PERSONAJES. Nefertiti, la Reina del Sol

20 noviembre 2022.-  Neferu Atón Nefertiti  (c. 1370 a. C.-c. 1330 a. C.) fue una reina de la dinastía XVIII de Egipto, la segunda Gran E...


20 noviembre 2022.- Neferu Atón Nefertiti (c. 1370 a. C.-c. 1330 a. C.) fue una reina de la dinastía XVIII de Egipto, la segunda Gran Esposa Real de Ajenatón (Akhenaton). Su nombre egipcio, nfr.u itn, nfrt.y.ty, se traduce como «Bondad de Atón, la bella ha llegado». Su belleza fue legendaria, pero tras su imagen sublime parece que su papel político y religioso en el desarrollo de la experiencia amarniana fue fundamental.

Su reinado se distingue por la frecuencia con que se realizaron representaciones monumentales que evocaban a la pareja real en la intimidad, y en especial la proximidad de sus hijas (jamás antes de esa época el arte oficial había representado a los soberanos en escenas familiares y privadas).

Aunque algunos egiptólogos creyeron que fue la que reinó con el nombre de Semenejkara, no se ha demostrado que sucediera a Akhenaton tras su muerte. Sería más verosímil hablar de reinado en colaboración parcial entre Akhenaton y su gran esposa real. Tampoco se ha podido demostrar que sobreviviera a su real esposo y, por tanto, que ella fuese Semenejkara. El busto de Nefertiti es una de las esculturas egipcias más conocidas.  A pesar de sus 3.500 años de antigüedad, conserva los colores originales.


La reina del Sol. Busto policromado de la reina Nefertiti hallado en Amarna por Borchardt en 1912. Museo Egipcio, Berlín.

Akhenaton puso un especial empeño en destacar el papel de su esposa en la fundación de la nueva capital, Amarna. Es así como dedica a la Gran Esposa Real una Sombra de Re (nombre que se daba a capillas para el culto solar dotadas de talleres, tierras y siervos), y menciona el palacio donde vivirá la reina y la tumba real donde será enterrada. 

En otro texto, el faraón reconoce de forma indirecta a Nefertiti como su consejera habitual y su participación en las principales decisiones del monarca. Más curiosa es otra proclama del rey: “He hecho el Horizonte del Sol como una finca para mi padre Atón y para que perdure como perteneciente a mi nombre o al nombre de la Gran Esposa Real Nerfer-neferuatón Nefertiti”. Akhenaton iguala así la perennidad de su propia memoria como constructor del Horizonte del Sol con la de la reina. 




El traslado de la corte desde Tebas, en el Alto Egipto, a Amarna en el año 8 de su reinado, convirtió a ambos soberanos, pero sobre todo a la reina, en los grandes protagonistas de la vida en la nueva capital. Audiencias en palacio, procesiones públicas y celebraciones religiosas jalonaban la agenda de los monarcas. En estos actos públicos tenía especial importancia la Calzada Real, una gran vía procesional que cruzaba la ciudad de norte a sus, flanqueada por templos y edificios oficiales. El paso de los carros reales a lo largo de esta avenida asombraría al pueblo con escenas inéditas: unas veces los reyes se besaban en público, mientras que en otras ocasiones era Nefertiti la que conducía su propio carro, algo nunca visto en otras reinas.

La señora de Amarna
Nefertiti se revistió de títulos que reflejan el excepcional relieve de su figura. Por ejemplo, en los jeroglíficos de una columna del Gran Palacio se le adjudica el título de Señora de las Dos tierras, sin que esté precedido por el de Gran Esposa Real, lo que la convierte en la única reina egipcia que se declaró Señora de todo Egipto sin el apoyo de su esposo. Por otro lado, en un relieve de la cabina del barco de la reina, ésta adopta la postura faraónica de aplastar la cabeza de una prisionera con la maza ritual, otra escena típica de las representaciones de los faraones egipcios. Otras imágenes de Amarna permiten atisbar la vida familiar de Akhenaton y Nefertiti, que mostraban sin tapujos su cariño por sus hijas. La delicadeza y serenidad de estas y otras escenas similares pone de relieve el cariño de una familia que goza de su intimidad.





En la imagen anterior se muestra una reconstrucción de Amarna, el Horizonte de Atón, a vista de pájaro. En el centro se ubicaban el palacio y dos templos dedicados al disco solar Atón. Desde el principio de su reinado, Amenhotep IV (Akhenaton) se había propuesto imponer como dios principal del país al Sol, como creador universal, bajo su advocación de Atón. La oposición del poderoso clero de Amón, llevó al faraón a trasladar la corte a un desierto deshabitado (Amarna) donde decidió cambiar su propio nombre adoptando el de Akhenaton “el espíritu viviente de Atón”. 

Fue en el año 5 de su reinado, durante un viaje por el Nilo, hasta llegar a la actual Tell el-Amarna donde el faraón tuvo una visión: “Fue mi padre Atón quien me aconsejó este lugar para que hiciera para él el Horizonte del Sol”. Hay quienes han visto en este faraón a la figura del bíblico Moisés por su culto monoteísta a un creador universal. Una obra gigantesca y una perfecta organización dieron sus frutos y en tan sólo tres años la nueva capital estaba construida. Gracias a ello, en el año 8 de su reinado Akhenaton y Nefertiti formalizaron el traslado de su corte a la nueva capital.






Kiya, la rival de Nefertiti
Nefertiti no fue la única esposa de Akhenaton. El faraón, como sus predecesores, tuvo otras mujeres. Entre ellas destaca Kiya, la “muy amada esposa del rey del Alto y Bajo Egipto, el que vive en la verdad, Señor de las Dos Tierras, Neferkheprura Waenre (que es) el divino hijo del Atón viviente y que vive por siempre eternamente”. Hay estudiosos que sugieren que Kiya era originaria de Mittani (reino hitita); incluso se ha propuesto que Kiya era Taduhepa, la hija del rey Tushratta de Mitanni. Sabemos que Kiya poseía una finca en Amarna, y al parecer ostentó cierta influencia en la corte y gozó del favor de su esposo Akhenaton.

Toda mención de Kiya cesa el año 12 del reinado de Akhenaton. Tal vez murió víctima de un parto. Su recuerdo fue posteriormente perseguido: sus imágenes e inscripciones están borradas o mutiladas, y sobre ellas se superponen figuras y textos de las princesas Meritamón y Ankhesenamón. El ataúd y los vasos canopos que se localizaron en la tumba Kv55 pudieron pertenecer a Kiya, y tal vez se reutilizaron para el entierro de un rey, probablemente Smenkhare.



La misteriosa desaparición de Nefertiti
A pesar del gran protagonismo de la reina en la historia de Amarna, ella misma debió ser consciente de la dificultad de asentar los nuevos principios religiosos en la mente de sus súbditos en tan poso tiempo. Es significativo que en el caso de las dos hijas pequeñas de Nefertiti (Neferura y Setepenra) se sustituyera el nombre de Atón por el de Re. Para colmo de males, la situación política internacional empeoró notablemente para Egipto cuando los príncipes vasallos se peleaban entre sí y el rey hitita Shuppiluliuma se apoderó de las colonias egipcias en siria.

Poco después del año 12 de su reinado murió Meketatón, la segunda hija de los reyes. Fue enterrada en una sala de la tumba real de Amarna, donde muestra el desconsuelo de sus padres y hermanas. Esta fue una de las últimas pariciones de la reina en los textos de la época. A partir del año 14 se pierde el rastro de la Nefertiti. 

Poco después de su desaparición del registro histórico, Akhenaton tomó un corregente con quien compartió el trono de Egipto. Esto ha causado considerables especulaciones sobre la identidad de esa persona. Una teoría afirma que fue la propia Nefertiti con un nuevo disfraz de mujer rey, siguiendo el papel histórico de otras mujeres líderes como Sobkneferu y Hatshepsut. Otra teoría introduce la idea de que haya dos corregentes, un hijo varón, Smenkhkare y Nefertiti bajo el nombre de Neferneferuaten (traducido como "El Aton es radiante resplandor [porque] el hermoso ha llegado" o "Lo perfecto es la perfección de Aton ").
Una placa de oro encontrada en la tumba de Tutankamón que representa a Tutankamón y Ankhesenamen juntos

Algunos estudiosos se muestran inflexibles sobre que Nefertiti asuma el papel de corregente durante o después de la muerte de Akhenaton. Jacobus Van Dijk, responsable de la sección Amarna de la Historia de Oxford del Antiguo Egipto, cree que Nefertiti se convirtió en corregente con su esposo, y que su papel como reina consorte fue asumida por su hija mayor, Meryetaten (Meritaten) con quien Akhenaton tuvo varios hijos. (El tabú contra el incesto no existía para las familias reales de Egipto). 
Además, son las cuatro imágenes de Nefertiti las que adornan el sarcófago de Akhenaton, no las diosas habituales, lo que indica su continua importancia para el faraón hasta su muerte y refuta la idea de que ella cayó en desgracia. También muestra su papel continuo como una deidad, o semi-deidad, con Akhenaton.
El busto icónico de Nefertiti, descubierto por Ludwig Borchardt, forma parte de la colección del Museo Egipcio de Berlín, actualmente en exhibición en el Museo Altes. Fuente de la imagen: Enciclopedia del Nuevo Mundo
Por otro lado, Cyril Aldred, autor de Akhenaton: Rey de Egipto, afirma que un shawabti funerario encontrado en la tumba de Akhenaton indica que Nefertiti era simplemente una reina reinante, no una corregente y que murió en el año real 14 de Akhenaton. 
Algunas teorías sostienen que Nefertiti todavía estaba viva y ejerció influencia sobre los miembros de la realeza más jóvenes que se casaron en la adolescencia. Nefertiti se habría preparado para su muerte y para la sucesión de su hija, Ankhesenpaaten, ahora llamada Ankhsenamun, y su hijastro y ahora yerno, Tutankamón. 
Esta teoría hace que Neferneferuaten muera después de dos años de reinado y luego sea sucedido por Tutankamón, que se cree que fue un hijo de Akhenaton. La nueva pareja real era joven e inexperta, según cualquier estimación de su edad. En esta teoría, la propia vida de Nefertiti habría terminado para el año 3 del reinado de Tutankhaton. En ese año, Tutankhaton cambió su nombre a Tutankamon y abandonó Amarna para devolver la capital a Tebas, como evidencia de su regreso al culto oficial de Amón.



Los reyes en familia. Esta estela de Amarna muestra a Akhenatón y Nefertiti jugando de un modo distendido con sus hijas. Museo Egipcio, Berlín.

La minería, fuente de ingresos
Las campañas militares, además de proveer gran cantidad de tributos, posibilitaban la expansión económica. Las explotaciones mineras eran organizadas directamente por el gobierno faraónico y protegidas mediante presencia militar. Entre ellas destacan:

- De oro, piedra y diorita (utilizada esta última para la elaboración de esculturas) de Nubia. El gobernador egipcio de Nubia poseía el título de "supervisor de las minas de oro de Amón".
- De cobre y de piedras preciosas (turquesa) del Sinaí.
- De oro, pórfido y alabastro en el desierto Oriental.

Es interesante la elección de los "dioses protectores" de las explotaciones mineras: Amón, muy popular en Nubia, de las de oro de dicho país, y Hathor de las de turquesa del Sinaí. La riqueza minera era monopolizada por el gobierno, que la utilizaba para la construcción y reparación de edificios públicos, especialmente templos, palacios y necrópolis, de modo destacado en Tebas. 

Era común sepultar a los reyes y los miembros de la familia real en la capital, así es como la necrópolis real se situó frente a Karnak, a la altura de Tebas, pero en la margen occidental del Nilo, o sea, la opuesta.

Estaba en auge el comercio a gran escala, con Asia o con otros puntos del Mediterráneo Oriental que, por otra parte, no se había interrumpido en ningún momento ante la presencia de los hicsos en el delta durante el Período Intermedio. Hay pruebas de que el comercio a través del mar Rojo y el océano Índico alcanzó gran desarrollo. Las fuentes egipcias mencionan intercambios con Punt (identificado en la actual Somalia), y se hallaron objetos egipcios de la dinastía XVIII en la región ecuatorial de África oriental que, si no significa el alcance de las expediciones comerciales egipcias, atestigua el desarrollo comercial de los pueblos de la cuenca del Índico.

Estatuillas policromadas con las imágenes de Nefertiti y Akhenaton, hacia el noveno año de reinado. Museo del Louvre, E15593. Moneda de oro egipcia con la efigie de Nefertiti.

En torno al año 1350 a.C. los faraones de la XVIII dinastía reinaban desde Tebas. Eran tiempos de paz y estabilidad. El país del Nilo, bendecido con una agricultura próspera y abundantes riquezas naturales, se había convertido en la primera potencia del Mediterráneo oriental y vivía en relativa cordialidad con sus enemigos naturales, los hititas de Asia Menor. El imperio estaba bien organizado, la administración era eficiente y las arcas rebosaban de oro.

A la muerte del faraón Amenhotep III en 1353 a.C., seguida poco después de la de su primogénito Tutmosis, se nombró sucesor al segundo hermano, Amenhotep IV. Antes de su entronización, el joven ya había desposado a una mujer extraordinaria, una muchacha que a la sazón tendría entre 12 y 15 años. Su nombre, Nefertiti. A partir de ahí todo cambió. Amenhotep IV elevó a su esposa al estatus de reina-diosa. Al inicio de su reinado el faraón mandó construir cuatro nuevos templos en exaltación de Atón dentro del recinto sagrado de Karnak, alrededor del santuario de Amón, y cambió su nombre por Akhetaton.

A unos 280 kilómetros al norte de Tebas, en la margen oriental del Nilo, en un valle protegido por abruptos riscos calizos, Akhenaton fundó la nueva capital, Akhetaton, que significa «horizonte de Atón». El joven rey puso aquí en práctica su revolucionario programa teológico que atribuía la creación de la naturaleza y del ser humano a un principio singular: la vida nacía de la luz solar, encarnada en Atón.

En aquella revolución con tintes de sacrilegio, Nefertiti jugó un papel clave; más que como reina, como corregente.

Desde la corte de Akhetaton, una nueva tríada empezó a regir los destinos del nuevo imperio, con Atón en el vértice superior del triángulo y Akhenaton y Nefertiti en su base, a izquierda y derecha respectivamente. En los relieves se hacían representar asistiendo a ceremonias religiosas, así como cogidos de la mano y en compañía de sus seis hijas. Nefertiti aparecía como una madre amantísima. Una familia divina y jubi­losa.

Última imagen de Nefertiti, piedra arenisca deTell el-Amarna, Egipto, c. 1352–36 BCE; in the Brooklyn Museum, New York.

¿Fue Nefertiti una especie de primera dama de la Antigüedad? 
Las especulaciones sobre el papel que desempeñaba en la corte de Akhetaton son tan abundantes como contradictorias. Algunos expertos aconsejan no sobreestimar la posición de la reina; otros defienden que gozaba de las mismas prerrogativas, si no más, que el propio AkhenatonRecientemente el egiptólogo emérito alemán Hermann Schlögl dejó perplejo al mundo académico al afirmar que Nefertiti fue el ver­dadero motor de la revolución religiosa de su tiempo y la responsable de tan radicales transformaciones. 

Después de 12 años de reinar como la amada esposa del faraón, Nefertiti parece desaparecer de la historia escrita. Existen múltiples teorías sobre lo que pudo haber sucedido. Ella pudo, por supuesto, haber muerto en ese momento; ella pudo haber sido asesinada y reemplazada como Gran Esposa por otra, quizás una de sus propias hijas.

Una teoría tentadora que gana apoyo es que ella podría no haber desaparecido en absoluto, sino que cambió su nombre y se convirtió en el co-rey de Akhenaton, Ankhkheperure mery-Waenre Neferneferuaten Akhetenhys.

Schlögl defiende que Nefertiti (para él la «Dama Joven») murió antes que Akhenaton. Su momia presenta graves lesiones faciales y torácicas, posiblemente consecuencia de un accidente de carro. No obstante, hay dudas al respecto. Para la mayoría de los egiptólogos no hay duda de que el sucesor de Akhenaton fue alguien llamado Smenker o una mujer llamada Nefernefruatón. No existe imagen, estatua ni relieve de ninguno de los dos, pero sí un anillo con una inscripción: «Rey Smenker, elegido por el rey Akhenaton».

Es posible que ella (o él) también haya seleccionado al próximo soberano, Tutankaton, un niño de solo 7 u 8 años que era demasiado joven para gobernar. Su hermana Ankhesenpaaten fue designada para velar por él. El gobierno de Smenkhkare fue breve y Tutankaton se quedó para completar el restablecimiento de la antigua religión bajo el nombre de Tutankamón. Se casó con Ankhesenpaaten y cambió su nombre a Ankhesenamun: ella, el último miembro de la dinastía XVIII e hija de Nefertiti, sobreviviría a Tutankamon y terminaría casada con el primero de los reyes de la dinastía XIX, Ay.

Mas allá de conjeturas, la bella Nefertiti mantiene intacta su capacidad de fascinación. Nadie sabe si ocupó el puesto más alto de Egipto al enviudar, o si murió antes que su esposo, si es la «Dama Joven» de la tumba KV 35, o si sufrió destierro. Si era brutal y autocrática, o amable, cariñosa y alegre, si era menuda y delicada, o corpulenta y fuerte. Nefertiti continúa siendo un enigma. Y en eso radica la verdadera fuerza de su leyenda.


Imperio nuevo
Con el nombre de Imperio Nuevo se conoce al periodo histórico que comienza con la reunificación de Egipto bajo Amosis I (c. 1550 a. C.) y que termina hacia el 1070 a. C. con la llegada al trono de los soberanos de origen libio. Lo componen las dinastías XVIII, XIX y XX. Transcurre entre el Segundo periodo intermedio, y el Tercer periodo intermedio de Egipto. Las dos últimas dinastías, XIX y XX, se agrupan bajo el título de Período Ramésida.

Tras la unificación y la expulsión de los hicsos del territorio egipcio, conseguida por Ahmosis I, se impondrá un impulso expansionista nunca antes visto en Egipto. Al morir, aquel legó a su sucesor un Egipto unificado, que dominaba desde el sur de Palestina hasta más allá de la segunda catarata, además de un sentimiento nacionalista impulsado gracias a la agresiva política exterior que llevó a cabo tras terminar con la monarquía hicsa. El recuerdo histórico de la invasión extranjera, del caos frente a Maat, del desmembramiento de la unidad de Egipto y sus terribles consecuencias, fueron un tema constantemente recordado.

Con el inicio del Reino Nuevo la guerra en Egipto evolucionó de forma significativa como resultado de la experiencia acumulada tras la invasión de los hicsos. La adopción del carro de guerra, el caballo, el arco compuesto, así como la incorporación de mercenarios y la adopción de nuevas tácticas militares, conllevaron la renovación del ejército egipcio.

La tumba KV35 se encontró en el conocido Valle de los reyes. Fuente de la imagen 


Legado
La madre de Tutankamon figura en los registros como una mujer llamada Kiya, que fue otra esposa de Akhenaton. Su cabello estaba peinado a la moda nubia, lo que quizás indique su origen. Algunas imágenes (un dibujo , una escena de una tumba) apuntan al faraón de luto por su muerte en el parto. Las imágenes de Kiya fueron, en algún momento posterior, destruidas.

La evidencia de ADN ha surgido una nueva teoría sobre la relación de Nefertiti con Tutankamon ("Rey Tut"): claramente era hijo del incesto. Esta evidencia podría sugerir que Nefertiti era la madre de Tutankamon y prima hermana de Akhenaton; o que Nefertiti era su abuela, y la madre de Tutankamon no era Kiya sino una de las hijas de Nefertiti.

PARA SABER MÁS
- Amarna, la ciudad de Ajenatón y Nefertiti. Teresa Armijo, Alderabán Ed., Cuenca 2012.
- Akhenatón. Dimitri Laboury. La Esfera de los Libros, Madrid 2012.
- Cooney, Kara. "Cuando las mujeres gobernaban el mundo: seis reinas de Egipto". Libros de National Geographic, 2018. 
- Hawass, Z.  El Rey Dorado: El Mundo de Tutankamón.  (National Geographic, 2004).
- Mark, Joshua J. " Nefertiti ". Enciclopedia de historia antigua, 14 de abril de 2014.
- Powell, Alvin. "Una versión diferente de Tut". The Harvard Gazette, Universidad de Harvard, 11 de febrero de 2013. 
- Rosa, Marcos. "¿Dónde está Nefertiti?" Revista de Arqueología, 16 de septiembre de 2004.
- Tyldesley, Joyce. "Nefertiti: la Reina Sol de Egipto". Londres: Pingüino, 2005.
- Watterson, B.  Los egipcios.  (Wiley-Blackwell, 1998).
Internet https://www.biography.com/people/nefertiti-9421166 // https://www.history.com/topics/ancient-history/nefertiti // https://www.britannica.com/biography/Nefertiti/media/407963/146578 // https://www.ancient-origins.net/history-famous-people/quest-find-nefertiti-queen-nile-002138

COMENTARIOS

Nombre

actualidad,409,agricultura,13,alzheimer,18,animales,53,arqueologia,31,astronomia,63,autismo,10,cancer,73,ciencia,185,covid-19,60,cultura,65,deal,64,deportes,97,diabetes,29,economia_empleo,24,economia_negocios,184,economia_sociales,17,economia_vivienda,47,empleo,9,energia,344,enigmas,68,es,1,esclerosis,1,esnoticia,1163,esnoticia_alcala,237,esnoticia_coslada,87,esnoticia_guadalajara,146,esnoticia_madrid,509,esnoticia_sanfernando,76,esnoticia_torrejon,108,esnoticia_villalbilla,11,europa,2,eventos,33,exposiciones,28,gastronomia,5,historia,74,historias,52,inmunoterapia,14,inteligencia artificial,22,libros,43,medioambiente,131,mitosyleyendas,22,motor,293,motor_electricos,74,motor_hibridos,33,motor_innovacion,42,motor_mercado,77,motor_noticias,84,musica,9,naturaleza,73,nutricion,72,nutrición,3,opinión,82,parkinson,4,permanente,1,personajes,34,plantas,24,poesia,16,prime,33,salud,310,teatro,9,tecnologia,116,tradiciones,33,turismo,127,vidasaludable,64,video,16,
ltr
item
La Crónica del Henares: PERSONAJES. Nefertiti, la Reina del Sol
PERSONAJES. Nefertiti, la Reina del Sol
https://1.bp.blogspot.com/-T_3c_HPUjZQ/Xq0yudUkwMI/AAAAAAAAJ98/LACMTOU8NO0f87niBC9E2G4GdThOrIA9ACLcBGAsYHQ/s400/nefertiti.jpg
https://1.bp.blogspot.com/-T_3c_HPUjZQ/Xq0yudUkwMI/AAAAAAAAJ98/LACMTOU8NO0f87niBC9E2G4GdThOrIA9ACLcBGAsYHQ/s72-c/nefertiti.jpg
La Crónica del Henares
https://www.cronicadelhenares.com/2022/11/personajes-historia-nefertiti-la-reina.html
https://www.cronicadelhenares.com/
https://www.cronicadelhenares.com/
https://www.cronicadelhenares.com/2022/11/personajes-historia-nefertiti-la-reina.html
true
5995595061750506997
UTF-8
Cargar todos los posts No se encuentra Ver todo Leer más Responder Cancelar respuesta Borrar Por Inicio Páginas Posts Ver todo Relacionados Etiqueta ARCHIVO BUSCAR Todos los posts No se encuentra INICIO Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre Ene Feb Mar Abr Mayo Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic justo ahora hace 1 minuto hace $$1$$ minutos hace 1 hora hace $$1$$ horas Ayer hace $$1$$ días hace $$1$$ semanas hace más de 5 semanas Seguidores Siguen THIS PREMIUM CONTENT IS LOCKED STEP 1: Share to a social network STEP 2: Click the link on your social network Copy All Code Select All Code All codes were copied to your clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy Tabla de contenidos