HISTORIA. Los Jázaros, el olvidado imperio que protegió Bizancio del avance del Islam

Los Jázaros, guerreros que protegieron Bizancio del avance del Islam

 

El rey Bulan adopta el judaísmo como religión oficial de los jázaros. Grabado. Siglo XX. Foto: UIG / Album

A mediados del siglo VII, unas tribus surgidas de la nada, los jázaros, unificaron las estepas del norte del Cáucaso dando lugar a un reino poderoso y cosmopolita. Hoy pocos lo recuerdan, pero aquel Estado tuvo una importancia crucial en la historia, al contribuir a preservar durante varios siglos el Imperio bizantino y frenar la expansión del Islam. 

29 octubre 2023.- Como escribió el historiador Douglas Dunlop, «es casi seguro que si no hubieran existido los jázaros la propia Bizancio se habría encontrado rodeada de árabes, y tal vez la historia de la Cristiandad y del Islam habría sido muy distinta a la que conocemos». El reino de Jazaria dominó el sureste de la Rusia europea, Crimea y el sur de Ucrania desde el siglo VII hasta mediados del siglo X. 

A principios del siglo VII, los jázaros se habían independizado del imperio turco del este. Pero a mediados de ese siglo, el imperio en expansión de los árabes había penetrado hasta el norte del Cáucaso, y desde entonces hasta mediados del siglo VIII los jázaros se involucraron en una serie de guerras con el imperio árabe.

Los historiadores creen que fue su poderosa caballería la que impidió que los ejércitos de los sucesivos califas musulmanes, decididos a conquistar el mundo, invadieran y sometieran las llanuras orientales del Viejo Continente.

Estepas. Los jázaros desplegaron su dominio en  la región del Cáucaso. En la imagen, el monte Kazbek, en la cordillera Caucásica. Foto: Alamy / ACI


No es fácil saber quiénes fueron estos guerreros indómitos, puesto que no nos han llegado textos suyos de forma directa, aunque esta laguna se puede llenar parcialmente con los testimonios de los pueblos vecinos, muchos de ellos enemigos acérrimos de los jázaros. La única certeza es que este pueblo llegó al norte del Cáucaso hacia el siglo V, tras las hordas de los hunos. Como sucedía con frecuencia en las estepas de Asia, su migración respondía a la presión que otros pueblos –en este caso los ávaros y los sabir– ejercían sobre ellos. 

Algunos autores creen que hablaban una lengua ogúrica (originaria de la cuenca del Volga), similar a la de los húngaros, otro pueblo estepario que emigraría hacia el oeste entre los siglos V y VII, aunque probablemente acabaron hablando algún dialecto «turco-tártaro».

Los jázaros estuvieron en contacto con los persas a mediados del siglo VI D.C. y ayudaron al emperador bizantino Heraclio (que reinó entre 610 y 641) en su campaña contra los persas.

Una característica única de Khazaria (Jazaria) del siglo X fue la institución de la realeza sacra en la que el qaghan, una figura ahora sacralizada, reinaba pero no gobernaba. El gobierno real del reino quedó en manos del "rey" que tenía el título de qaghan-beg. La doble realeza era bien conocida en el mundo turco. La sacralización del qaghan jázaro, sin embargo, fue diferente. Símbolo apartado y venerado del bienestar del Estado, todos se postraban ante él cuando hacía sus raras apariciones públicas. Los pocos altos oficiales que fueron admitidos ante su presencia se sometieron a ceremonias de purificación. Esto puede haberse derivado de las nociones iraníes de realeza introducidas en la cultura de la corte por la guardia Ors (del iraní Khwārazm) que rodeaba al qaghan, cuyo primer ministro provenía de ellos. No tenía nada que ver con el judaísmo de la élite gobernante con la que coexistían estas prácticas. La investidura del qaghan era idéntica a la de los qaghan turcos , incluido un rito de estrangulamiento ceremonial, al final del cual el nuevo qaghan, a punto de perder el conocimiento, predijo la duración de su reinado.

EL REINO DEL NORTE

Los jázaros tuvieron que soportar la dominación de los hunos durante todo el siglo V y, más tarde, la de los turkut, o turcos occidentales, hasta que, a mediados del siglo VII, lograron hacerse con el dominio de lo que las fuentes musulmanas llaman «reino del Norte». El país alcanzó un sorprendente nivel en el ámbito arquitectónico, económico, cultural y artístico. Se puede decir que, en comparación con los atrasados nómadas de las estepas, los jázaros eran modernos y sofisticados. Eran los únicos que residían en auténticas ciudades, con viviendas de piedra, palacios y lugares de culto.

Sólido de oro del siglo VIII con las efigies de Constantino V (izquierda) y su hijo León IV el Jázaro. Foto: Album


El reino también contaba con una capital. La primera de la que se tiene noticia es Balanjar, en las estribaciones del Cáucaso. Con el inicio de las incursiones árabes, se fundó Samandar en la costa del mar Caspio y, por último, Itil, en el estuario del Volga, que es mencionada con frecuencia en las fuentes medievales. Ibn Fadlan, un viajero musulmán del siglo X, cuenta que estaba dividida en dos partes: una ocupada por el rey, su corte y los funcionarios, y otra que albergaba a los musulmanes. Esta comunidad estaría dirigida por un oficial del rey, que llevaba el título de khaz.

Los búlgaros del Volga y numerosas tribus eslavas también reconocieron a los jázaros como sus señores.

GUERREROS DE ÉLITE

Desde aproximadamente 650 hasta finales de 670, los jázaros subyugaron o expulsaron a las tribus búlgaras en las estepas del Mar Negro. Al mismo tiempo, se vieron envueltos en una guerra prolongada con el califato musulmán por el control del Cáucaso. En 737, Marwān, el general omeya (y más tarde el último califa omeya, r. 744-750), organizó una incursión sorpresa y capturó al jázaro Qaghan, que se vio obligado a convertirse al Islam. Sin embargo, esta conversión duró poco, ya que los musulmanes no pudieron mantener una presencia militar en el bajo Volga. 

Las guerras con el Califato (que decayeron en la segunda mitad del siglo VIII) y una entente con Bizancio (reforzada por vínculos matrimoniales) contra su enemigo común, los musulmanes, pusieron la cuestión religiosa en primer plano. La élite gobernante jázara, que optó, con toda probabilidad, por una religión monoteísta reconocida que no implicaría subordinación al califa árabe o al emperador bizantino, se convirtió al judaísmo (de la forma rabinita, no caraíta) .

La fuerza de los jázaros residía en sus guerreros, un cuerpo de entre 7.000 y 12.000 soldados profesionales que en tiempos de paz mantenían a raya a las tribus sometidas y en tiempos de guerra constituían el núcleo de un ejército que podía sumar hasta 100.000 hombres. Los árabes, embarcados en la conquista de la región transcaucásica, experimentaron la eficacia de los combatientes jázaros en el campo de batalla con efectos devastadores. A pesar de dos largas guerras (642-654 y 722-737) y continuas incursiones en territorio jázaro, siempre fueron derrotados. 

La acción de los jázaros alivió la presión musulmana sobre los bizantinos. Los soberanos de Constantinopla eran muy conscientes de lo que debían a los jázaros. Por eso en el año 732, tras una clamorosa victoria jázara sobre los árabes, el futuro emperador Constantino V se casó con una princesa del «Norte». Su hijo, León IV, pasaría a la historia como León el Jázaro.

La religión original de los jázaros era el tengrismo, un credo originario de las estepas euroasiáticas, extendido sobre todo entre las poblaciones turco-mongolas (que incluían a turcos, mongoles, búlgaros, hunos y quizá también húngaros). Basada en prácticas chamánicas, esta religión estaba centrada en el dios del cielo Tengri, al cual se ofrecían suntuosos sacrificios de caballos. Igual de importante era la veneración del fuego, el agua y la Luna. Los creyentes solían llevar amuletos solares.

Moneda jázara, la llamada moneda de Moisés, del tesoro de derrames del Museo de Gotland, Visby, Suecia W.CARTER/WIKIMEDIA


CONVERSIÓN AL JUDAÍSMO

Hacia el año 740, el rey, la corte y la aristocracia del reino jázaro tomaron una decisión sorprendente: abrazaron el judaísmo. Según la tradición, esta conversión tuvo lugar durante el reinado de Bulan, tras una disputa teológica en la que participaron un filósofo griego, un sacerdote cristiano, un mulá y un rabino. Ante las insistentes preguntas del rey sobre la fe, el único capaz de dar respuestas concretas habría sido el representante judío. Como recompensa, el judaísmo fue elevado a la categoría de religión de Estado.

La decisión de Bulan fue seguida por sus sucesores, en especial por Abdías, que reinó entre los años 786 y 809. Sobre él tenemos el relato que nos dejó José, soberano jázaro del siglo X, según el cual Abdías «reformó el gobierno, reforzó la ley según la tradición y la costumbre, construyó sinagogas y escuelas y reunió a un gran número de sabios de Israel, a los que ofreció magníficos regalos de oro y plata y les hizo interpretar la Biblia, la Mishná y el Talmud». 

Esto sugiere que la conversión inicial de Bulan se limitó a una forma rudimentaria de judaísmo, y tan sólo con Abdías se introdujo la verdadera ortodoxia. Si esto fuera cierto, significaría que la adopción de la nueva fe fue un proceso lento y gradual.

La pregunta que se plantea de forma espontánea es por qué los reyes jázaros tomaron esa decisión. La explicación de la disputa teológica no ha convencido a los historiadores, que se inclinan por otras lecturas. Para el historiador J. B. Bury, pionero de los estudios bizantinos a inicios del siglo XX, «sin duda, el rey tenía motivos políticos […]. Si hubiera abrazado la fe de Mahoma se habría convertido, desde el punto de vista espiritual, en un subordinado de los califas [...], mientras que en el ámbito cristiano el peligro era convertirse en un vasallo eclesiástico del Imperio romano. El judaísmo era una religión de gran reputación con libros sagrados respetados [...]. Una religión así situaba al rey por encima de los bárbaros paganos y lo ponía a salvo de las interferencias del califa y del emperador». En resumen, la conversión fue un acto político.

En 1975, Arthur Koestler, un famoso autor originario de una familia judía de Hungría, publicó La decimotercera tribu. El libro causó sensación. En él, Koestler defendía la tesis de que los judíos del este de Europa no eran de etnia semita, sino que procedían de los pueblos túrquicos del Cáucaso, concretamente de los jázaros. Según Koestler, tras el colapso de su reino, los jázaros convertidos al judaísmo habrían emigrado a Europa oriental, donde formaron la comunidad judía askenazí. Esta «hipótesis jázara», con la que Koestler trataba de desarmar el racismo antijudío, ha sido rechazada por todos los especialistas.

LA CONQUISTA ESLAVA

Los reyes jázaros fueron tolerantes con las otras creencias religiosas; los miembros de las tribus tuvieron la libertad de conservar el paganismo y sus ídolos, al igual que cristianos y musulmanes pudieron conservar sus libros sagrados. Entre los siglos VIII y X, este clima religioso favoreció el éxodo a Jazaria de gran número de judíos para escapar de las persecuciones iniciadas por los emperadores bizantinos. 

El cronista al-Muqaddasi cuenta que en «Jazaria hay un gran número de judíos», y no es el único autor que lo menciona. Estos exiliados llevaron consigo el arte y la artesanía, así como métodos más avanzados de agricultura y comercio. Y también el alfabeto hebreo, que se convirtió en la escritura de las clases más cultas en Jazaria.

El reino jázaro cayó a manos de la Rus de Kiev, un poderoso reino surgido en el siglo IX a orillas del Dniéper tras el asentamiento de algunas tribus vikingas. Tras dos décadas de guerras e incursiones, en el año 961 el príncipe Sviatoslav I invadió el país y se apoderó de las principales fortalezas. Ningún ejército pudo detenerlo e Itil fue conquistada en 968.

El primer historiador moderno de Rusia, Karamzin, afirmó que el Estado ruso nació de Khazaria y que el “yugo” jázaro era bueno para los eslavos orientales; necesitaba el buen yugo jázaro para oponerlo al malo yugo mongol, razón por la cual, argumentaba Karamzin, Rusia necesitaba la autocracia. Stalin, también conocido como P. Ivanov, escribió en un artículo de Pravda en 1952 que Khazaria era un crecimiento canceroso parásito de la plutocracia judeo en el cuerpo de los pueblos de la URSS. En nuestros días, se afirma que los judíos asquenazíes son descendientes de los jázaros.

ENCRUCIJADA COMERCIAL

Jazaria era una encrucijada comercial por la que transitaban grandes caravanas que transportaban esclavos y todo tipo de mercancías. La corte jázara cobraba el diez por ciento del valor de los productos que pasaban por su territorio. Las zonas fértiles se cultivaban con esmero: los árboles frutales y las vides estaban muy extendidos, y el vino de la región era famoso.

Máxima extensión del Estado Jázaro en el siglo X. CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1320122

Los jázaros parecen haber estado más inclinados a una forma de vida sedentaria, construyendo ciudades y fortalezas, labrando la tierra y plantando jardines y viñedos. El comercio y la recaudación de tributos eran importantes fuentes de ingresos. 

Los ingresos derivados de los derechos sobre las mercancías que pasaban por el territorio jázaro, además de los tributos pagados por las tribus subordinadas, mantuvieron la riqueza y la fuerza del imperio durante todo el siglo IX. Pero en el siglo X, el imperio, enfrentado al creciente poder de los pechenegos al norte y al oeste y de los rusos alrededor de Kiev, comenzó su declive.

Aunque los jázaros siguieron siendo mencionados en documentos históricos hasta el siglo XII, hacia 1030 su papel político en las tierras al norte del Mar Negro había disminuido considerablemente . A pesar del nivel relativamente alto de la civilización jázara y de la gran cantidad de datos sobre los jázaros que se conservan en fuentes bizantinas y árabes, no ha sobrevivido ni una sola línea de la lengua jázara.

Hay referencias dispersas a ellos en Rusia y otras fuentes. Crimea, que una vez dominaron, siguió llamándose Gazaria en fuentes latinas. Otras comunidades judías que se desarrollaron en la región sin duda absorbieron a los judíos jázaros y a los jázaros judaizados. Otros jázaros se fusionaron con los pueblos nómadas turcos entrantes. El papel de los jázaros en la formación de los judíos asquenazíes de Europa del Este es periódicamente objeto de especulación. Los jázaros judaizados pueden haber sido uno de los componentes de lo que se convirtió en la comunidad judía más grande de la era moderna, pero es muy poco probable que fueran un elemento determinante.

Para saber más:

Marek Halter. Los jázaros. Edhasa, Barcelona, 2010.

Mikhail Illarionovich Artamonov, Istoriia khazar (Leningrad, 1962), 2nd ed., with some biographical and bibliographical material added by S. A. Pletneva (St. Petersburg, 2002) 

Douglas M. Dunlop, The History of the Jewish Khazars (Princeton, 1954)

Norman Golb and Omeljan Pritsak, Khazarian Hebrew Documents of the Tenth Century (Ithaca, 1982)

 Peter B. Golden, Khazar Studies (Budapest, 1980); Peter B. Golden, “Khazaria and Judaism,” Archivum Eurasiae Medii Aevi 3 (1983): 127–156

 Roman K. Kovalev, “What Does Historical Numismatics Suggest about the Monetary History of Khazaria in the Ninth Century?: Question Revisited,” Archivum Eurasiae Medii Aevi 13 (2004): 97–129

Anatolii Petrovich Novosel’tsev, Khazarskoe gosudarstvo i ego rol’ v istorii Vostochnoi Evropy i Kavkaza (Moscow, 1990)

 Vladimir Petrukhin, Wolf Moskovich, A. M. Fedorchuk, A. Kulyk, and Dan Shapira, eds., Khazary, Evrei i Slaviane 16 (Jerusalem and Moscow, 2005).

COMENTARIOS

Nombre

actualidad,1041,ADN,2,agenda,6,agricultura,118,agujeros negros,4,ALCINE,1,alergia,5,alzheimer,66,anemia,1,animales,119,arañas,1,ARNm,1,arqueologia,86,artrosis,1,aspirina,1,astronomia,148,atrofia muscular espinal,1,audiovisual,209,autismo,17,ávaros,1,avuelapluma,8,BIC,3,biodiversidad,33,biotecnología,14,BIP,1,calefacción,1,calentamiento global,10,calor,2,cambio climático,63,cancer,184,cannabidiol,1,cannabis,4,CAR-T,6,carnavales_2024,15,CBD,1,cemento,1,ciencia,422,cine,97,CO2,5,colesterol,3,compromiso179,8,computación cuántica,3,contaminación,19,convocatoria,42,COP28,5,covid-19,115,CRISPR,2,cultura,209,cultura_alcala,13,cultura_guadalajara,1,cultura_torrejon,1,danza,10,deal,62,demencia,5,dengue,1,deportes,303,depresión,5,diabetes,60,dieta,1,economia,392,economia_empleo,119,economia_negocios,366,economia_sociales,69,economia_vivienda,72,edición genética,8,El Niño,1,elecciones,23,elecciones_partidos,8,elecciones_UE2024,26,elecciones2023,78,elecciones2023_alcala,6,elecciones2023_coslada,1,elecciones2023_guadalajara,31,elecciones2023_madrid,7,elecciones2023_torrejon,24,elecciones2023_villalbilla,3,empleo,18,energia,870,energía nuclear,5,energía solar,43,energia_almacenamiento,8,energia_eolica,10,energías renovables,102,enfermedades infecciosas,2,enigmas,145,ensayos,3,enseñanza,1,envejecimiento,4,epigenética,1,epilepsia,2,esclerosis,20,esnoticia,3593,esnoticia_alcala,842,esnoticia_anchuelo,1,esnoticia_azuqueca,36,esnoticia_coslada,351,esnoticia_guadalajara,396,esnoticia_madrid,1415,esnoticia_sanfernando,172,esnoticia_torrejon,423,esnoticia_velilla,1,esnoticia_villalbilla,75,espacio,4,europa,18,eventos,23,exposiciones,42,FITUR_2023,18,FITUR_2024,16,FIVE,1,formacion,27,foros y debates,29,gastronomia,43,geología,1,glioblastoma,1,gripe aviar,2,hidrógeno verde,27,hispanidad,1,historia,173,historias,398,horteralia,1,huracanes,1,inca,1,influenza,1,inmigración,1,inmunoterapia,43,inteligencia artificial,95,James Webb,7,laboral,31,libros,157,lídar,1,litio,1,malaria,2,mayas,2,medicamentos,25,medioambiente,336,melanoma,1,micenas,1,microplásticos,5,miocarditis,1,mitosyleyendas,58,motor,543,motor_electricos,134,motor_hibridos,77,motor_innovacion,64,motor_mercado,143,motor_noticias,139,movilidad,10,mujer,1,museos,2,musica,24,naturaleza,130,Navidad2023,52,neardental,1,neurociencia,27,nocturia,1,nutricion,139,nutrición,4,obesidad,9,opinión,193,osteoartritis,1,parkinson,23,peliculas,35,permanente,1,personajes,93,pesca,1,plantas,37,plásticos,1,poesia,41,polen,2,presupuestos2024,1,prime,94,psicologia,1,relatos,2,robótica,28,sal,1,salud,654,salud dental,13,salud mental,11,semana_santa,15,sueño,2,teatro,17,tecnologia,241,terremotos,1,THC,1,tradiciones,67,transporte,1,turismo,248,universo,10,vacunas ARN,5,vidasaludable,145,video,35,VIH,2,yuca,1,
ltr
item
La Crónica del Henares: HISTORIA. Los Jázaros, el olvidado imperio que protegió Bizancio del avance del Islam
HISTORIA. Los Jázaros, el olvidado imperio que protegió Bizancio del avance del Islam
Los Jázaros, guerreros que protegieron Bizancio del avance del Islam
https://blogger.googleusercontent.com/img/b/R29vZ2xl/AVvXsEjikt4sVKxJXJa33t710dLqZrjtsZ-gEHTRjBT_b7vn4f15RARTvRGQhGzNgI4LDrWIpi6lgadXvObWF3bBKzgP9T4eFS-n0G2KH08PCnhYgvggdSy6OQ8Gly5kjnCOjonVOL9KGXE_QMBEwQcHws1_Y1pPLlYXqNi3iwLL9vGVhxXZSAUqgYYU076pkG-Y/s320/historia.jpg
https://blogger.googleusercontent.com/img/b/R29vZ2xl/AVvXsEjikt4sVKxJXJa33t710dLqZrjtsZ-gEHTRjBT_b7vn4f15RARTvRGQhGzNgI4LDrWIpi6lgadXvObWF3bBKzgP9T4eFS-n0G2KH08PCnhYgvggdSy6OQ8Gly5kjnCOjonVOL9KGXE_QMBEwQcHws1_Y1pPLlYXqNi3iwLL9vGVhxXZSAUqgYYU076pkG-Y/s72-c/historia.jpg
La Crónica del Henares
https://www.cronicadelhenares.com/2023/10/historia-los-jazaros-el-olvidado.html
https://www.cronicadelhenares.com/
https://www.cronicadelhenares.com/
https://www.cronicadelhenares.com/2023/10/historia-los-jazaros-el-olvidado.html
true
5995595061750506997
UTF-8
Cargar todos los posts No se encuentra Ver todo Leer más Responder Cancelar respuesta Borrar Por Inicio Páginas Posts Ver todo Relacionados Etiqueta ARCHIVO BUSCAR Todos los posts No se encuentra INICIO Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre Ene Feb Mar Abr Mayo Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic justo ahora hace 1 minuto hace $$1$$ minutos hace 1 hora hace $$1$$ horas Ayer hace $$1$$ días hace $$1$$ semanas hace más de 5 semanas Seguidores Siguen THIS PREMIUM CONTENT IS LOCKED STEP 1: Share to a social network STEP 2: Click the link on your social network Copy All Code Select All Code All codes were copied to your clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy Tabla de contenidos