HISTORIA. Napoleón y Josefina, una relación sustentada en el mutuo interés

Reseña de "Napoleón", de Ridley Scott

 

Vanessa Kirby y Joaquin Phoenix como Josefina y Napoleón. Cortesía de Apple

La verdadera relación de Napoleón y Josefina era intensa, pero amaban el poder más que el uno al otro.

25 noviembre 2023.- Cuando se anunció que Vanessa Kirby interpretaría a Josephine en Napoleón de Ridley Scott, causó una oleada de sorpresa entre los historiadores. Kirby es considerablemente más joven que el actor principal, Joaquin Phoenix (14 años mayor que ella), pero en realidad, Josephine era seis años mayor que Napoleón.

La película retrata a Napoleón como alguien que, según Scott : “conquistó el mundo para intentar ganarse el amor de ella [Josephine], y cuando no pudo, lo conquistó para destruirla, y se destruyó a sí mismo en el proceso”.

Vanessa Kirby habla sobre su papel de Josefina.

Desde entonces, el director ha dicho a los historiadores que han estado corrigiendo imprecisiones en la película que “consigan una vida”, pero la diferencia de edad entre Napoleón y Josefina fue un factor importante en la forma en que se desarrollaron sus vidas (y su amor).

El enamoramiento de Napoleón

Marie-Josèphe-Rose de Beauharnais (la mujer que Napoleón llamó Josefina) enviudó durante la Revolución Francesa y tenía dos hijos pequeños y se enfrentaba a un futuro incierto. No pudo acceder a la riqueza de su familia procedente de las plantaciones de azúcar de Martinica ni de la propiedad de su marido guillotinado.

En octubre de 1795, la Convención Nacional fue reemplazada por el Directorio, un régimen gobernado en la cúspide por una comisión de cinco «directores». Josefina y Teresa, admiradas como pocas en los salones, mantenían una estrecha relación, a ratos amistosa y a ratos amorosa, con Paul Barras, el miembro más poderoso del Directorio. Fueron Barras y Teresa Cabarrús, según parece, quienes hicieron de casamenteros entre Napoleón y Josefina, confiando en que la unión entre aquellos dos seres necesitados de estabilidad sería buena para ambos. 

Como tenía treinta y tantos años, ya no se la consideraba joven, pero hizo lo que pudo para formar parte de la sociedad parisina de moda, pidiendo favores y cultivando la amistad del destacado político Paul Barras .

Bonaparte en la batalla de Rívoli, el 14 de enero de 1797. Óleo por Philippoteaux. 1844. Palacio de Versalles. RMN-Grand Palais


Este futuro héroe romántico había sido hasta entonces un hombre de existencia gris. Cuando conoció a Josefina, seis meses antes de su boda, era un general de 26 años sin destino, desharrapado y flaco, que se paseaba tristemente por los salones parisinos buscando protectores y que solo podía permitirse hacer una comida al día. Aunque parezca mentira, en aquel momento Napoleón inspiraba lástima. 

Josefina, en cambio, era una mujer de 32 años con una gran historia a sus espaldas. Criolla bonita y caprichosa, se había educado entre esclavos en la plantación que su familia poseía en la colonia caribeña de la Martinica y había llegado a la metrópoli aún adolescente para casarse con el vizconde de Beauharnais. Aquel fue un matrimonio desdichado, del que nacieron dos hijos –Eugenio y Hortensia– y que terminó abruptamente durante el Terror, cuando la guillotina cayó sobre el cuello de su marido. 

Emperatriz Josefina en traje de coronación por François Gérard (1808-18080). Museo Nacional del Castillo de Fontainebleau‎

La convencieron para que se casara con un joven y prometedor general corso, Napoleón Buonaparte, que estaba embriagado por ella. Apenas unos meses después de conocer a Josephine (y casi inmediatamente después de su matrimonio en marzo de 1796), el general fue enviado a dirigir el Ejército Revolucionario en Italia.

Desde Italia le escribió decenas de cartas apasionadas . Están tan llenos de chantaje emocional y controlador que las repetidas declaraciones de amor parecen más amenazadoras que sensibleras.

Bombardeo epistolar. Sobre estas líneas, carta de Napoleón a Josefina escrita en Milán en julio de 1796, que termina: «Adiós, amiguita mía, piensa alguna vez en aquel que piensa en ti sin cesar». Bridgeman / ACI


“Nunca me escribes; no te importa tu marido”, exclama en una. “No tengo noticias tuyas y estoy seguro de que ya no me quieres”, se lamenta otro. Y: “Todos los días cuento tus fechorías. Me azoto con furia para no amarte más. Bah, ¿no te amo más?

Cuando Josefina se reunió con él en Italia, tuvo que soportar que él siguiera cada uno de sus movimientos y abriera sus cartas. Sin embargo, cuando se reunieron, él estaba menos enamorado, aunque seguía siendo controlador. Napoleón reconoció la utilidad de las conexiones de su esposa y pareció aceptar una discrepancia en sus sentimientos. Sus anteriores efusiones novelísticas fueron reemplazadas por un tono muy diferente ya en 1797, y hacia 1800 se vuelve bastante frío. Estas cartas son prácticas, con firmas formuladas como “mil cosas tiernas”.

Retratos de Napoleón y Josefina, probablemente realizados en 1797 tras su regreso a Francia. Gallica/Biblioteca Nacional de Francia , CC BY-NC

Como esposa de un héroe de guerra aclamado, Josefina explotó sus conexiones políticas para su propio beneficio, tal vez como una forma de resistir el control que Napoleón estaba ejerciendo sobre el resto de su vida.

Conscientes de lo eficaces que podían ser como equipo, los detractores, incluida la propia familia de Napoleón, se deleitaban en difundir rumores para manchar la reputación de Josefina. Las cartas de Josefina a su amante Hippolyte Charles dan una idea de lo precaria que era la situación para ella.

Napoleón estaba de campaña en Egipto cuando le dieron pruebas de que ella había estado teniendo una aventura. Una carta a su hermano donde habla de ello fue interceptada y publicada por los británicos y rápidamente se hizo conocida en Francia. Furioso al principio, la perdonó cuando regresó a París y ella apoyó las maniobras políticas que le llevaron a tomar el poder tras un golpe de Estado en 1799.

Napoleón corona a Josefina. El óleo de Jacques Louis David recoge el momento en que Napoleón I, ya entronizado como emperador de los franceses, coloca la corona imperial sobre la cabeza de su esposa Josefina. 1804. Museo del Louvre, París. Franck Raux / RMN-Grand Palais


Necesitaba su diplomacia suave y su linaje aristocrático para ayudar a suavizar el faccionalismo que había caracterizado la década revolucionaria. Disfrutaba de la preeminencia que le otorgaba el papel de ayudar a crear una nueva Francia. Habiendo sido reacia a reunirse con su marido en Italia en 1796, decidió acompañarlo a todas partes. A ella le convenía mucho que él no se distrajera con una mujer más joven.

Sin embargo, la suerte no podía durar para siempre. En mayo de 1798, dos años después de la boda, mientras se hallaba en plena campaña de conquista de Egipto, Napoleón fue nuevamente informado de los juegos sucios de su esposa por tres altos oficiales de su confianza. Y esta vez los creyó. Desde ese momento, la relación de la pareja quedó por completo trastocada. Bonaparte decidió no divorciarse porque comprendió que, a medida que ascendía en la escala social y política, necesitaría cada vez más a Josefina como magnífica anfitriona de sus muchos compromisos. Pero dejó claro que ahora era él quien tenía el poder, que a partir de entonces ejerció sobre ella de manera tiránica y caprichosa, igual que haría pronto en la vida política de toda Europa. 

En 1807, no le permitió acompañarlo a Polonia, donde mantuvo una larga relación con la noble María Walewska , aunque sus cartas muestran que todavía mantenía una relación íntima con Josefina. Sin embargo, el riesgo de divorcio iba en aumento.

La emperatriz. Este óleo de Robert Lefèvre muestra a Josefina ya como emperatriz, con un lujoso vestido cortesano y tiaras y diademas en la cabeza. 1805. Palacio de Malmaison. Daniel Arnaudet / RMN-Grand Palais


Napoleón empezó a acoger en su cama a numerosas amantes, siempre muy jóvenes, y a tratar a su mujer con una enorme crueldad, que, como suelen hacer la mayoría de maltratadores, alternaba con momentos de arrepentimiento y ternura. Es bastante probable que llegasen a producirse episodios de violencia física: una de las damas de honor que Josefina tuvo como emperatriz, Madame de Rémusat, aseguró en sus Memorias que cierto día en que Josefina siguió a escondidas a otra de sus damas hasta encontrarla en la cama con Napoleón, este se enfadó tanto que «la ultrajó».  

Ella, por su parte, se transformó de repente en una mujer débil, celosa y asustada, siempre temblorosa ante la idea de que la abandonase aquel marido al que antes menospreciaba, pero que se había convertido en un personaje fuera de lo común. Ahora era ella quien le escribía frases de sumisa devoción en sus cartas: «Si un arrebato de alegría llega a tu alma, si la tristeza viene a turbarte un momento, será en el seno de tu amiga donde derramarás tu felicidad y tus penas. Ese es mi deseo, mis votos, que se reducen a agradarte y hacerte feliz».

Josefina se desvanece por la impresión después de que Napoleón le comunique su intención de divorciarse. Grabado de 1809. Mary Evans / Scala, FIrenze


El divorcio

Una vez que Napoleón instigó un imperio hereditario en 1804, su familia lo acosó cada vez más sobre la necesidad de un heredero. Josefina no pudo darle uno. Una de sus criadas, Mademoiselle Avrillion , escribió un relato de cómo, en el período previo a su divorcio, la pareja se había vuelto menos unida. Pero Josefina todavía estaba devastada cuando se confirmó su destino en 1809.

El divorcio se presentó como un sacrificio a las necesidades de la nación. Napoleón continuó visitando a Josefina y escribiéndole antes de casarse con la archiduquesa de Habsburgo María Luisa de Austria . Josefina felicitó a Napoleón por el nacimiento de su hijo en 1811 y le dijo que siempre compartiría su felicidad ya que sus destinos eran inseparables.

Napoleón se sintió feliz con su nueva y sumisa esposa, que pronto le dio un heredero, el futuro duque de Reichstadt –Napoleón II para los bonapartistas–, quien moriría en Viena a los 21 años, en 1832. En cuanto a Josefina, el emperador se comportó mejor como exmarido que como marido y mantuvo con ella una relación cariñosa. La exemperatriz se dedicó a viajar en compañía de su pequeña corte y de su último amante, el joven pintor Lancelot Turpin de Crisset. Los llantos del divorcio no tardaron en secarse por ambas partes. 

El divorcio de la emperatriz Josefina en 1809 de Henri Frédéric Schopin (1843). La colección Wallace

Napoleón la visitó en Malmaison, su refugio preferido en las afueras de París, antes de comenzar su campaña rusa en 1812. Nunca volvería a verla ya que murió en 1814. Después de su derrota en Waterloo, Napoleón pasó un tiempo en Malmaison antes de ser desterrado definitivamente a Santa Elena.

Establecer su verdadera relación es difícil porque muy pocas de las cartas de Josefina sobreviven para ofrecer su versión de los hechos. ¿Amaba a Napoleón al principio? Probablemente no. ¿Llegó a amarlo? Probablemente si.

Napoleón le permitió desafiar su edad y sus críticas, y cuidó bien de sus hijos, Hortense y Eugène. En última instancia, tanto Josefina como Napoleón amaban el poder más que el uno al otro.

Un matrimonio dinástico. Napoleón se casa con la archiduquesa María Luisa de Austria, hija del emperador Francisco I, en el Salon Carré del palacio del Louvre. Óleo por Georges Rouget. Palacio de Versalles. RMN-Grand Palais


Reconocieron los beneficios de trabajar juntos y lograron un vertiginoso ascenso hasta la cima. Al final, la necesidad de Napoleón de tener un hijo desestabilizó tanto al régimen como a su matrimonio, pero su visita a Malmaison en su camino al exilio muestra lo mucho que Josefina significaba para él.

Josefina falleció el 29 de mayo de 1814, tan solo veinticinco días después de que su exmarido llegase a la isla-prisión de Elba. Su muerte encaja perfectamente con su relajada manera de vivir. Cuando los vencedores aparecieron en París, muchos comenzaron a visitarla en su palacio de Malmaison, como se visita al icono de una época. Encantadora, ella abrió las puertas de sus salones a todos los que pudieran hacerle un favor en el nuevo régimen. Uno de ellos fue el zar Alejandro I, el gran vencedor de su exmarido, que además coqueteaba abiertamente con su hija Hortensia. Durante un paseo en calesa con él, cogió frío y enfermó. Aun así, mantuvo el mismo ritmo de encuentros sociales durante días hasta que tuvo que guardar cama y, finalmente, falleció. Tenía casi 51 años, la edad de Bonaparte en el momento de su muerte en 1821.

Ella había permanecido leal, aunque no siempre fiel, y había sido un talismán de la suerte. Poco antes de morir en 1821, Napoleón soñó con ella. Su fiel gran mariscal anotó : “Dijo que había visto a Josefina y había hablado con ella”. Esperaba que volvieran a estar juntos pronto.

Trailer oficial de la película "Napoleón" de Ridley Scott (noviembre, 2023)

COMENTARIOS

Nombre

actualidad,1017,ADN,2,agenda,6,agricultura,115,agujeros negros,4,ALCINE,1,alergia,5,alzheimer,66,anemia,1,animales,117,arañas,1,ARNm,1,arqueologia,85,artrosis,1,aspirina,1,astronomia,146,atrofia muscular espinal,1,audiovisual,200,autismo,16,ávaros,1,avuelapluma,8,BIC,3,biodiversidad,33,biotecnología,14,BIP,1,calefacción,1,calentamiento global,6,cambio climático,60,cancer,182,cannabidiol,1,cannabis,4,CAR-T,6,carnavales_2024,15,CBD,1,cemento,1,ciencia,418,cine,92,CO2,3,colesterol,3,compromiso179,8,computación cuántica,2,contaminación,17,convocatoria,56,COP28,5,covid-19,113,CRISPR,2,cultura,220,cultura_alcala,11,cultura_guadalajara,1,cultura_torrejon,2,danza,13,deal,62,demencia,5,dengue,1,deportes,289,depresión,5,diabetes,60,dieta,1,economia,383,economia_empleo,114,economia_negocios,362,economia_sociales,68,economia_vivienda,72,edición genética,8,El Niño,1,elecciones,5,elecciones_partidos,8,elecciones_UE2024,4,elecciones2023,78,elecciones2023_alcala,6,elecciones2023_coslada,1,elecciones2023_guadalajara,31,elecciones2023_madrid,7,elecciones2023_torrejon,24,elecciones2023_villalbilla,3,empleo,18,energia,861,energía nuclear,5,energía solar,41,energia_almacenamiento,7,energia_eolica,6,energías renovables,100,enfermedades infecciosas,1,enigmas,142,ensayos,3,enseñanza,1,envejecimiento,3,epigenética,1,epilepsia,2,esclerosis,19,esnoticia,3489,esnoticia_alcala,821,esnoticia_anchuelo,1,esnoticia_azuqueca,20,esnoticia_coslada,339,esnoticia_guadalajara,384,esnoticia_madrid,1379,esnoticia_sanfernando,168,esnoticia_torrejon,401,esnoticia_velilla,1,esnoticia_villalbilla,70,espacio,4,europa,15,eventos,23,exposiciones,46,FITUR_2023,18,FITUR_2024,16,FIVE,1,formacion,23,foros y debates,9,gastronomia,42,geología,1,glioblastoma,1,gripe aviar,2,hidrógeno verde,27,hispanidad,1,historia,170,historias,386,horteralia,1,huracanes,1,inca,1,influenza,1,inmigración,1,inmunoterapia,43,inteligencia artificial,92,James Webb,7,laboral,30,libros,154,lídar,1,litio,1,malaria,2,mayas,1,medicamentos,24,medioambiente,329,melanoma,1,micenas,1,microplásticos,4,miocarditis,1,mitosyleyendas,58,motor,535,motor_electricos,133,motor_hibridos,75,motor_innovacion,64,motor_mercado,140,motor_noticias,137,movilidad,9,mujer,1,museos,2,musica,28,naturaleza,129,Navidad2023,52,neurociencia,27,nocturia,1,nutricion,139,nutrición,4,obesidad,9,opinión,187,osteoartritis,1,parkinson,22,peliculas,35,permanente,1,personajes,92,pesca,1,plantas,36,poesia,41,polen,2,presupuestos2024,1,prime,72,psicologia,1,relatos,2,robótica,27,sal,1,salud,641,salud dental,13,salud mental,11,semana_santa,15,sueño,2,teatro,14,tecnologia,239,terremotos,1,THC,1,tradiciones,67,transporte,1,turismo,247,universo,9,vacunas ARN,5,vidasaludable,143,video,35,VIH,2,yuca,1,
ltr
item
La Crónica del Henares: HISTORIA. Napoleón y Josefina, una relación sustentada en el mutuo interés
HISTORIA. Napoleón y Josefina, una relación sustentada en el mutuo interés
Reseña de "Napoleón", de Ridley Scott
https://blogger.googleusercontent.com/img/b/R29vZ2xl/AVvXsEhdXx8zcug-dG3HvnOS9Sx2pd9H-D9AupK92je0oAmTogxATLlG_8jfcgm6yPd9fxh7OxP4ihWxTQd3F-FccqORBiUqG9p-PMmvmOCbdc4cVh5mHv82nc9is_i0tJgFcRZNSoFThj1fU3sMayJBd75_rTYA7KbLJxJHMOmjdfOThV4fjaJK8YyEEK0r1qn1/s320/historia.jpg
https://blogger.googleusercontent.com/img/b/R29vZ2xl/AVvXsEhdXx8zcug-dG3HvnOS9Sx2pd9H-D9AupK92je0oAmTogxATLlG_8jfcgm6yPd9fxh7OxP4ihWxTQd3F-FccqORBiUqG9p-PMmvmOCbdc4cVh5mHv82nc9is_i0tJgFcRZNSoFThj1fU3sMayJBd75_rTYA7KbLJxJHMOmjdfOThV4fjaJK8YyEEK0r1qn1/s72-c/historia.jpg
La Crónica del Henares
https://www.cronicadelhenares.com/2023/11/historia-napoleon-y-josefina-una.html
https://www.cronicadelhenares.com/
https://www.cronicadelhenares.com/
https://www.cronicadelhenares.com/2023/11/historia-napoleon-y-josefina-una.html
true
5995595061750506997
UTF-8
Cargar todos los posts No se encuentra Ver todo Leer más Responder Cancelar respuesta Borrar Por Inicio Páginas Posts Ver todo Relacionados Etiqueta ARCHIVO BUSCAR Todos los posts No se encuentra INICIO Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre Ene Feb Mar Abr Mayo Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic justo ahora hace 1 minuto hace $$1$$ minutos hace 1 hora hace $$1$$ horas Ayer hace $$1$$ días hace $$1$$ semanas hace más de 5 semanas Seguidores Siguen THIS PREMIUM CONTENT IS LOCKED STEP 1: Share to a social network STEP 2: Click the link on your social network Copy All Code Select All Code All codes were copied to your clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy Tabla de contenidos