HISTORIA. El 9 de noviembre de 1923 tuvo lugar el "golpe de estado de la cervecería" promovido por Hitler

El 9 de noviembre de 1923 tuvo lugar el "golpe de estado de la cervecería" promovido por Hitler

 

Adolf Hitler en la prisión de Landsberg tras el golpe de estado de la cervecería, 1924. Shawshots/Alamy Stock Photo.

Después del golpe de Estado de la Cervecería de Munich de noviembre de 1923, Hitler estaba en prisión y el Partido Nazi prohibido. Pero su fracaso le enseñó valiosas lecciones.

09 noviembre 2023.- El 8 de noviembre de 1923, Adolf Hitler, líder del Partido Nacionalsocialista de los Trabajadores Alemanes, intentó tomar el control del gobierno del estado de Baviera. Fue el primer paso de su movimiento hacia la toma del poder y la destrucción de la democrática República de Weimar. Pero no salió según lo planeado.

El 'Putsch de la Cerveza' se define por su fracaso. Los estudios académicos tienden a analizar cómo y por qué los golpistas fracasaron en su objetivo principal: conseguir el apoyo total de las fuerzas políticas, militares y policiales de Baviera antes de marchar sobre Berlín para establecer un gobierno nacional. Los trabajos académicos describen el golpe como un "fracaso miserable", un "fiasco", una "farsa", una "debacle", una "derrota decisiva", una "fracaso", "desventurada" y "aventura temeraria". Sin embargo, a pesar de este revés catastrófico, dentro de diez años Hitler sería canciller de Alemania.

El eventual triunfo de Hitler no fue inevitable. El fallido golpe de 1923 no fue un mero intermedio en una marcha inexorable hacia el poder. Los acontecimientos podrían haberse desarrollado de otra manera. Sin embargo, los beneficios, lecciones y oportunidades que brindaron el golpe y sus consecuencias fueron realmente significativos. El golpe ayudó a los nazis a llegar al poder y los mantuvo allí. Como dijo Hitler en 1933, el colapso del golpe fue "la mayor buena suerte" para el nacionalsocialismo. Pero lo dijo en retrospectiva: mientras se escondía en un ático, cuidando un hombro herido y planeando escapar a Austria, parecía que las cosas habían salido terriblemente mal.

Hitler en Múnich

En noviembre de 1923, Adolf Hitler era el líder de 34 años de uno de los alrededor de 40 grupos políticos de extrema derecha que operaban en Munich, capital del estado alemán de Baviera. Nacido en 1889 en un pequeño pueblo de Austria, se había mudado a la ciudad en 1913. Un año después, al estallar la Primera Guerra Mundial, se ofreció como voluntario para luchar por Alemania y sirvió en el frente occidental. Regresó en noviembre de 1918 a un estado que, como la propia Alemania, estaba al borde de una guerra civil entre fuerzas de izquierda y derecha. Tras la derrota de Alemania, Baviera había pasado del gobierno real a un gobierno socialista y luego a una república soviética dirigida por autoproclamados bolcheviques. En marzo de 1920, un político de derecha llamado Gustav von Kahr había arrebatado el control del gobierno mediante un golpe de estado y luego fue elegido ministro presidente, pero renunció seis meses después, incapaz de cumplir con las expectativas de las facciones de extrema derecha que ahora acudían en masa a Baviera.

En medio de estas circunstancias caóticas, a principios de 1919 se fundó otro nuevo partido político: el Partido de los Trabajadores Alemanes. Sus mensajes nacionalistas, antisemitas y anticomunistas apenas lo diferenciaban de docenas de otros grupos que decían lo mismo: Alemania había perdido la guerra porque había sido "apuñalada por la espalda" por traidores en el frente interno, el nuevo sistema democrático estaba gobernado por los "criminales de noviembre" y el Tratado de Versalles de 1919 fue un "dictado" vergonzoso. Como oficial de inteligencia del ejército alemán, enviaron a Hitler a informar sobre sus actividades. Al descubrir que hablaban su lenguaje de odio racial y renovación nacional, se unió al partido. En poco tiempo –en gran parte debido a sus habilidades como orador– se convirtió en presidente del partido, añadió Nacionalsocialista a su nombre y diseñó su bandera: una Hakenkreuz (esvástica) negra sobre un círculo blanco con un fondo rojo sangre. Nació el Partido Nazi. En 1923 se estimaba que tenía 20.000 miembros.

: participantes del Beer Hall Putsch ('acusados ​​del proceso de Hitler'), 1924.
Participantes del Beer Hall Putsch ('acusados ​​del proceso de Hitler'), 1924. Shawshots/Alamy Stock Photo.

Hitler se veía a sí mismo como un importante baterista de un movimiento nacionalista más amplio, pero no necesariamente como su líder real. Si sólo era un discípulo, entonces el mesías era el general Erich Ludendorff. Ludendorff, un aristócrata prusiano menor y ex intendente general del ejército alemán, había huido a Baviera después de participar en un esfuerzo fallido por tomar el poder en Berlín en 1920. Se convirtió en el decano de la extrema derecha bávara. Se reunió con Hitler por primera vez en 1923 y su villa sirvió como sede no oficial del Partido Nazi.

Desde su fundación en noviembre de 1918, la Alemania de Weimar había estado plagada de crisis tras crisis. La hiperinflación devaluó tanto la moneda que los billetes perdieron valor cada hora. En enero de 1923, soldados franceses y belgas ocuparon el corazón industrial de Alemania, el Ruhr, para expropiar su acero y carbón como reparación de guerra. El año también vio levantamientos comunistas y violencia izquierdista en Hamburgo, Turingia y Sajonia. En Baviera, el gobierno declaró el estado de emergencia. Kahr regresó, esta vez como comisionado general del Estado, al que Berlín había otorgado poderes dictatoriales para restablecer el orden y frenar la influencia de los nacionalsocialistas de Hitler, ahora el grupo dominante entre las organizaciones de extrema derecha del Estado. Kahr no era amigo de la democracia; Usó su puesto para ganar aliados que también querían restaurar un gobierno federal autoritario que salvaguardara los intereses bávaros. Los principales entre ellos eran Hans Ritter von Seisser, jefe de la policía estatal de Baviera, y Hermann von Lossow, jefe del ejército bávaro. Corrían rumores de que se avecinaba un golpe liderado por Kahr. Los nazis compartían el odio de Kahr hacia el "Berlín rojo" y creían que era necesaria una revuelta, pero se veían a sí mismos como revolucionarios con objetivos mucho más radicales.

Eventos en la Bürgerbräu

En noviembre de 1923, el marco alemán valía 4.210.500.000.000 por dólar estadounidense. El canciller de la República, Gustav Stresemann, ordenó el fin de la resistencia pasiva contra la ocupación del Ruhr y anunció el compromiso de su gobierno de pagar reparaciones y reconocer las fronteras de posguerra. Para la extrema derecha, esto fue traición. Varias Ligas de Lucha (sociedades paramilitares) pedían sangre y el gobierno nacional parecía al borde del colapso. A pesar de haber prometido a las autoridades bávaras que no harían tal cosa, Ludendorff y Hitler decidieron lanzar su propio golpe, envalentonados por la Marcha de Benito Mussolini sobre Roma el año anterior.

El 8 de noviembre, Kahr estaba celebrando un mitin en la Bürgerbräukeller, una cervecería en las afueras del centro de la ciudad de Múnich. Hitler entró en la sala abarrotada. Desde entonces se ha debatido exactamente qué sucedió después. Mientras Hitler se dirigía hacia donde Kahr estaba hablando, miembros armados del Stosstrupp-Hitler (escuadrón de asalto de Hitler) atravesaron las puertas. Se disparó un tiro, tal vez por parte del propio Hitler, para silenciar la habitación. "¡La revolución nacional ha estallado!", bramó. Luego hizo pasar a Kahr, Lossow y Seisser a una habitación lateral. Habiendo recibido sus garantías de apoyo, Hitler regresó a su audiencia ahora cautiva y volvió a disparar al techo, amenazando, según un testigo, con colocar una ametralladora en la galería si no se establecía el orden. Hitler procedió a pronunciar un discurso conmovedor, que pareció inclinar completamente el ánimo a favor de la causa de los golpistas. Se anunció un nuevo gobierno para Alemania, con Hitler a la cabeza. Ludendorff encabezaría el ejército, mientras que Kahr gobernaría Baviera con Lossow y Seisser en el gabinete.

Erich Ludendorff, hacia 1920.  Archivo GL/Alamy Foto de archivo.
General Erich Ludendorff, entonces figura decorativa de la extrema derecha alemana, c.1920. Archivo GL/Alamy Foto de archivo.

Mientras tanto, los partidarios de los nazis se estaban descontrolando. En la oficina del periódico socialdemócrata Munich Post , rompieron cientos de ventanas y robaron máquinas de escribir y una caja con dinero que contenía seis billones de marcos. En otros lugares, confiscaron billetes recién salidos de las imprentas. El director comercial del Partido Nazi reclamó la propiedad de un banco local en nombre del nuevo gobierno de Hitler. Hombres comandados por Ernst Röhm, un devoto de Hitler y jefe del paramilitar Imperial Battle Flag, ocuparon el Ministerio de Guerra de Baviera. Lleno de confianza en sí mismo, Hitler abandonó la Bürgerbräu para inspeccionar la situación en otros lugares, dejando a cargo al recién llegado Ludendorff. Liberó a Lussow, Seisser y Kahr con la promesa de que apoyarían el golpe. Pero tan pronto como estuvieron libres, dieron órdenes de reprimirlo, enviando a la policía estatal a la acción y pidiendo refuerzos militares.

A las 11 de la mañana del 9 de noviembre, aproximadamente 2.000 partidarios de los nazis rodearon la cervecería para escuchar a Ludendorff y Hitler anunciar una marcha hacia el centro de la ciudad. Se dirigieron al Feldherrnhalle, un monumento del siglo XIX al ejército bávaro, en el centro de Múnich. No sabemos quién disparó primero, pero probablemente fue uno de los insurrectos. En la ráfaga de balas que siguió, murieron cuatro policías y 14 insurgentes; Otros dos ya habían muerto en el Ministerio de Guerra. En el tumulto, Hitler cayó y se lastimó el hombro, pero logró huir. Se escondió en la villa de un seguidor a unos 70 kilómetros de distancia, con la intención de cruzar la frontera hacia Austria. Allí fue detenido dos días después. Al final, 31 presuntos golpistas fueron detenidos y otras 203 personas fueron acusadas de otros delitos. El Partido Nazi fue prohibido. La revolución nacional que había estallado apenas unos días antes estaba ahora rota.

Hitler en juicio

Hitler fue internado en la prisión de Landsberg, donde esperaba un juicio por traición. Sin embargo, como informó el New York Times , "de ninguna manera era un lugar de confinamiento desagradable". Hitler y los demás golpistas fueron retenidos bajo la llamada "custodia honorable". No había uniformes ni trabajos forzados. Ni siquiera se exigía a los reclusos que permanecieran en sus celdas. Podrían entretener a los visitantes, comprar lujos y pasar tiempo en los terrenos exteriores. Hitler y los demás conspiradores encarcelados se reunían diariamente para comer y discutir políticamente; incluso crearon un periódico clandestino. Durante su estancia en Landsberg, que llamó su "educación a expensas del Estado", Hitler afirmó que los libros eran su "único placer", pero claramente había habido muchos otros.

El 24 de febrero de 1924 comenzó el juicio de diez golpistas clave, protagonizado por Adolf Hitler. El resultado parecía predeterminado. El juez, Georg Neithardt, tenía un historial de decisiones con base ideológica, que resultaron en sentencias mucho más duras para los acusados ​​de izquierda que para los de derecha. Neithardt permitió a Hitler pontificar extensamente; su discurso de resumen duró más de una hora. Sus últimas líneas han sido citadas por los historiadores desde entonces: "Podéis declararnos culpables mil veces", criticó, "pero la diosa del tribunal eterno de la historia sonreirá y hará jirones... la sentencia de este tribunal .' El 1 de abril de 1924, Hitler y otros tres acusados ​​fueron declarados culpables de alta traición, aunque no de ningún otro delito cometido durante el golpe. Otros cinco fueron condenados por complicidad en alta traición. Ludendorff fue absuelto. Hitler recibió una sentencia de cinco años, reducida por el tiempo ya cumplido. Sería elegible para libertad condicional después de seis meses. El juez Neithardt ignoró la ley que ordenaba la deportación de Hitler como ciudadano no alemán y justificó las sentencias leves alabando el "espíritu puramente patriótico" de los golpistas. Finalmente fue puesto en libertad el 20 de diciembre de 1924.

El Bürgerbräukeller – lugar del golpe de estado de la cervecería de Hitler – Munich, 1923.
El Bürgerbräukeller – lugar del golpe de estado de la cervecería de Hitler – Múnich, 1923. Sueddeutsche Zeitung Foto/Alamy Foto de stock.

La llegada del Tercer Reich era inconcebible sin el fallido golpe de Estado. El juicio había convertido a Hitler en un nombre muy conocido en Alemania y los informes sobre el mismo difundieron (aunque sin darse cuenta) los ideales del nacionalsocialismo. Con un mayor apoyo en los círculos sociales más elevados, el movimiento consiguió el respaldo financiero que tanto necesitaba. Incluso la "marca" de la esvástica recibió un impulso: broches, collares y otros adornos de oro y plata en forma de cruz torcida se habían vuelto "de moda", según el New York Herald . Fue en su celda de prisión donde Hitler escribió el primer volumen de Mein Kampf , la biblia espiritual del nazismo, cuyo objetivo era difundir aún más su mensaje. Lo más significativo es que el fallido golpe convenció a Hitler de que las votaciones, no las balas, conducirían al poder, como finalmente sucedió. Sin embargo, los ecos del golpe continuaron resonando mucho después del establecimiento inicial del Tercer Reich en 1933.

Historia de origen

En Munich, en 1923, el miedo de Hitler a la inacción, incluso cuando quedó claro que las cosas no iban como se esperaba, los había llevado a él y a Ludendorff a decidir hacer una demostración del vigor y dinamismo del movimiento. La marcha en el centro de Múnich confirmó que una demostración de fuerza podría reunir seguidores e incluso atraer a otros nuevos. También podría resultar intimidante. Esta no fue la primera propagandamarsch (marcha de propaganda) nazi (los Stormtroopers habían desfilado antes en las calles alemanas) pero tales desfiles ciertamente aumentaron a fines de la década de 1920 después de que se levantó la prohibición del Partido Nazi. A partir de entonces se convirtieron en un pilar de la vida en el Tercer Reich: filas y filas de seguidores con camisas marrones y negras levantaron los brazos en saludos hitlerianos, ondearon banderas con la esvástica y tocaron tambores. Aunque amordazadas después de 1933, la amenaza de violencia de estas marchas estuvo siempre presente.

En 1923, se desató la violencia cuando los golpistas lograron otro de sus objetivos: aterrorizar a los judíos. Aquel mes de noviembre, decenas de judíos alemanes fueron acosados ​​y robados; otros habían sido detenidos como rehenes en Bürgerbräu. Los partidarios de los nazis dañaron propiedades que sospechaban que eran propiedad de judíos. Les gustaba especialmente romper escaparates. El vandalismo y la brutalidad antisemitas se convertirían en la norma en la Alemania nazi. Los acontecimientos también guardaron claros paralelos, al menos en microcosmos, con la Noche de los cristales rotos que estalló en toda la Gran Alemania en el 15º aniversario del golpe de Estado, el 9 de noviembre de 1938.

No se perdieron vidas judías durante el golpe, pero sí las de los nazis. Los 16 golpistas muertos se convirtieron en mártires nacionalsocialistas. Desde 1933, las ceremonias anuales en honor a su memoria recreaban la fatídica marcha hacia el Feldherrnhalle; Los participantes adoraron solemnemente la "bandera de sangre", una bandera manchada con la sangre de los santos nazis. Sin embargo, muchos más nazis sobrevivieron al golpe de estado que los que cayeron durante el mismo. Las conmemoraciones del aniversario reunieron a "viejos combatientes" (miembros de larga data del Partido Nazi) para recordar los momentos más dramáticos del llamado "período de lucha".

Marcha en memoria del golpe de estado de la cervecería de Hitler, Munich, 1933.
Marcha en memoria del golpe de estado de la cervecería de Hitler, Múnich, 1933. Sueddeutsche Zeitung Foto/Alamy Foto de stock.

La experiencia compartida de adversidad, dificultades y, de hecho, fracaso fueron componentes necesarios de la historia del origen nazi. Más tarde, Hitler recompensó a muchos participantes en el golpe. Hermann Goering, un as de la aviación de la Primera Guerra Mundial y comandante de Stormtrooper, estaría al mando de la Fuerza Aérea y del Plan Económico de Cuatro Años de Alemania. Heinrich Himmler, entonces miembro del paramilitar Imperial Battle Flag, se convirtió en jefe del SS (Escuadrón de Protección). Rudolf Hess, un fanático partidario de Hitler, sirvió como adjunto del Führer. Wilhelm Frick, que dirigía la oficina de inteligencia política de la policía de Múnich, se convirtió en ministro del Interior. Ese día también estuvieron allí otras futuras autoridades nazis de alto rango. Su experiencia compartida no siempre los protegería: Röhm fue asesinado durante la Noche de los Cuchillos Largos en 1934. Para la mayoría, sin embargo, el recuerdo común de haber superado juntos las desgracias mantuvo la lealtad al Führer –y a él a ellos– incluso cuando el La guerra se volvió contra Alemania 20 años después.

Los sitios asociados con los lugares clave de los años de la lucha –los lugares más sagrados del nazismo– se convirtieron en atracciones turísticas populares en la Alemania de Hitler. Los visitantes, tanto alemanes como extranjeros, los buscaban en Munich, ahora denominada "Capital del Movimiento". Podían enviar a casa postales del Feldherrnhalle, que ahora albergaba 16 ataúdes de cobre en dos "templos de honor". Otro lugar sagrado fue la antigua celda de Hitler en Landsberg, que atraía a peregrinos que querían ver "la cuna de las ideas del nacionalsocialismo", según la oficina de turismo local. Esos sitios –herencia del golpe de estado de la cervecería– hicieron que el fascismo fuera fascinante. Al mismo tiempo, normalizaron el nazismo haciéndolo parte del paisaje cotidiano.

Lecciones del golpe

La estancia en prisión de Hitler le ofreció las condiciones de vida más cómodas que había disfrutado hasta entonces como adulto. Con tiempo para leer y reflexionar –un respiro forzado de tocar el tambor en favor del movimiento en los discursos habituales– los odios, las pasiones, los resentimientos y las soluciones de Hitler cristalizaron y solidificaron. En primer lugar, y lo más significativo, desarrolló una nueva comprensión de cuál iba a ser su papel. Habiendo sido descrito por el fiscal adjunto en el juicio como "el alma de toda la empresa", la arrogancia de Hitler creció. Comenzó a considerarse no como quien prepara el camino, sino el camino mismo; el líder heroico, el salvador literal del pueblo alemán. Además, su casi roce con la muerte lo convenció de que tenía una misión predestinada. Sus devotos creyentes estuvieron de acuerdo. El golpe de estado y sus consecuencias sentaron así las bases del mito hitleriano, que a su vez sostuvo al Tercer Reich. La creencia en ese mito se hizo más débil cuando se avecinaba la derrota en la Segunda Guerra Mundial, pero el intento de asesinato de Hitler en julio de 1944 reveló que no se había destrozado por completo. '¿Qué habríamos hecho sin el Führer?' Entonces se preguntaron los alemanes. A medida que se frustraron esos complots posteriores para matarlo, aumentó la creencia de Hitler en su propia inviolabilidad (concebida por primera vez después del golpe de Estado).

El antisemitismo de Hitler se perfeccionó y endureció durante su estancia en prisión, aunque sus elementos clave no se alteraron sustancialmente. Durante mucho tiempo había dado por sentadas las conexiones imaginadas entre el supuesto sufrimiento alemán y los "parásitos" judíos; En las cervecerías había estado predicando al coro, por lo que no era necesario explicar esas conexiones. Sin embargo, con el nuevo compromiso de llegar al poder legalmente, Hitler trabajó para articular su "lógica" con el fin de convertir a otros, sobre todo en su manifiesto político, Mein Kampf . Turgente y ensimismado, lleno de digresiones incoherentes y mal escritas, el libro vendió 12,5 millones de copias antes de su muerte.

La extrema derecha nacionalista probó brevemente el éxito electoral nacional inmediatamente después del golpe de Estado de mayo de 1924, incluso con los nazis prohibidos y Hitler en prisión. El recién creado bloque Völkisch obtuvo buenos resultados en las urnas. Tres golpistas (Ludendorff, Röhm y Frick) obtuvieron escaños. A la extrema derecha no le volvería a ir tan bien hasta el espectacular avance de los nazis en 1930. Aunque el voto popular por el Bloque se redujo casi a la mitad en las elecciones de ese mismo año (la inflación se había detenido y la economía estaba mejorando), la importancia de ese aumento de votos no debe subestimarse. Le enseñó a Hitler que su nueva lucha –por los votos– podía ganarse. Cuando el voto nazi cayó en dos millones en la segunda serie de elecciones federales de 1932, aunque sin duda desanimado, Hitler reconoció que ya habían pasado por eso antes.

Los acontecimientos del golpe de Estado enseñaron a Hitler otras dos lecciones pragmáticas que se reflejaron una vez que estuvo en el poder. En primer lugar, le mostró el beneficio de mantenerse alejado de las disputas internas entre nazis con ideas diferentes sobre el camino a seguir. Mientras estaba en la cárcel, observó cómo aquellos que todavía le eran leales trabajaban para lograr lo que imaginaban que sería su voluntad; los más débiles se hundieron mientras que los más fuertes sobrevivieron. El estilo de liderazgo de "divide y vencerás" que Hitler adoptó durante el Tercer Reich fue menos una política intencional que la consecuencia del mito de Hitler que lo elevaba "por encima de todo",
como una vez lo entusiasmó su seguidor Rudolf Hess. Sin embargo, su valor se reveló por primera vez cuando fue literalmente retirado de la contienda. En segundo lugar, los acontecimientos del golpe confirmaron que no se podía confiar en las élites conservadoras tradicionales (los hombres que los nazis consideraban que habían perdido una guerra y habían permitido la formación de la República). El Partido Nazi se posicionó como un partido para y de la juventud: en noviembre de 1923, dos tercios de sus miembros tenían menos de 31 años. Los nazis veían en figuras como Kahr, Seisser y Lussow como viejos tímidos y reaccionarios, incapaces de de llevar a cabo la revolución que deseaban. Ludendorff, a quien Hitler había admirado sinceramente, resultó ser la mayor decepción. Había permitido que el trío se fuera y luego afirmó en el juicio no haber sabido de antemano del golpe de estado. A pesar de las sospechas sobre ellos, Hitler estaba dispuesto a aliarse con los conservadores nacionalistas para establecer su gobierno. Necesitaba cómplices. Pero el golpe y sus consecuencias profundizaron el disgusto de Hitler por el viejo orden con consecuencias fatales: Seisser fue enviado al campo de concentración de Dachau en 1933, mientras que Kahr fue asesinado durante la Noche de los Cuchillos Largos en 1934.

Las lecciones, oportunidades y beneficios del Beer Hall Putsch, para Hitler personalmente y para el movimiento nazi en general, no sólo fueron útiles en su ascenso al poder; serían utilizados durante el propio Tercer Reich. Una planificación descuidada y la falta de una base de apoyo más amplia dentro del ejército, la policía y la administración bávaras significaron que el golpe no tenía posibilidades de éxito. Irónicamente, su fracaso resultó mucho más peligroso para la democracia.

 

Fuente: Kristin Semmens, profesora asociada de Historia en la Universidad de Victoria y autora de Under the Swastika in Nazi Germany (Bloomsbury, 2023).

COMENTARIOS

Nombre

actualidad,1015,ADN,2,agenda,6,agricultura,114,agujeros negros,4,ALCINE,1,alergia,5,alzheimer,66,anemia,1,animales,117,arañas,1,ARNm,1,arqueologia,85,artrosis,1,aspirina,1,astronomia,146,atrofia muscular espinal,1,audiovisual,199,autismo,16,ávaros,1,avuelapluma,8,BIC,3,biodiversidad,33,biotecnología,14,BIP,1,calefacción,1,calentamiento global,6,cambio climático,60,cancer,182,cannabidiol,1,cannabis,4,CAR-T,6,carnavales_2024,15,CBD,1,cemento,1,ciencia,418,cine,92,CO2,3,colesterol,3,compromiso179,8,computación cuántica,2,contaminación,17,convocatoria,58,COP28,5,covid-19,113,CRISPR,2,cultura,219,cultura_alcala,12,cultura_guadalajara,1,cultura_torrejon,2,danza,13,deal,62,demencia,5,dengue,1,deportes,287,depresión,5,diabetes,59,dieta,1,economia,380,economia_empleo,114,economia_negocios,359,economia_sociales,68,economia_vivienda,72,edición genética,8,El Niño,1,elecciones,2,elecciones_partidos,8,elecciones_UE2024,1,elecciones2023,78,elecciones2023_alcala,6,elecciones2023_coslada,1,elecciones2023_guadalajara,31,elecciones2023_madrid,7,elecciones2023_torrejon,24,elecciones2023_villalbilla,3,empleo,18,energia,861,energía nuclear,5,energía solar,41,energia_almacenamiento,7,energia_eolica,6,energías renovables,100,enfermedades infecciosas,1,enigmas,142,ensayos,3,enseñanza,1,envejecimiento,3,epigenética,1,epilepsia,2,esclerosis,19,esnoticia,3488,esnoticia_alcala,823,esnoticia_anchuelo,1,esnoticia_azuqueca,20,esnoticia_coslada,339,esnoticia_guadalajara,384,esnoticia_madrid,1377,esnoticia_sanfernando,168,esnoticia_torrejon,401,esnoticia_velilla,1,esnoticia_villalbilla,71,espacio,4,europa,14,eventos,22,exposiciones,46,FITUR_2023,18,FITUR_2024,16,FIVE,1,formacion,23,foros y debates,7,gastronomia,42,geología,1,glioblastoma,1,gripe aviar,2,hidrógeno verde,27,hispanidad,1,historia,169,historias,386,horteralia,1,huracanes,1,inca,1,influenza,1,inmigración,1,inmunoterapia,43,inteligencia artificial,92,James Webb,7,laboral,29,libros,154,lídar,1,litio,1,malaria,2,mayas,1,medicamentos,24,medioambiente,329,melanoma,1,micenas,1,microplásticos,4,miocarditis,1,mitosyleyendas,58,motor,535,motor_electricos,133,motor_hibridos,75,motor_innovacion,64,motor_mercado,140,motor_noticias,137,movilidad,9,mujer,1,museos,2,musica,27,naturaleza,128,Navidad2023,52,neurociencia,27,nocturia,1,nutricion,139,nutrición,4,obesidad,9,opinión,187,osteoartritis,1,parkinson,22,peliculas,35,permanente,1,personajes,92,pesca,1,plantas,36,poesia,41,polen,2,presupuestos2024,1,prime,71,psicologia,1,relatos,2,robótica,27,sal,1,salud,640,salud dental,13,salud mental,11,semana_santa,15,sueño,2,teatro,15,tecnologia,239,terremotos,1,THC,1,tradiciones,67,transporte,1,turismo,247,universo,9,vacunas ARN,5,vidasaludable,143,video,35,VIH,2,yuca,1,
ltr
item
La Crónica del Henares: HISTORIA. El 9 de noviembre de 1923 tuvo lugar el "golpe de estado de la cervecería" promovido por Hitler
HISTORIA. El 9 de noviembre de 1923 tuvo lugar el "golpe de estado de la cervecería" promovido por Hitler
El 9 de noviembre de 1923 tuvo lugar el "golpe de estado de la cervecería" promovido por Hitler
https://blogger.googleusercontent.com/img/b/R29vZ2xl/AVvXsEjDZeYHXvJryJq_Q-mBEhYElvBrVxYdKUlCyms_PERt5XOdKS8RF62W4FHqQjzCTKmYk19swLJDap-lkWErWHJcRd-q7tk-K3S1a07BQVcpjwrCd0yml-lEVKj5MYsC0ceiP7OZPLdJGznoN4WCmvGLWNfQcN3rp1tapY6fwgs8ZaMimSocfNlFPxApsaxC/s320/historia.jpg
https://blogger.googleusercontent.com/img/b/R29vZ2xl/AVvXsEjDZeYHXvJryJq_Q-mBEhYElvBrVxYdKUlCyms_PERt5XOdKS8RF62W4FHqQjzCTKmYk19swLJDap-lkWErWHJcRd-q7tk-K3S1a07BQVcpjwrCd0yml-lEVKj5MYsC0ceiP7OZPLdJGznoN4WCmvGLWNfQcN3rp1tapY6fwgs8ZaMimSocfNlFPxApsaxC/s72-c/historia.jpg
La Crónica del Henares
https://www.cronicadelhenares.com/2023/11/historia-el-9-de-noviembre-de-1923-tuvo.html
https://www.cronicadelhenares.com/
https://www.cronicadelhenares.com/
https://www.cronicadelhenares.com/2023/11/historia-el-9-de-noviembre-de-1923-tuvo.html
true
5995595061750506997
UTF-8
Cargar todos los posts No se encuentra Ver todo Leer más Responder Cancelar respuesta Borrar Por Inicio Páginas Posts Ver todo Relacionados Etiqueta ARCHIVO BUSCAR Todos los posts No se encuentra INICIO Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre Ene Feb Mar Abr Mayo Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic justo ahora hace 1 minuto hace $$1$$ minutos hace 1 hora hace $$1$$ horas Ayer hace $$1$$ días hace $$1$$ semanas hace más de 5 semanas Seguidores Siguen THIS PREMIUM CONTENT IS LOCKED STEP 1: Share to a social network STEP 2: Click the link on your social network Copy All Code Select All Code All codes were copied to your clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy Tabla de contenidos