HISTORIA. Tarascos: el imperio purépecha que plantó cara a los aztecas

tarascos, purépechas

 

Un mapa de México que indica en verde la extensión del imperio tarasco en el período posclásico tardío (1350-1520 EC) y la capital tarasca de Tzintzuntzan. Al este, el vecino imperio azteca.

03 septiembre 2022.- La civilización tarasca (también conocida como purépecha, por su idioma) dominó el occidente de México y construyó un imperio que la pondría en conflicto directo con esa otra gran civilización mesoamericana del período posclásico, los aztecas. El estado tarasco, con su capital en Tzintzúntzan ("Lugar de los colibríes") en el lago de Pátzcuaro, controlaba un imperio de más de 75.000 kilómetros cuadrados, solo superado por el imperio azteca.

Los tarascos, bien conocidos por sus sobresalientes habilidades musicales y artísticas, son ante todo famosos por su tecnología metalúrgica altamente avanzada que existía antes de la llegada de los españoles. Su conocimiento en orfebrería se consideraba netamente superior al de los vecinos aztecas.

Muchos se han preguntado ¿de dónde viene el nombre 'tarasco'?. Este nombre proviene de la palabra "tarascue" en lengua purépecha, y significa " suegro " o " yerno ". Los españoles lo tomaron como su nombre, por razones que se han atribuido a diferentes leyendas. 

Eran guerreros feroces, que nunca fueron conquistados y en sus años de gloria, sellaron con éxito grandes áreas de la dominación azteca.

La antigua civilización purépecha existió en el moderno estado mexicano de Michoacán, así como en secciones de Guanajuato y Jalisco. Fundada a principios del siglo XIV, la civilización purépecha fue contemporánea a los aztecas y bloqueó su expansión en la zona. De hecho, eran el segundo imperio más grande de Mesoamérica en ese momento, un hecho que solo recientemente se ha reconocido.

Orígenes Culturales

La historia de la civilización tarasca se ha reconstruido a partir del registro arqueológico y la tradición oral local, principalmente los relatados en la Relación de Michoacán escrita por el fraile franciscano Jerónimo de Alcalá a mediados del siglo XVI d.C.  Los propios purépechas no dejaron ningún registro escrito.

Mientras que los tarascos tenían una deuda cultural con las civilizaciones tribales anteriores del Bajío y Michoacán, la cultura purépecha de hecho tenía una historia de más de dos milenios. Los tarascos se asentaron en el centro y norte de Michoacán (que significa 'lugar de los maestros de los peces') alrededor de las cuencas lacustres de Zacapu, Cuitzeo y Pátzcuaro (actual México occidental). Desde el período Preclásico Tardío (150 a. C. - 350 d. C.), la sociedad purépecha se convirtió en una cultura más sofisticada con un alto grado de centralización política y estratificación social en el período Posclásico Medio (1000/1100-1350 d. C. ). Según la Relación , la tribu más importante fue la de los Wakúsecha (de la etnia chichimeca), cuyo jefe Taríakuri estableció la primera capital en Pátzcuaro alrededor de 1325 EC.

El territorio controlado por el estado tarasco ahora era el doble de la extensión de las generaciones anteriores y, en consecuencia, aumentó la producción y el comercio de maíz, obsidiana, basalto y cerámica  El aumento del nivel del lago en la cuenca de Pátzcuaro también significó el abandono de muchos sitios bajos y la competencia por los recursos se hizo cada vez más feroz. Así también, en las tierras altas de Zacapu, la concentración de población aumentó considerablemente, de modo que 20.000 personas habitaron solo 13 sitios. Este período estuvo marcado por un aumento en las rivalidades entre los estados locales y una inestabilidad general entre la élite gobernante, pero los cimientos del gran imperio tarasco ya estaban en su lugar.

Lengua tarasca y sus raíces

No se sabe mucho sobre sus antepasados. A diferencia de los aztecas, los tarascos no dejaron historias documentales personales, y no tenían un misionero-historiador-defensor dispuesto a escribir su historia tal como podría haber sido dictada en el momento de la conquista.

La mejor fuente de información histórica es la 'Relación de Michoacán' compilada por un fraile franciscano español anónimo alrededor de 1538. Es un documento dedicado al gobierno, tradiciones y rituales religiosos de los tarascos.

Si bien se desconocen sus orígenes, el idioma purépecha, que no tiene relación con ningún otro en Mesoamérica. Se cree que su idioma está lejanamente relacionado con el idioma de los indios zuñi de Nuevo México y con el idioma quechua-aymara de algunos pueblos indígenas de América del Sur.

Sin embargo, no se ha descubierto evidencia de lenguaje escrito. En cambio, parece que definieron y registraron la historia en artefactos que se colocaron en las tumbas.

Las pirámides en ruinas de Tzintzuntzan. Fuente: Secretaría de Turismo de Michoacán


Tzintzúntzan

Desde el período Posclásico tardío (1350-1520 EC, también conocida como la fase Tariacuri en este contexto), la capital tarasca y el asentamiento más grande se encontraba en Tzintzúntzan en el brazo noreste del lago de Pátzcuaro. Los tarascos también controlaban, a través de un sistema político altamente centralizado y jerárquico, más de 90 ciudades alrededor del lago. Para 1522 EC, la población de la cuenca era de 80.000 habitantes, mientras que Tzintzúntzan contaba con una población de 35.000. La capital fue el centro administrativo, comercial y religioso del imperio tarasco y sede del rey o Kasonsí. Se llevaron a cabo extensos proyectos de riego y terrazas para hacer que una población tan grande sea sostenible en la agricultura local, pero las importaciones significativas de bienes y materiales siguieron siendo una necesidad.

Una red de mercados locales y un sistema de tributos aseguraban que hubiera una cantidad suficiente de bienes básicos, pero también había un suministro disponible de cerámica, conchas y metales (particularmente lingotes de oro y plata ), y también mano de obra para satisfacer la demanda. En estos concurridos mercados se compraban y vendían frutas, verduras, flores, tabaco, alimentos preparados, productos artesanales y materias primas como obsidiana, cobre y aleaciones de bronce. 

El estado controlaba la extracción y fundición de plata y oro (en la cuenca del Balsas y Jalisco), y la producción de bienes elaborados con estos materiales preciosos provenía de hábiles artesanos que probablemente residían en el palacio .complejo de Tzintzúntzan. Existe alguna evidencia de producción independiente de oro y plata en las regiones sureste y oeste, compatible con evidencia de centros administrativos secundarios y terciarios. Además, los tarascos importaron turquesas, cristales de roca y piedras verdes mientras que del tributo local adquirieron algodón, cacao, sal y plumas exóticas. Los propios tarascos fueron los productores más importantes de campanas de estaño-bronce, cobre y aleaciones de cobre (utilizadas en danzas ceremoniales) en Mesoamérica.

Un quemador de incienso de una deidad con un tocado del dios de la lluvia Tlaloc. Producido por la civilización tarasca que floreció en el oeste de México entre 1350 EC y 1522 EC. (Museo de Arte Snite, Indiana)


El estado tarasco también controlaba la asignación de tierras, las minas de cobre y obsidiana, los bosques, la industria pesquera y los talleres artesanales en general. Sin embargo, el grado de control no está claro y es posible que las comunidades locales y los líderes tribales tradicionales hayan otorgado acceso real a estos recursos. Estos diversos grupos étnicos dentro del imperio, aunque sujetos políticamente a Tzintzúntzan, también mantuvieron su propio idioma e identidades locales, pero en tiempos de guerra, su tributo regular a sus señores tarascos se incrementó con el suministro de guerreros.

Según la Relación de Michoacán, la nobleza tarasca se dividía en tres grupos: realeza, alta y baja nobleza (la élite Wakúsecha). La realeza residía en la capital y el sitio sagrado de Ihuátzio, que de hecho había sido la anterior capital tarasca. El funeral de un rey tarasco se describe en la Relación donde se sacrifica la comitiva del gobernante muerto para acompañarlo en la tierra de los muertos: 40 esclavos varones, sus siete esclavas favoritas, su cocinera, vinoteca, asistente de baño y, por último, el médico que no había podido evitar su muerte.

Detalle de las estructuras de las pirámides de Tzintzuntzan con el lago de Pátzcuaro al fondo. Las pirámides de Tzintzuntzan fueron construidas y cubiertas con piedras decoradas. Hay evidencia que sugiere que estos fueron pintados de rojo, según el Instituto Nacional de Antropología e Historia . Hasta la fecha solo se han reconstruido dos de las tres pirámides. En la parte superior de estas pirámides había edificios de madera para realizar ceremonias importantes como los entierros. (INAH)


Religión

La religión tarasca estaba dirigida por un Sumo Sacerdote Supremo que era el jefe de una clase sacerdotal de múltiples niveles. Los sacerdotes eran fácilmente identificados por la calabaza de tabaco que llevaban alrededor del cuello. La religión tarasca reivindicaba la cuenca de Pátzcuaro como el centro del cosmos, o al menos su centro de poder. El universo tenía tres partes: el cielo, la tierra y el inframundo. El cielo estaba gobernado por la deidad más importante, el dios sol Kurikaweri, cuya esposa era Kwerawáperi, la diosa madre tierra. Su hijo más importante fue Xarátenga, la diosa de la luna y el mar.

Los tarascos también parecen haber tomado divinidades locales anteriores y metamorfoseadas o combinadas con dioses tarascos totalmente originales. Además, los dioses de las tribus conquistadas solían incorporarse al panteón oficial tarasco. Kurikaweri fue adorado quemando leña y ofreciendo sacrificios humanos y sangrías, y se construyeron pirámides en honor a los dioses tarascos, cinco en Tzintzúntzan y cinco en Ihuátzio. Una característica peculiar de la religión tarasca fue la ausencia de dioses mesoamericanos tan comunes como el dios de la lluvia ( Tlaloc ) y el dios serpiente emplumada ( Quetzalcóatl ). Los tarascos tampoco usaban el calendario de 260 días pero sí empleaban el año solar de 18 meses con meses de 20 días.

Las estructuras piramidales distintivas de la capital tarasca Tzintzuntzan, período posclásico tardío (1350-1520 EC). Estas estructuras, conocidas como yacata, son únicas en Mesoamérica y combinan pirámides escalonadas rectangulares y circulares sobre una gran plataforma plana. Las excavaciones dentro de ellos han revelado tumbas ricas en artefactos tarascos.


Arte y Arquitectura

Una característica única de la arquitectura posclásica tardía tarasca son las estructuras monumentales que combinan pirámides escalonadas rectangulares y circulares conocidas como yácata . Estos tienen forma de ojo de cerradura, pero también había pirámides rectangulares regulares. En Tzintzúntzan, cinco estructuras de este tipo descansan sobre una enorme plataforma de 440 m de largo. Los yácata estaban originalmente revestidos con losas de piedra volcánica muy ajustadas y las excavaciones en su interior han revelado tumbas ricas en artefactos. Frente a la yácata se colocaban esculturas para recibir ofrendas de sacrificio ( chacmools ) como en muchas otras culturas mesoamericanas. En Ihuátzio también hay un ejemplo de cancha para el juego de pelota mesoamericano.

La cerámica tarasca también fue distintiva con sus tinajas con pico y asas en forma de espolón (a veces en forma de animales y plantas), cuencos trípodes, vasijas en miniatura y pipas con tallos largos, todos muy decorados. Los tarascos también eran trabajadores metalúrgicos altamente calificados, especialmente en plata y oro. Además, eran expertos trabajadores de la obsidiana, en particular las orejeras y labret, que se recubría con una lámina de oro e incrustaciones de turquesa.

Imagen que muestra a los sacerdotes purépechas junto a una estructura piramidal, como la de Tzintzuntzan. ( Dominio público )


La amenaza azteca

Los imperios contemporáneos en expansión de los tarascos y sus vecinos del sur y el oeste, los aztecas, eventualmente entraron en competencia directa por el territorio y los recursos. De hecho, en cierto sentido, estas dos grandes potencias mesoamericanas se equilibraron entre sí. Los tarascos, quizás empleando subterfugios y sabotaje, forzaron a los aztecas a 50 millas de Tenochtitlan (ahora Ciudad de México).) en la década de 1470 EC, lo que llevó a un acuerdo sobre una frontera norte-sur entre los ríos Lerma y Balsas protegida por fortificaciones ubicadas estratégicamente para dominar los valles vulnerables. 

Con esta frontera asegurada, los tarascos continuaron su política de expansión en otros lugares. La mejor fuente arqueológica del poder e innovación militar tarasco es la fortaleza de Acámbaro. Fortalezas como esta, las estrategias militares que emplearon y el uso de armas de metal ayudan a explicar cómo el estado tarasco logró permanecer invicto ante el poderoso imperio azteca.

A pesar de las hostilidades entre las dos civilizaciones, hay alguna evidencia de comercio entre ellas, especialmente en puntos estratégicos como la ciudad comercial fronteriza de Taximoroa, pero también a través de tribus locales que actúan como intermediarios en las zonas de "amortiguación" fronterizas. Sin embargo, el registro arqueológico de intercambio cultural en términos de estilos artísticos se limita a un puñado de vasijas de cerámica encontradas en el territorio del respectivo socio comercial.

Conquista española

Cuando los españoles llegaron a Michoacán en 1522 EC, los tarascos, que previamente habían ignorado una petición de ayuda de los aztecas, llegaron a términos relativamente pacíficos con los nuevos amos de Mesoamérica.

En la década de 1520, los purépechas enfrentaron una decisión difícil. Habiendo oído hablar de la caída del Imperio Azteca ante los españoles, su líder Tangáxuan II, el último de los cazonci , cooperó con los españoles y, por lo tanto, se le otorgó una autonomía comparativamente grande. Sin embargo, esto no iba a durar mucho.

El 14 de febrero de 1530, Nuño de Guzmán, un conquistador famoso por ser cruel y despiadado, hizo torturar y ejecutar a Tangáxuan II. Después de esto, los españoles intentaron gobernar el área con una serie de gobernantes títeres, pero al final Tzintzuntzan fue destruido. Sus magníficas construcciones fueron desmanteladas y utilizadas como materiales de construcción para las construcciones españolas, una cruel y efectiva táctica de borrado utilizada por los españoles a lo largo de su saqueo y conquista de América del Sur.

Vista aérea de Tzintzuntzan. ( Estudios latinoamericanos )


Para saber más:

Coe, M.D. Mexico. Thames & Hudson, 2013.

Jones, D. Mythology of Aztec & Maya. Southwater, 2007.

Nichols, D.L & Pool, C.A. The Oxford Handbook of Mesoamerican Archaeology. Oxford University Press, USA, 2012.

Soustelle, J. Daily Life of the Aztecs on the Eve of the Spanish Conquest. Stanford University Press, 1961.

Townsend, R.F. The Aztecs. Thames & Hudson, London, 2009 

P. O. Koch, The Aztecs, the Conquistadors, and the Making of Mexican Culture

B. Warren, The Conquest of Michoacán

PURÉPECHAS, EL GRAN IMPERIO MESOAMERICANO QUE PREVALECE EN LA HISTORIA

Historia purépecha (Tarasca)

José Bernardo Romero. MICHOACÁN, TIERRA PURÉPECHA.

Mario Alberto Cerda. Sangre Purépecha: El imperio inconquistable.

Los tarascos y los purépechas. Academia.


COMENTARIOS

Nombre

actualidad,407,agenda,10,agricultura,13,alzheimer,18,animales,53,arqueologia,31,astronomia,63,autismo,10,cancer,73,ciencia,185,covid-19,59,cultura,72,deal,64,deportes,97,diabetes,29,economia_empleo,23,economia_negocios,184,economia_sociales,17,economia_vivienda,46,empleo,9,energia,342,enigmas,68,es,1,esclerosis,1,esnoticia,1158,esnoticia_alcala,234,esnoticia_coslada,87,esnoticia_guadalajara,148,esnoticia_madrid,503,esnoticia_sanfernando,76,esnoticia_torrejon,110,esnoticia_villalbilla,11,europa,2,eventos,35,exposiciones,28,gastronomia,5,historia,73,historias,51,inmunoterapia,14,inteligencia artificial,22,libros,43,medioambiente,131,mitosyleyendas,21,motor,291,motor_electricos,73,motor_hibridos,33,motor_innovacion,42,motor_mercado,76,motor_noticias,84,musica,10,naturaleza,72,nutricion,71,nutrición,3,opinión,81,parkinson,4,permanente,1,personajes,33,plantas,24,poesia,15,prime,32,salud,308,teatro,9,tecnologia,116,tradiciones,33,turismo,126,vidasaludable,63,video,16,
ltr
item
La Crónica del Henares: HISTORIA. Tarascos: el imperio purépecha que plantó cara a los aztecas
HISTORIA. Tarascos: el imperio purépecha que plantó cara a los aztecas
tarascos, purépechas
https://blogger.googleusercontent.com/img/b/R29vZ2xl/AVvXsEgbrNTGiM8MaLj0oSKLSRKMFna42VkNgwhABlEYjXI_qyM35f0y5k86-1HYDF2kM3LiUFvsRu-LV-TJZrjESE8mg6nShFbP7bFLcIjKPCs8EQ0250sxKFNC9mJatVQoWVKB4ZMSUTaLMqgEFybkLP0YgIZlXteTW9Kazqmgf--mrY1scjrWnIUdY3Qd-w/s320/Sin%20t%C3%ADtulo-1.jpg
https://blogger.googleusercontent.com/img/b/R29vZ2xl/AVvXsEgbrNTGiM8MaLj0oSKLSRKMFna42VkNgwhABlEYjXI_qyM35f0y5k86-1HYDF2kM3LiUFvsRu-LV-TJZrjESE8mg6nShFbP7bFLcIjKPCs8EQ0250sxKFNC9mJatVQoWVKB4ZMSUTaLMqgEFybkLP0YgIZlXteTW9Kazqmgf--mrY1scjrWnIUdY3Qd-w/s72-c/Sin%20t%C3%ADtulo-1.jpg
La Crónica del Henares
https://www.cronicadelhenares.com/2022/09/historia-tarascos-el-imperio-purepecha.html
https://www.cronicadelhenares.com/
https://www.cronicadelhenares.com/
https://www.cronicadelhenares.com/2022/09/historia-tarascos-el-imperio-purepecha.html
true
5995595061750506997
UTF-8
Cargar todos los posts No se encuentra Ver todo Leer más Responder Cancelar respuesta Borrar Por Inicio Páginas Posts Ver todo Relacionados Etiqueta ARCHIVO BUSCAR Todos los posts No se encuentra INICIO Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre Ene Feb Mar Abr Mayo Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic justo ahora hace 1 minuto hace $$1$$ minutos hace 1 hora hace $$1$$ horas Ayer hace $$1$$ días hace $$1$$ semanas hace más de 5 semanas Seguidores Siguen THIS PREMIUM CONTENT IS LOCKED STEP 1: Share to a social network STEP 2: Click the link on your social network Copy All Code Select All Code All codes were copied to your clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy Tabla de contenidos