélica marcaría a sangre y fuego en el imaginario colectivo de griegos y romanos la visión de los celtas como bárbaros feroces. Por otra parte, en este período los celtas llevaron a cabo verdaderas migraciones, en las que se desplazaban grupos de familias al completo. La consecuencia de estos desplazamientos fue la implantación de poblaciones celtas en zonas del valle del Danubio, el norte de los Balcanes e incluso fuera de Europa, en la península de Anatolia.

Una ilustración de soldados romanos que luchan contra los celtas británicos en las fortificaciones del castillo de Cadbury, Somerset. La escena se desarrolla en algún momento durante el reinado de Claudio (r. 41-54 EC), quien comenzó la invasión romana de Inglaterra . Ilustración de Zvonimir Grbasic.


Es en este momento cuando mejor puede apreciarse el funcionamiento de la cultura aristocrática céltica, basada en los principios del honor y el estatus. Un elemento clave de la organización de estas sociedades –y de muchas otras del mundo antiguo, incluida la romana– era el establecimiento de relaciones de clientela entre un individuo poderoso, el patrón, y un individuo subordinado a él, el cliente. Esta relación desigual implicaba obligaciones por las dos partes: mientras el patrón otorgaba a su cliente protección y sustento mediante la cesión de tierras, el cliente se comprometía a obedecer al jefe y servir en su ejército. Estas redes clientelares permitían a los aristócratas acumular séquitos de centenares de seguidores, incluso de miles en los casos más extremos.

A partir del siglo II a.C. se invirtió la tendencia expansionista de los dos siglos anteriores y los diferentes territorios de la Europa céltica empezarían a caer uno tras otro, sometidos por la agresiva República romana, comenzando por los celtas de Hispania; sólo Irlanda y Escocia se sustraerían al dominio romano. Pero sería un error interpretar esta fase final de la civilización celta como un período de decadencia. Al contrario, fue justo entonces cuando se produjo un último impulso en su evolución, caracterizado por una nueva fase de desarrollo urbanístico que se plasmó en la aparición de decenas de centros urbanos fortificados, los llamados oppida

Este crecimiento urbano se basó en un fuerte desarrollo de las actividades económicas, como la agricultura, la producción artesanal y el comercio, y, probablemente, en un aumento demográfico. Cabe preguntarse qué camino habrían seguido estas poblaciones si la expansión de Roma no hubiese detenido su desarrollo de forma violenta.

Un torque de aleación de oro del tesoro de Belstead Brook, Ipswich, Inglaterra . Celta , 150-50 a. Diámetro 18,6 cm. (Museo Británico, Londres)


Los celtas en la guerra

Durante la transición entre la época de Hallstatt y la de La Tène tomó forma la panoplia o armamento estándar de los guerreros celtas al norte de los Pirineos: una espada de hierro de doble filo, una o dos lanzas con punta de hierro y un escudo grande de madera de forma ovalada. 

Los aristócratas llevaban algunas piezas extra de equipo defensivo, como cascos y armaduras. La escultura del guerrero de Glauberg muestra una armadura semejante al linothorax griego, una protección de lino endurecido o cuero. A partir del siglo III a.C., en cambio, fue más habitual protegerse con una cota de malla, un tipo de defensa que probablemente fue inventado por los herreros celtas y que los romanos copiarían rápidamente. Gracias a sus contactos con las culturas mediterráneas, la organización militar celta fue ganando complejidad: lejos de ser simples bandas de guerreros, sus contingentes eran verdaderos ejércitos, compuestos por diferentes unidades que contaban con estandartes para identificarse. Puede que recibieran órdenes acústicas producidas por las famosas trompas de guerra, los carnyces, cuyo enervante sonido, sumado al clamor de los gritos de los guerreros, tenía como objetivo desmoralizar al enemigo. 

Los caballos tuvieron un papel destacado en la guerra. En un primer momento se emplearon para tirar de carros de guerra ligeros; normalmente se usaba una pareja de animales en cada carro. Fue a partir del siglo IV a.C. cuando aparecieron verdaderas unidades de caballería. De hecho, los celtas se labrarían una gran reputación como jinetes en todo el mundo antiguo, especialmente entre los romanos, que a menudo los emplearon como mercenarios para reforzar su débil arma de caballería. Carro de bronce hallado en Mérida. Muestra a un jinete, acompañado de un perro, que da caza a un jabalí. MNA, Saint-Germain-en-Laye.Foto: Erich Lessing / Album.


Para los celtas, la guerra era una actividad fuertemente ritualizada, que incluía la realización de ceremonias antes de la batalla y, a menudo, el sacrificio de parte del botín y de los cautivos después del combate. El valor y la destreza en el campo de batalla también fueron importantes para determinar el estatus dentro de la sociedad. Se describe que los guerreros celtas en la Galia se decoloraban el cabello largo con agua de cal, mientras que en Gran Bretaña pintaban diseños en sus cuerpos. 

Varios autores clásicos también comentan el extraño hecho de que los guerreros celtas pudieran entrar en batalla desnudos y que recogieran las cabezas de sus víctimas. Muchos guerreros celtas usaban collares con torques, y estos probablemente eran un símbolo de estatus y rango dentro de la comunidad. Hay evidencia de que las mujeres celtas participaron en la guerra.

Los celtas en el arte


Como sucede en la mayoría de sociedades, la aristocracia celta utilizó la propiedad y la exhibición de joyas para demostrar y, al mismo tiempo, justificar su posición de privilegio en la jerarquía social. Entre los celtas estaba muy extendida la costumbre de enterrar a los difuntos con un ajuar funerario, en el que los ornamentos ocupaban un lugar preferente, lo que ha permitido localizar en sus tumbas un gran número de objetos de lujo, tanto joyas personales como adornos para los arreos de caballo. Estas piezas se apreciaban tanto por estar hechas con metales preciosos (plata y oro) como por la excelencia del trabajo de los orfebres que las habían creado. 

Uno de los tipos de joyas más relacionados con los celtas es el conocido como torques. Este collar, que puede adoptar formas muy variadas, fue utilizado por otros pueblos como los tracios y escitas, y el ejército romano lo empleó como recompensa para sus soldados, aunque en este caso no se llevaba en el cuello, sino sobre la armadura. El torques era con seguridad un símbolo de autoridad y prestigio, y por eso lo llevaban hombres y mujeres nobles. Figura igualmente de manera sistemática en las representaciones de divinidades, como en las que podemos contemplar en el famoso caldero de Gundestrup. 

Una escultura de piedra de cabezas humanas, la parte del cuerpo que los antiguos celtas creían que contenía el alma. De un santuario en el oppidum de Entremont, Francia. siglo II a.C. (Museo Granet, Aix-en-Provence, Francia)


Las faleras (discos decorativos de los arreos), las fíbulas (prendedores para sujetar la ropa) y los espejos fueron otros componentes del ajuar aristocrático celta en los que los artesanos dieron cuenta de sus habilidades. 

Los objetos de arte típicos incluyen calderos adornados, arenisca o figuras humanas de madera, escudos celtas de bronce, torques de oro, broches penanulares (compuestos por un alfiler y un anillo) y figurillas de animales para ser utilizados como ofrendas votivas. Los materiales utilizados incluyen cerámica, piedra, hierro, bronce y oro con una decoración adicional lograda con materiales exóticos importados como vidrio, coral y ámbar. Los metales se fundieron, grabaron, punzonaron, calcaron, incrustaron y trabajaron usando repujado (ranurando el material desde atrás para crear un relieve en el otro lado).

Comercio en el mundo celta

Como se señaló anteriormente, las culturas protoceltas en Europa occidental y central ya habían establecido vínculos comerciales con las culturas mediterráneas, y esto continuó con los celtas. El estaño de Gran Bretaña, el ámbar del Báltico y los caballos del este de Europa y los Balcanes también se importaron y utilizaron o se trasladaron hacia el sur. Los recursos celtas que se comerciaban incluían sal, esclavos, hierro, oro, telas de lana y pieles. Estos bienes se intercambiaban por vino (en grandes cantidades), plata , bienes manufacturados de lujo (como jarros de bronce, fina cerámica griega y cráteras etruscas de bronce), seda y los materiales preciosos para su uso en objetos de arte y joyería mencionados en la sección anterior.

El comercio tuvo consecuencias secundarias además de dar acceso a recursos escasos. Se transmitieron ideas en el arte, la religión y la tecnología. Los celtas adoptaron entierros de tumbas planas y acuñaron sus propias monedas, por ejemplo. También hubo un aumento en la competencia entre las tribus celtas para adquirir los recursos necesarios para el comercio. El mundo celta estaba expandiendo sus horizontes y la creación de una élite rica cada vez mayor tendría consecuencias para el resto del continente, ya que los celtas comenzaron a mirar con envidia el corazón mismo de sus ricos socios comerciales y viceversa.

La religión y la muerte en el mundo celta

Una característica común de ese pueblo que llamamos celtas antiguos es su religión. Esta era una religión politeísta con multitud de dioses, aunque nuestro conocimiento de ellos se limita a los autores clásicos dada la falta de obras escritas por los propios celtas. Existieron variaciones entre regiones y siglos, pero las características comunes de la antigua religión celta incluyen:

- la reverencia por las arboledas sagradas y otros sitios naturales como ríos y manantiales.

- la dedicación de ofrendas votivas a los dioses, como alimentos, armas, animales y (más raramente) sacrificios humanos.

- el depósito de bienes valiosos y cotidianos con los difuntos en las tumbas, lo que indica la creencia en una vida después de la muerte.

- una creencia en el poder protector de los tótems, particularmente animales como el ciervo y el jabalí.

- una reverencia por la cabeza humana, que se consideraba la ubicación del alma.

- el uso de tabúes para asegurar el cumplimiento de las normas religiosas y comunitarias.

- ceremonias dirigidas por druidas.

Una reconstrucción de un túmulo funerario celta de la cultura Hallstatt de Austria y Europa central en el primer milenio a. (Museo Nacional Alemán, Nuremberg)


Dado que los druidas se resisten a poner sus conocimientos por escrito , no quedan textos sagrados, himnos u oraciones sobrevivientes de la religión celta. A los dioses clave se les dieron poderes o características que lo abarcaban todo, y estos incluyen a Cernunnos, "el dios con cuernos " que probablemente representaba la naturaleza y la fertilidad. Otra figura importante es Lugus (conocido como Lugh en períodos posteriores), quizás el único dios adorado universalmente en el mundo celta, que representaba al sol y que era considerado como omnisapiente y omnividente. Había muchas diosas femeninas asociadas con manantiales y ríos curativos, como Sequana, una personificación del río Sena, y Epona, que estaba vinculada a los caballos.


En toda Europa, la cultura céltica se caracterizaba por la existencia de una serie de dioses comunes, que a veces conservaban el mismo nombre, como el Sucellos galo (dios de la agricultura y los bosques) y el Dagda irlandés. La religión de los celtas era politeísta y su elemento más importante eran los rituales. Las fuentes clásicas hablan de la existencia de una clase sacerdotal en algunos territorios de la Europa céltica, como las Galias o Britania. 

Se trata de los famosos druidas, tan conocidos como mal interpretados. Fueron una élite intelectual que actuaba como depositaria de la tradición y como mediadora entre los hombres y los dioses. Pero su desconfianza hacia los textos escritos y el recurso a la transmisión oral de sus conocimientos ha tenido como resultado que éstos se perdiesen por completo.

Los arqueólogos han localizado un gran número de yacimientos que en su origen fueron santuarios, como Gornay-sur-Aronde (Francia), Emain Macha (Irlanda) o Libenice (Chequia). Se han podido documentar los rituales que se realizaban allí, y que incluían el sacrificio de animales (y en algún caso, de personas) y la exposición de los despojos de los vencidos, como armas o cabezas cortadas. La decapitación de los enemigos y la exposición de los cráneos es precisamente otro de los rituales documentados en toda la Europa céltica. 

Un detalle del caldero de Gundestrup de plata dorada que muestra una deidad celta femenina . Probablemente del siglo I a. C., producido en los Balcanes pero encontrado en Dinamarca en 1891 d. (Museo Nacional de Dinamarca, Copenhague)


Declive y legado

La primera señal real de problemas en el mundo celta fue un marcado aumento en la competencia local por recursos y oportunidades comerciales, y esto se manifestó en la construcción de oppida en el siglo II y I a. Un oppidum era el nombre romano para asentamientos más grandes que ahora aplicamos específicamente a sitios fortificados, generalmente ubicados en puntos altos del paisaje o en llanuras en puntos naturalmente defendibles como las curvas de los ríos. Las fortificaciones generalmente consistían en un muro de circuito de movimiento de tierras , a veces con zanjas exteriores. El oppidum se utilizó como punto de refugio en la guerra y como lugar seguro para concentrar talleres de fabricación y almacenar los recursos de la comunidad.

Este entorno hostil se deterioró aún más cuando los romanos intentaron vengarse de los estragos causados ​​por las tribus celtas migratorias en los dos siglos anteriores y, atraídos por la promesa de oro y otros recursos, la conquista total. En 125 a. C., los romanos atacaron a la tribu arverna en la Galia y, menos de un siglo después, Julio César atacó y conquistó la Galia, a pesar de la fuerte resistencia de líderes tribales como Vercingétorix (82-46 a. C.). El imperio romano siguió expandiéndose, se realizaron ataques directos a figuras de la comunidad tan importantes como los druidas, por lo que los celtas continentales y los del sur de Gran Bretaña finalmente fueron asimilados a la cultura romana. 

Los celtas continuaron prosperando en lugares más aislados como Irlanda y el norte de Gran Bretaña. Es de estas áreas que la cultura celta continuaría en el período medieval y se expresaría más visiblemente en los poemas épicos de la literatura medieval irlandesa, galesa y escocesa y en el arte, ahora cristianizado. Las antiguas tradiciones celtas pervivieron en estos poemas épicos y en forma de complejos diseños curvilíneos dentro de manuscritos iluminados, en los ubicuos broches penanulares y en los sofisticados motivos vegetales en las imponentes cruces de piedra en los cementerios.

Modelo de un oppidum celta pre-romano. Imagen:  Zdenek Mikovec


Para saber más:

Gonzalo Ruiz Zapatero. "Celtas. Guerreros, artistas y druidas". Pinolia, Córdoba, 2023.

Javier Moralejo. "El armamento militar de los galos". CIP Biblioteca Universitaria, Vitoria, 2011.

Allen, Stephen & Reynolds, Wayne. Celtic Warrior–AD 100. Osprey Publishing, 2001.

Anglim, S. Fighting Techniques of the Ancient World 3000 BCE-500CE. Amber Books, 2013.

Bagnall, R. et al. The Encyclopedia of Ancient History. Wiley-Blackwell, 2012

Campbell, B. et al. The Oxford Handbook of Warfare in the Classical World. Oxford University Press, 2013.

Chadwick, Nora & Cunliffe, Barry. The Celts. Penguin Books, 1998.

Cunliffe, Barry. The Ancient Celts. Oxford University Press, 2018.

Eluere, Christiane . The Celts First Masters of Europe /anglais. THAMES HUDSON, 1993.

Farley, Julia & Fraser, Hunter. Celts - Art and Identity. British Museum Press, 2015.

Hornblower, S. The Oxford Classical Dictionary. Oxford University Press, 2012.

Laing, Jennifer & Laing, Lloyd. Art of the Celts. Thames & Hudson, 1992.

MacKillop, James. A Dictionary of Celtic Mythology . Oxford University Press, 2017.

Maier, Bernhard. Dictionary of Celtic Religion and Culture . BOYE6, 2000.

COMENTARIOS

Nombre

actualidad,1015,ADN,2,agenda,6,agricultura,114,agujeros negros,4,ALCINE,1,alergia,5,alzheimer,66,anemia,1,animales,117,arañas,1,ARNm,1,arqueologia,85,artrosis,1,aspirina,1,astronomia,146,atrofia muscular espinal,1,audiovisual,199,autismo,16,ávaros,1,avuelapluma,8,BIC,3,biodiversidad,33,biotecnología,14,BIP,1,calefacción,1,calentamiento global,6,cambio climático,60,cancer,182,cannabidiol,1,cannabis,4,CAR-T,6,carnavales_2024,15,CBD,1,cemento,1,ciencia,418,cine,92,CO2,3,colesterol,3,compromiso179,8,computación cuántica,2,contaminación,17,convocatoria,58,COP28,5,covid-19,113,CRISPR,2,cultura,219,cultura_alcala,12,cultura_guadalajara,1,cultura_torrejon,2,danza,13,deal,62,demencia,5,dengue,1,deportes,287,depresión,5,diabetes,59,dieta,1,economia,380,economia_empleo,114,economia_negocios,359,economia_sociales,68,economia_vivienda,72,edición genética,8,El Niño,1,elecciones,2,elecciones_partidos,8,elecciones_UE2024,1,elecciones2023,78,elecciones2023_alcala,6,elecciones2023_coslada,1,elecciones2023_guadalajara,31,elecciones2023_madrid,7,elecciones2023_torrejon,24,elecciones2023_villalbilla,3,empleo,18,energia,861,energía nuclear,5,energía solar,41,energia_almacenamiento,7,energia_eolica,6,energías renovables,100,enfermedades infecciosas,1,enigmas,142,ensayos,3,enseñanza,1,envejecimiento,3,epigenética,1,epilepsia,2,esclerosis,19,esnoticia,3488,esnoticia_alcala,823,esnoticia_anchuelo,1,esnoticia_azuqueca,20,esnoticia_coslada,339,esnoticia_guadalajara,384,esnoticia_madrid,1377,esnoticia_sanfernando,168,esnoticia_torrejon,401,esnoticia_velilla,1,esnoticia_villalbilla,71,espacio,4,europa,14,eventos,22,exposiciones,46,FITUR_2023,18,FITUR_2024,16,FIVE,1,formacion,23,foros y debates,7,gastronomia,42,geología,1,glioblastoma,1,gripe aviar,2,hidrógeno verde,27,hispanidad,1,historia,169,historias,386,horteralia,1,huracanes,1,inca,1,influenza,1,inmigración,1,inmunoterapia,43,inteligencia artificial,92,James Webb,7,laboral,29,libros,154,lídar,1,litio,1,malaria,2,mayas,1,medicamentos,24,medioambiente,329,melanoma,1,micenas,1,microplásticos,4,miocarditis,1,mitosyleyendas,58,motor,535,motor_electricos,133,motor_hibridos,75,motor_innovacion,64,motor_mercado,140,motor_noticias,137,movilidad,9,mujer,1,museos,2,musica,27,naturaleza,128,Navidad2023,52,neurociencia,27,nocturia,1,nutricion,139,nutrición,4,obesidad,9,opinión,187,osteoartritis,1,parkinson,22,peliculas,35,permanente,1,personajes,92,pesca,1,plantas,36,poesia,41,polen,2,presupuestos2024,1,prime,71,psicologia,1,relatos,2,robótica,27,sal,1,salud,640,salud dental,13,salud mental,11,semana_santa,15,sueño,2,teatro,15,tecnologia,239,terremotos,1,THC,1,tradiciones,67,transporte,1,turismo,247,universo,9,vacunas ARN,5,vidasaludable,143,video,35,VIH,2,yuca,1,
ltr
item
La Crónica del Henares: HISTORIA. Los Celtas, una cultura marcada por la expansión militar
HISTORIA. Los Celtas, una cultura marcada por la expansión militar
https://blogger.googleusercontent.com/img/b/R29vZ2xl/AVvXsEgidyyFad-dB3BTSiFQXxkOod7WBQqDDijCM4kaRaEFVs8w_8OCG1hkVxMYhQYzmskOlyp_-kM5AMt3aKDsKtRx7pBP9DBWG0XfCQTVs3nPPStCo4mF2WTffymQC6dFBLoQmzMc7GL6FkNxqpHIMxItViehtp0KiNctsDhXIAP57cwJv1tnkA08oMnakQ/s320/historia.jpg
https://blogger.googleusercontent.com/img/b/R29vZ2xl/AVvXsEgidyyFad-dB3BTSiFQXxkOod7WBQqDDijCM4kaRaEFVs8w_8OCG1hkVxMYhQYzmskOlyp_-kM5AMt3aKDsKtRx7pBP9DBWG0XfCQTVs3nPPStCo4mF2WTffymQC6dFBLoQmzMc7GL6FkNxqpHIMxItViehtp0KiNctsDhXIAP57cwJv1tnkA08oMnakQ/s72-c/historia.jpg
La Crónica del Henares
https://www.cronicadelhenares.com/2023/05/historia-los-celtas-una-cultura-marcada.html
https://www.cronicadelhenares.com/
https://www.cronicadelhenares.com/
https://www.cronicadelhenares.com/2023/05/historia-los-celtas-una-cultura-marcada.html
true
5995595061750506997
UTF-8
Cargar todos los posts No se encuentra Ver todo Leer más Responder Cancelar respuesta Borrar Por Inicio Páginas Posts Ver todo Relacionados Etiqueta ARCHIVO BUSCAR Todos los posts No se encuentra INICIO Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre Ene Feb Mar Abr Mayo Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic justo ahora hace 1 minuto hace $$1$$ minutos hace 1 hora hace $$1$$ horas Ayer hace $$1$$ días hace $$1$$ semanas hace más de 5 semanas Seguidores Siguen THIS PREMIUM CONTENT IS LOCKED STEP 1: Share to a social network STEP 2: Click the link on your social network Copy All Code Select All Code All codes were copied to your clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy Tabla de contenidos