NATURALEZA. Parque Rural de Anaga (Tenerife): una maravilla natural para descubrir lentamente

Explorar Anaga es viajar a un lugar de claro sabor rural y a una época pasada en la que la relación entre los humanos y su entorno era más e...

Explorar Anaga es viajar a un lugar de claro sabor rural y a una época pasada en la que la relación entre los humanos y su entorno era más estrecha.

25 mayo 2024.- El Parque Rural de Anaga supone para Tenerife un auténtico milagro de la naturaleza. Este macizo montañoso, que ocupa la zona nororiental de la isla, es una auténtica meca para senderistas y amantes de los espacios naturales en general. El Parque Rural de Anaga es un paraíso a descubrir lentamente que concentra la mayor biodiversidad de Canarias y tradiciones heredadas de los aborígenes.

La zona, que fue declarada como Parque Rural de Anaga en 1994, también fue declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco, en 2015. Declaraciones que no hacen sino reconocer la singularidad geológica y biológica de Anaga, porque es el lugar que cuenta con mayor cantidad de endemismos de España.

Además, y de alguna forma, el Parque Rural de Anaga completa la singularidad medioambiental de Tenerife, sobre todo atendiendo al otro gran espacio natural de la isla: el Parque Nacional del Teide.

Foto: iStock

Anaga fue uno de los nueve menceyatos en los que los guanches dividieron la isla antes de la conquista castellana a finales del s. XV. Su aislamiento hacía de este enclave una valiosa fortaleza natural con salida al Atlántico y terrenos fértiles para el cultivo del cereal. Precisamente, este aislamiento ha hecho que Anaga continúe preservándose como el pulmón verde de Tenerife. Una selva con una biodiversidad inabarcable donde aparecen pequeños caseríos de tradiciones antiguas ligadas a este entorno, que le han valido el reconocimiento de Parque Rural desde 1994. Estos son los lugares clave para tomarle el pulso a la jungla de Tenerife

El eje vertebrador de todo el Parque Rural de Anaga es el macizo montañoso de Anaga que tiene el mismo nombre. Éste se extiende desde la Punta de Anaga, en el extremo nororiental de la isla, hasta el pico de la Cruz del Carmen (a 920 metros sobre el nivel del mar). Entre ambos puntos geográficos se levantan varios picos más (o roques) de interés: Pico Limante, Pico del Inglés y Cruz de Taborno.

Este macizo tiene una altura media de unos 850 metros sobre el nivel del mar y se extiende por los municipios de Santa Cruz de Tenerife, San Cristóbal de La Laguna y Tegueste. La altura máxima de los roques no suele exceder los 1.000 metros pero, entre ellos, existen profundos barrancos con más 300 metros de desnivel.

Es en estas depresiones donde crecen espesos bosques de laurisilva, donde conviven numerosas especies vegetales y animales. Son lugares ideales para la práctica del senderismo y otros deportes al aire libre.

Macizo de Anaga. Parque rural de Anaga.

Draguillo, Chamorga, Chinamada… Diseminados sobre las laderas del Parque Rural, con sus casitas blancas y aire rústico, hay hasta 26 caseríos donde habitan cerca de 2.500 personas y donde el tiempo parece haberse detenido por completo. Sus habitantes siguen respetando las tradiciones que han domesticado este territorio salvaje. 

En sus bancales de cultivo siguen sembrando la papa, la batata, el ñame o la vid y en sus montes siguen pastando las cabras con las que se elaboran sus famosos quesos. La producción de vinos en este lugar también merece un capítulo aparte. Taganana es el pueblo más importante del macizo de Anaga y uno de los más antiguos de la isla. Conserva trazos de la arquitectura tradicional canaria que evidencian monumentos como la iglesia de Nuestra Señora de las Nieves, edificada entre los siglos XVI y XVIII, o la ermita de Santa Catalina, construida en XVII.

Foto: iStock

A diez kilómetros al norte de San Esteban de La Laguna, la carretera TF-12 atraviesa terrenos de pasto y de brezo para transportar al viajero a una de las puertas de entrada y balcón obligatorio del parque rural: el mirador de Jardina. Antes de tomarle el pulso a este macizo, conviene alzarse hasta 854 metros y hacerse una idea del cúmulo de montes que se envuelven con el follaje y van estrujando el terreno hasta alcanzar la costa de Santa Cruz y de Bajamar. 

En medio de ellos, aparece una llanura donde abundan los campos de cultivo, las casas coloridas y donde se contempla San Cristóbal de la Laguna, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, desde su mejor atalaya. Si los vientos alisios son benévolos y el mar de nubes no se adueña de la cara norte de la isla, habrá oportunidad para deleitarse con la icónica estampa del pico del Teide (3.718 m) al sur. 

Foto: iStock

Roque Bermejo es una aldea que se aferra al extremo nordeste del macizo, de pequeñas calas de arena negra, tan solitarias como se pudiera imaginar, y un imponente pitón volcánico de color rojizo que le da su nombre. 

De poco más que cuatro casas y cero habitantes, según el censo de población, la ruta de senderismo que conecta Roque Bermejo con Chamorga, pasando junto al faro de Anaga, es una de las más famosas del lugar. ¿La vuelta? Mejor en zódiac hasta la playa de las Teresitas para surcar las aguas agitadas de la costa agreste de Anaga que poco tiene que envidiar a la de Costa Rica.

Los que sean amantes del surf están de enhorabuena y los que no, también. Expuesta a los vientos alisios y las olas del Atlántico se encuentra la playa de Benijo, junto a la localidad de Taganana. Tranquila y solitaria, tan solo se puede acceder caminando por un sendero de escaleras. Además de sus olas perpetuas, la práctica del nudismo, su oscura arena volcánica y 300 metros de longitud, la playa de Benijo cuenta con una perspectiva privilegiada de los Roques de Anaga. Estas formaciones telúricas emergen desde el Atlántico para volver a sumergirse en un halo de misterio con la luz del atardecer.

Foto: iStock

El de Chinamada es otro de los caseríos extraviados en la selva de Anaga. Fue un importante asentamiento aborigen, enclavado a 600 metros de altitud entre los barrancos de la Angostura y Tomadero del Río. Hoy se conservan aquí una treintena de casas-cueva que sirven aun de vivienda como en tiempos del menceyato. 

Este pueblo ha sido declarado Patrimonio Histórico-Cultural por sus curiosas cavidades, horadadas en la loma de los montes y sobre las terrazas de cultivo. Todas están acondicionadas con fachadas tradicionales e interiores frescos y algunas como alojamientos rurales para turistas.

Senderos de Anaga
Así pues, para los senderistas, el Parque Rural de Anaga es una auténtica meca. Diversas rutas cruzan la zona, con dificultades y extensión variables. Algunos de los recorridos más recomendables son:

  • De San Andrés al roque de las Bodegas: en esta ruta lineal se tiene la oportunidad de disfrutar de la contemplación de uno de los palmerales más singulares de la isla, el de El Cercado. En total, ocho kilómetros de un recorrido relativamente sencillo.
  • Entre Valle Brosque y Mataborricos (por Casas de la Cumbre): con una dificultad media, esta ruta tiene 8,5 kilómetros de recorrido circular. Buena parte de la caminata se realiza a través de un tupido bosque de laurisilva. Desde Casas de la Cumbre se disfruta de una magnífica panorámica de Santa Cruz de Tenerife.
  • De la playa al roque de Benijo: 12 kilómetros de ruta circular, que parten y terminan en una de las playas más espectaculares del norte de Tenerife, la del Benijo. Se trata de una ruta con bastante dificultad y en la que conviene caminar con mucha precaución. Aún así, las panorámicas y la belleza de los parajes merecen mucho la pena.
  • Desde el Caserío de Taborno hasta la Punta del Hidalgo: ruta de 13,5 kilómetros que cruza tres valles y cuatro barrancos. Además, varios parajes rurales e, incluso, un canal (el de Bejía), que atraviesa varios túneles. La dificultad es media-alta.
  • De Tegueste a la Mesa de Tejina: partiendo desde esa localidad, se recorren ocho kilómetros en una ruta circular que, en la bajada, permite contemplar bonitas vistas de la costa.
Parque rural de anaga. Senderos de Anaga.



Consejos para visitar Anaga
La primera consideración antes de visitar Anaga es el clima, pues se trata de uno de los lugares de la isla con mayor influencia de los vientos alisios. Éstos arrastran hasta este lugar la humedad del océano, que al llegar aquí se queda atrapada en las montañas y bosques en forma de niebla y lluvia. Por tanto, por muy soleado que esté el día en el punto de partida, al Parque Rural de Anaga hay que ir siempre con ropa impermeable y/o paraguas y alguna prenda de abrigo.

También es importante llevar un calzado adecuado y cerrado para caminar por terrenos especialmente abruptos. Es decir, las chanclas y sandalias, mejor dejárselas en el hotel.

Por la habitual presencia de la niebla es más que recomendable seguir siempre los senderos señalizados, a no ser que se cuente con la asistencia de algún guía experto en la zona. De esta forma también hay garantías de continuar preservando la valiosa biodiversidad de este entorno protegido.

Sobre esto, rutas senderistas hay muchas en Anaga y con diferentes grados de dificultad. Al elegir cualquiera de ellas conviene constatar su nivel de exigencia y adaptarse a las condiciones físicas de cada cual, pues las hay bastante duras. Incluso hay rutas de varios días de duración, aunque también hay cómodos paseos de apenas una hora.

Desde la costa, los senderos se adentran en el corazón del parque. Aquí, entre las colinas, que elevan el macizo hasta los mil metros de altitud, se custodia uno de los mayores tesoros biológicos de la Macaronesia: el bosque de laurisilva.


El Bosque encantado en Tenerife

Con todo, en el Parque Rural de Anaga el sendero más conocido es el llamado Bosque encantado, un recorrido que cada año realizan miles de personas. Y, prácticamente, todas ellas quedan fascinadas por la sobrecogedora belleza de este entorno.

El sendero se adentra en la llamada Reserva Natural Integral de El Pijaral, que ocupa una extensión de unas 300 hectáreas. En esa superficie se encuentra una de las mayores concentraciones de helechos (con una gran diversidad de especies) de las islas Canarias. Entre ellos, el que da nombre a este lugar, Píjara (Woodwardia radicans), cuyas hojas alcanzan una longitud de hasta tres metros.

Bosque encantado. Parque rural de Anaga.


En cuanto al sendero, como tal, es de una dificultad relativamente sencilla y con una longitud de algo menos de siete kilómetros. Junto a la diversidad botánica que crece a lo largo de toda la ruta conviene estar atentos a los sonidos que emiten las muchas aves que viven en esta auténtica jungla.

La ruta se adentra por una zona de especial protección. Por eso, ante de animarse a realizarla conviene pedir la autorización al organismo pertinente del Cabildo de Tenerife, o bien contratar los servicios de una empresa especializada.

Centro de Visitantes de la Cruz del Carmen

Para conocer mejor la singularidad del Parque Rural de Anaga es casi obligada la visita al Centro de Visitantes de la Cruz del Carmen. Allí informan a senderistas y amantes de la naturaleza sobre la diversidad biológica y geológica de este lugar. También sobre las posibilidades de visita, así como de las actividades que pueden desarrollarse en Anaga.

También brindan información sobre las diferentes especies vegetales que pueblan el Parque Rural de Anaga, desde las cumbres hasta la playa. Algunas de estas plantas son: los ya mencionados helechos y laurisilvas de las zonas altas; las sabinasdragos y palmeras de las zonas medias; y los cardones y tabaibas de las zonas bajas.

Debido a que ocupa desde el nivel del mar hasta las cumbres, la flora del parque varía según la cota de altitud. En las zonas más elevadas la vegetación está caracterizada por la laurisilva de cumbres, en las medianías los sabinares, los   dragos, palmeras, y en las zonas más bajas los cardonales-tabaibales tabaibas y cardones. Contiene en su interior las Reservas Naturales Integrales de el pijaral, Ijuana y los Roques de Anaga. Además este espacio ha sido declarado zona de especial protección para las aves, ya que para especies como las palomas de laurisilva este bosque constituye un hábitat de importancia vital para su  biología.


El capítulo ornitológico, como también hemos mencionado, es de gran importancia. Aquí habitan aves como la pardela cenicienta y el cernícalo, búhos o palomas rabique y turqué. Y no hay que perder de vista que esta Reserva de la Biosfera incluye también una parte marina, donde habitan especies como el chucho (un tipo de manta), la merluza canaria o la vieja.

Foto: iStock


Miradores de Anaga

Todo el Parque Rural de Anaga está salpicado de miradores desde los que contemplar tanto la belleza del parque como tal como, en la lejanía, algunos de los hitos paisajísticos de la isla de Tenerife. Estos son los principales miradores:

  • Mirador de Jardina: si se accede al parque desde La Laguna es el primero de los que se encuentran en el recorrido. Desde aquí se puede admirar buena parte del valle en el que se sitúa esa localidad, que fue la primera capital de la isla.
  • Cruz del Carmen: está situado junto al Centro de Visitantes de ese mismo nombre. Si el tiempo lo permite, pues los vientos alisios suelen cubrir este punto con niebla (o lluvia horizontal), desde aquí se puede contemplar buena parte de la isla y, por supuesto, el pico del Teide.
  • Mirador del Pico del Inglés: tan atractivo como las vistas desde este lugar, no muy lejano a Cruz del Carmen, es el acceso al mirador. Sobre todo el punto donde arranca el camino viejo, entre dos paredes cortadas a pico y completamente cubiertas de laurisilva.
  • Roque Mogote: este es el lugar ideal para admirar el dramático encuentro geológico entre la lava solidificada de erupciones históricas y el océano. Desde aquí se pueden divisar profundos barrancos, además de los roques de Anaga.
Anaga, un bosque de cuento


Qué ver en los alrededores

La principal localidad de referencia para la visita al Parque Rural de Anaga es San Cristóbal de La Laguna, o simplemente La Laguna. Fue la primera capital de la isla y, por su rico patrimonio histórico y artístico, está en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 1999. Aquí son muy característicos los colores en que se han pintado sus casas, muchas de ellas con los típicos balcones canarios de madera.

También relativamente próxima a Anaga está Santa Cruz de Tenerife (vincular a URL correspondiente?), la capital actual, donde se puede visitar su casco histórico. Allí se sitúa el tradicional Mercado de La Recova, un lugar ideal para descubrir y degustar los mejores sabores del archipiélago canario. También está en la ciudad el llamativo Auditorio de Tenerife Adán Martín, obra de Santiago Calatrava.

Y al borde mismo del Parque Rural de Anaga se sitúa la localidad de San Andrés, junto a la que se encuentra la playa de Las Teresitas,  sin duda la más espectacular de esta zona de Tenerife, cubierta con arenas doradas traídas desde el desierto del Sahara.

Información de interés

Cómo llegar

En coche:

  • Desde Santa Cruz de Tenerife: algo más de 24 km (40 minutos), por una carretera serpenteante y estrecha, son los que separan la capital insular de la zona de Las Casas de la Cumbre. Hay que tomar la TF-11 y luego la TF-12.
  • Desde el aeropuerto Tenerife Sur: similar distancia hay hasta ese punto desde el aeropuerto de Tenerife Norte (Los Rodeos), tomando las carreteras TF-5, TF-13 y TF-12.

En autobús:

  • Para ir en bus desde La Laguna se pueden tomar las líneas 076, 077, 273, 274 y 275. Desde Santa Cruz de Tenerife se puede llegar con las líneas 945 y 947

Información turística

Parque Rural de Anaga.

COMENTARIOS

Nombre

actualidad,1041,ADN,2,agenda,6,agricultura,118,agujeros negros,4,ALCINE,1,alergia,5,alzheimer,66,anemia,1,animales,119,arañas,1,ARNm,1,arqueologia,86,artrosis,1,aspirina,1,astronomia,148,atrofia muscular espinal,1,audiovisual,209,autismo,17,ávaros,1,avuelapluma,8,BIC,3,biodiversidad,33,biotecnología,14,BIP,1,calefacción,1,calentamiento global,10,calor,2,cambio climático,63,cancer,184,cannabidiol,1,cannabis,4,CAR-T,6,carnavales_2024,15,CBD,1,cemento,1,ciencia,422,cine,97,CO2,5,colesterol,3,compromiso179,8,computación cuántica,3,contaminación,19,convocatoria,42,COP28,5,covid-19,115,CRISPR,2,cultura,209,cultura_alcala,13,cultura_guadalajara,1,cultura_torrejon,1,danza,10,deal,62,demencia,5,dengue,1,deportes,303,depresión,5,diabetes,60,dieta,1,economia,392,economia_empleo,119,economia_negocios,366,economia_sociales,69,economia_vivienda,72,edición genética,8,El Niño,1,elecciones,23,elecciones_partidos,8,elecciones_UE2024,26,elecciones2023,78,elecciones2023_alcala,6,elecciones2023_coslada,1,elecciones2023_guadalajara,31,elecciones2023_madrid,7,elecciones2023_torrejon,24,elecciones2023_villalbilla,3,empleo,18,energia,870,energía nuclear,5,energía solar,43,energia_almacenamiento,8,energia_eolica,10,energías renovables,102,enfermedades infecciosas,2,enigmas,145,ensayos,3,enseñanza,1,envejecimiento,4,epigenética,1,epilepsia,2,esclerosis,20,esnoticia,3593,esnoticia_alcala,842,esnoticia_anchuelo,1,esnoticia_azuqueca,36,esnoticia_coslada,351,esnoticia_guadalajara,396,esnoticia_madrid,1415,esnoticia_sanfernando,172,esnoticia_torrejon,423,esnoticia_velilla,1,esnoticia_villalbilla,75,espacio,4,europa,18,eventos,23,exposiciones,42,FITUR_2023,18,FITUR_2024,16,FIVE,1,formacion,27,foros y debates,29,gastronomia,43,geología,1,glioblastoma,1,gripe aviar,2,hidrógeno verde,27,hispanidad,1,historia,173,historias,398,horteralia,1,huracanes,1,inca,1,influenza,1,inmigración,1,inmunoterapia,43,inteligencia artificial,95,James Webb,7,laboral,31,libros,157,lídar,1,litio,1,malaria,2,mayas,2,medicamentos,25,medioambiente,336,melanoma,1,micenas,1,microplásticos,5,miocarditis,1,mitosyleyendas,58,motor,543,motor_electricos,134,motor_hibridos,77,motor_innovacion,64,motor_mercado,143,motor_noticias,139,movilidad,10,mujer,1,museos,2,musica,24,naturaleza,130,Navidad2023,52,neardental,1,neurociencia,27,nocturia,1,nutricion,139,nutrición,4,obesidad,9,opinión,193,osteoartritis,1,parkinson,23,peliculas,35,permanente,1,personajes,93,pesca,1,plantas,37,plásticos,1,poesia,41,polen,2,presupuestos2024,1,prime,94,psicologia,1,relatos,2,robótica,28,sal,1,salud,654,salud dental,13,salud mental,11,semana_santa,15,sueño,2,teatro,17,tecnologia,241,terremotos,1,THC,1,tradiciones,67,transporte,1,turismo,248,universo,10,vacunas ARN,5,vidasaludable,145,video,35,VIH,2,yuca,1,
ltr
item
La Crónica del Henares: NATURALEZA. Parque Rural de Anaga (Tenerife): una maravilla natural para descubrir lentamente
NATURALEZA. Parque Rural de Anaga (Tenerife): una maravilla natural para descubrir lentamente
https://blogger.googleusercontent.com/img/b/R29vZ2xl/AVvXsEhl8_cs7JiYQmfIFevSazuxODhvtewmwVCat3a1p4Xw8-VKhgSOdZBlsyrGIIOtD1hh2X-RjuQdfmvA0jc_WA-xBGZOmlPgULcSPekIVoRoi00R1sNHZUUkxkwyFQRaL1GMg_-iECvxjCjTB9B6uJh3QJ7sms-LwXqAv9t5MOQhALC3PMxphwA12hTuoXTP/s320/nature.jpg
https://blogger.googleusercontent.com/img/b/R29vZ2xl/AVvXsEhl8_cs7JiYQmfIFevSazuxODhvtewmwVCat3a1p4Xw8-VKhgSOdZBlsyrGIIOtD1hh2X-RjuQdfmvA0jc_WA-xBGZOmlPgULcSPekIVoRoi00R1sNHZUUkxkwyFQRaL1GMg_-iECvxjCjTB9B6uJh3QJ7sms-LwXqAv9t5MOQhALC3PMxphwA12hTuoXTP/s72-c/nature.jpg
La Crónica del Henares
https://www.cronicadelhenares.com/2024/05/naturaleza-parque-rural-de-anaga.html
https://www.cronicadelhenares.com/
https://www.cronicadelhenares.com/
https://www.cronicadelhenares.com/2024/05/naturaleza-parque-rural-de-anaga.html
true
5995595061750506997
UTF-8
Cargar todos los posts No se encuentra Ver todo Leer más Responder Cancelar respuesta Borrar Por Inicio Páginas Posts Ver todo Relacionados Etiqueta ARCHIVO BUSCAR Todos los posts No se encuentra INICIO Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre Ene Feb Mar Abr Mayo Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic justo ahora hace 1 minuto hace $$1$$ minutos hace 1 hora hace $$1$$ horas Ayer hace $$1$$ días hace $$1$$ semanas hace más de 5 semanas Seguidores Siguen THIS PREMIUM CONTENT IS LOCKED STEP 1: Share to a social network STEP 2: Click the link on your social network Copy All Code Select All Code All codes were copied to your clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy Tabla de contenidos