HISTORIA. El colapso de la civilización maya: ¿fueron ellos los responsables?

mayas, civilización maya

 

Chichén Itzá son las ruinas mayas más grandes de la península de Yucatán en México y uno de los destinos turísticos más visitados del país. Chichén Itzá surgió como una poderosa capital regional hacia el final del Período Clásico Tardío (600 - 900 dC) de la Mesoamérica precolombina, lo que corresponde aproximadamente al declive de los reinos mayas tradicionales de las tierras bajas del sur. Daniel Schwen/Wikimedia Commons/CC BY-SA 4.0

La caída de los mayas es uno de los grandes misterios de la historia. Una de las civilizaciones más poderosas de las antiguas Américas simplemente se arruinó en muy poco tiempo, dejando a muchos preguntándose qué pasó con los antiguos mayas. 

Ciudades poderosas como Tikal fueron abandonadas y los canteros mayas dejaron de hacer templos y estelas. Las fechas no están en duda: los glifos descifrados en varios sitios indican una cultura próspera en el siglo IX d. C., pero el registro se vuelve inquietantemente silencioso después de la última fecha registrada en una estela maya, 904 d. C. Existen muchas teorías sobre lo que sucedió con los mayas, pero los expertos muestran poco consenso.

Entre los años 600 y 900 d.C., las Tierras Bajas del Sur, un amplio territorio que comprendía el sur de México, Guatemala, Belice, el oeste de Honduras y El Salvador, albergaba cientos de ciudades que formaban la civilización maya. Una de ellas era Cancuén, un próspero enclave ligado políticamente al poderoso reino de Calakmul y que ocupaba una posición estratégica en las rutas comerciales de la región. Entre las numerosas inscripciones halladas en sus monumentos, la última fecha escrita se remonta al año 800. 

Las evidencias arqueológicas indican que en ese momento la ciudad sufrió un violento ataque. La familia real y otros miembros de la nobleza fueron asesinados y arrojados, con sus emblemas de poder y joyas de jadeíta, en tres espacios de enterramiento improvisados: un barranco y dos piscinas artificiales. En la alberca más grande se localizaron 38 cuerpos, dos de ellos de niños de corta edad. Todos presentaban certeros y brutales traumatismos en la cabeza.

En su apogeo, aproximadamente entre los años 300 y 900 d.C., la civilización maya se jactaba de tener cientos de ciudades en una vasta franja de América Central. Ahora sitios arqueológicos, estas ciudades alguna vez florecientes se extendían desde Chichén Itzá en el norte de Yucatán hasta Copán, unas 400 millas al sur en lo que hoy es Honduras. Cada uno tenía centros ceremoniales donde los gobernantes teocráticos practicaban una religión compleja basada en una multitud de dioses, un calendario único y ceremonias que presentaban un juego de pelota y sacrificios humanos. Los antiguos mayas también dominaban la astronomía, las matemáticas, el arte y la arquitectura, y un sistema de escritura de glifos en piedra, cerámica y papel de corteza. 

Un imperio en medio de la selva

Esta violencia no fue un hecho aislado en el sur del área maya. En las primeras décadas del siglo IX, en las Tierras Bajas, se manifestó una crisis política y social que afectó a la casi totalidad de las ciudades mayas. Al final del Período Clásico (250-900 d.C.), los escribas, escultores y sacerdotes dejaron de tallar monumentos, se interrumpieron los relatos escritos sobre los hechos de los gobernantes y se paralizó la construcción de elevadas acrópolis con sus palacios y templos. Las ciudades fueron abandonadas para ser en ocasiones ocupadas por grupos de gente del campo que se instaló en los palacios y en los templos. Empezaba a gestarse lo que los investigadores han denominado «colapso maya».

Este colapso no fue un suceso inmediato, ni se produjo a la vez en todos los reinos. Se trató de un largo proceso de decadencia que duró más de cien años, una lenta erosión que se transmitía de ciudad en ciudad. El declive comenzó en la región conocida como Petexbatún, recorrió la región del río Usumacinta, y, poco a poco, hizo que todos los reinos fueran cayendo como las fichas de un juego de dominó. La selva empezó a recuperar los terrenos que durante siglos la civilización maya había usurpado a la naturaleza. Los árboles y la fauna locales se adueñaron de palacios, templos y plazas. 

El colapso maya ha sido objeto de innumerables estudios y ha inspirado variadas teorías acerca de sus causas. Los investigadores coinciden en que lo que llevó a la sociedad maya a precipitarse en una crisis terminal fue la suma de distintos factores. De este modo, se han planteado hipótesis diversas relacionadas con la demografía, la economía, la sequía, los enfrentamientos y las guerras, las enfermedades, la política, la religión e incluso la astronomía.

Figurilla que representa el antiguo ritual de derramamiento de sangre maya. Museo de Historia Natural de Utah

Sobrepoblación

Las evidencias sugieren que el éxito de los mayas pudo haber marcado la diferencia, aumentando su vulnerabilidad y reduciendo su capacidad para lidiar con las consecuencias de condiciones más duras y secas . Incluso antes de que la evidencia láser revelara su extensión, se sabía que el mundo maya estaba muy densamente poblado, posiblemente demasiado.

Tenían una gran población, una gran población urbanizada y habían realizado cambios fundamentales en el paisaje. Para mantener tanto las granjas como las ciudades de 60.000 a 100.000 habitantes, los mayas habían talado bosques y manipulado cada vez más los humedales, extrayendo agua hacia los embalses y expandiendo la agricultura hacia los humedales de las tierras bajas. 

Estos movimientos consumieron agua que no se podía ahorrar durante los períodos de sequía. Los mayas también, sin querer, hicieron que su propia agricultura fuera menos productiva con su extensa deforestación. La eliminación de árboles detuvo el ciclo por el cual la copa de los árboles capturaba y devolvía el fósforo natural al suelo y también aumentaba su temperatura.

Los mayas habían cortado gran parte de esa vegetación y la habían cambiado de tantas maneras que estaban amplificando la aridez que ya estaba presente.

Altun Ha, Belize. Fuente: Michael Lazarev. Altun Ha se refiere a las ruinas de una antigua ciudad maya ubicada a unas 30 millas (50 km) al norte de la ciudad de Belice. Los pueblos mayas ocuparon Altun Ha por primera vez alrededor del 200 a. C., y la mayoría de las construcciones se realizaron entre el 200 y el 900 d. C. Los visitantes de Belice reconocerán la mayor de las pirámides del templo maya de Altun Ha, el “Templo de los altares de mampostería”, en la etiqueta frontal de una botella de Belikin. Antes de llamar la atención de la comunidad arqueológica en 1963, algunas piedras de las antiguas estructuras mayas de Altun Ha fueron reutilizadas para la construcción de viviendas en la cercana aldea agrícola de Rockstone Pond, en Belice.

Cambio climático y sequía prolongada

Uno de los desencadenantes de esta tremenda crisis, según han planteado algunos historiadores, sería la superpoblación de las ciudades mayas. A principios del siglo IX, la civilización maya había alcanzado el punto máximo de la curva demográfica. La ciudad de Tikal, en la actual Guatemala, fue la más populosa de todas las ciudades mayas hasta esa fecha, alcanzando en su momento álgido una cifra cercana a los 50.000 habitantes, con una densidad demográfica superior a la que se registra en algunos estados mexicanos en la actualidad. A consecuencia de ello, el abastecimiento de alimentos planteaba un desafío creciente, que llevó a extender los terrenos agrícolas mediante la deforestación de las selvas circundantes, pero es probable que estos avances no permitieran mantener una población tan elevada como la que se había alcanzado. 

Otro factor que, sin duda, contribuyó a la crisis del mundo maya fueron las guerras entre reinos y ciudades. En el espacio maya se codeaban grandes ciudades, regidas política y religiosamente por un rey o ajaw –miembro, a su vez, de una dinastía familiar que se perpetuaba en el trono durante siglos–, con otros reinos menores que les rendían vasallaje y estaban administrados por gobernantes de menor importancia unidos dinásticamente a los primeros. 

Caracol es el sitio y las ruinas mayas más grandes de Belice. Ubicado a unas 25 millas al sur de San Ignacio, en las estribaciones de las Montañas Mayas, Caracol ocupa un área de unos 88 kilómetros cuadrados y alguna vez tuvo una población de unas 140.000 personas en el siglo VI d.C. Las ruinas de la principal civilización maya y el sitio arqueológico abarcan numerosos templos, pirámides, tumbas reales, viviendas y estructuras, junto con una importante colección de arte maya.

Las relaciones entre todos ellos eran complicadas, y en estos momentos de tensión desembocaron en conflictos armados que propiciaron migraciones masivas de población. A esto hay que añadir que las constantes batallas y guerras bloqueaban caminos y rutas comerciales, imposibilitando el movimiento de mercancías y provocando desabastecimiento y el desplome económico. 

Algunos investigadores también han destacado, como desencadenante de la crisis maya, la incidencia de fenómenos climáticos de alcance mundial ocurridos en ese momento histórico. Estudios recientes sobre el paleoclima apuntan a que en torno al siglo IX los períodos de sequías prolongadas se sucedieron en algunas regiones de las Tierras Bajas, aunque no en todas. Las pérdidas de cosechas provocarían hambrunas, epidemias y enfermedades como el escorbuto y la tuberculosis. En ese marco de dificultades de todo orden, los dirigentes acabaron siendo incapaces de detener el caos, la dispersión de la población y la ruina del sistema político. 

Con una estructura jerárquica tan rígida como la de las ciudades mayas, donde el rey era la máxima autoridad y también el responsable de la vida de los ciudadanos, las revueltas políticas internas y las rebeliones contra el poder en momentos de escasez no debían de ser infrecuentes. 

Tikal fue una importante civilización maya y árbitro de la cultura maya ubicada en la densa selva tropical de Guatemala. Los mayas habitaron Tikal desde alrededor del 700 a. C. hasta finales del siglo X d. C., y el reino alcanzó su punto máximo de poder e influencia entre el 200 y el 900 d. C.

En el siglo IX aumentan los textos que hacen alusión a conflictos bélicos entre ciudades, al igual que los monumentos con escenas de guerra y cautiverio. Los señores se exhibían atrapando a sus cautivos, a los que se mostraba atados y expuestos en las grandes plazas ante el pueblo, esperando la muerte. Los escultores grababan los nombres de los reyes cautivos en sus piernas y faldellines. 

El hecho de que los gobernantes mayas a menudo vincularan sus propios poderes a las deidades creó más problemas políticos. Los problemas que sufrieron los mayas por las sequías "hicieron que la gente perdiera la confianza en sus gobernantes, que es más que simplemente perder la confianza en el gobierno cuando tus gobernantes están estrechamente vinculados a las deidades". Las sequías, combinadas con la agitación política, también habrían interrumpido la agricultura, el mantenimiento de los sistemas de almacenamiento de agua y dado como resultado que los gobernantes mayas desperdiciaran recursos en la guerra. 

Algunas áreas mayas experimentaron deforestación a causa del crecimiento de las propias ciudades y los niveles más bajos de agua dificultaron el comercio de bienes. Menos lluvia probablemente impactó el comercio.

El templo maya "Gran Jaguar" a más de 300 millas al norte de la ciudad de Guatemala, Guatemala. Una nueva investigación geológica sugiere que las sequías masivas contribuyeron a la caída de los mayas. JOHAN ORDÓÑEZ/AFP/GETTY IMAGES

Migraciones y ciudades abandonadas

Uno de los ejemplos visuales más elocuentes de esta etapa guerrera es la encarnizada batalla representada en los muros de uno de los últimos edificios levantados en la ciudad de Bonampak. Las pinturas, de excepcional calidad artística, representan con gran viveza una batalla victoriosa librada por el rey de la ciudad en el año 791, así como una espectacular ceremonia palaciega. Pero la decoración no llegó a terminarse; incluso los textos sólo quedaron esbozados y nunca se completaron. El rey representado en las pinturas es el último del que hay noticia en Bonampak. La ciudad cayó víctima del deterioro sociopolítico que empezaba a atisbarse en la región del río Usumacinta.

Una crisis igualmente repentina se abatió en esos mismos años sobre la ciudad de Yaxchilán, muy próxima a Bonampak. En el año 800, el rey mandó construir un imponente edificio decorado con un programa escultórico de gran destreza artística, compuesto por dinteles, estelas y escaleras, con escenas reales y textos jeroglíficos tallados en estos lugares. La ciudad parecía vivir un período de esplendor. Sin embargo, en tan sólo ocho años la situación dio un vuelco. En el año 808 se escribió el último texto que se ha encontrado en el sitio. Entre el reinado de dos gobernantes, padre e hijo, se produjo una importante disminución del bienestar cultural y material, lo que es un indicativo bastante preciso del principio del fin. 

Ciudad gemela de Dos Pilas, Aguateca se alzaba en una meseta sobre el lago Petexbatún y, aprovechando sus defensas naturales, fue fortificada para evitar ataques enemigos. Se erigieron empalizadas para proteger templos, palacios, campos e incluso el suministro de agua. Pero a pesar de sus defensas, Aguateca fue atacada en 790, la fecha registrada en su última estela conocida. Reconstrucción de la ciudad maya de Aguateca en el siglo VIII d.C. Foto: Richard Schlecht / National Geographic Image Collection

A comienzos del siglo IX, en Aguateca, una población maya al este de las anteriores, empezó a construirse un gran templo, el mayor de la ciudad. Pero los trabajos se interrumpieron súbitamente en 810, dejando el templo a medio construir. Las estelas alisadas y preparadas nunca llegaron a ser esculpidas e inscritas. Al parecer surgió una amenaza exterior, pues se ha podido documentar que se construyeron empalizadas y fortificaciones defensivas, y pocos años después la ciudad ya había sido abandonada.

En torno al colapso maya del siglo IX subsisten numerosos interrogantes. En lo que se refiere a la demografía, no se conoce bien cómo se redistribuyó la población tras el abandono de las ciudades de las Tierras Bajas. Sabemos que algunos grupos emigraron hacia la zona de los lagos en las Tierras Altas de Guatemala, pero no se tiene constancia de grandes movimientos migratorios hacia otras zonas de Mesoamérica (la vasta región histórica formada por el sur de México y América Central). 

Ejemplos de glifos utilizados en el sistema de escritura maya . Los glifos mayas se colocan en columnas y se leen de izquierda a derecha en filas de dos. Museo Arqueológico de Palenque , México.

 El colapso definitivo

Mientras áreas en el sur de Mesoamérica, como Tikal en lo que ahora es Guatemala, declinaron en los siglos VIII y IX debido a problemas ambientales y agitación política, las poblaciones aumentaron en otras áreas, como Chichén Itzá, en lo que ahora es la península mexicana de Yucatán, dijeron los estudiosos. 

Más desconcertante aún es el hecho de que un siglo y medio más tarde, en las zonas del norte, en la península de Yucatán, las ciudades mayas experimentasen nuevamente un evento similar, un segundo colapso de iguales características, con las mismas causas y los mismos efectos. 

Ése fue el caso de Uxmal. Durante el siglo X, la ciudad se había convertido en el principal centro de poder de la región de Puuc. Entonces se construyó un enorme palacio, a la vez residencia real y sede de las asambleas de la nobleza, así como un campo de juego de pelota y el centro ceremonial llamado Cuadrángulo de las Monjas. Los relieves, pinturas e inscripciones de esta época evocan escenas bélicas, con guerreros llevando atavíos de gala y prisioneros que son sacrificados. 

Sin embargo, Uxmal entró en un completo declive en el siglo XI, hasta el punto de que no se concluyeron los trabajos ya iniciados en varias obras monumentales ya comenzadas. Al parecer, la causa inmediata de esta crisis fue la expansión de la vecina ciudad de Chichén Itzá. Además, la región oriental de Puuc registró una creciente despoblación hasta quedar totalmente abandonada a principios del siglo XI. 

El esplendor de Uxmal. El llamado palacio del Gobernador fue erigido durante el siglo XI, en la época de apogeo de Uxmal, por iniciativa de K’ahk’ P’ulaj Chan Chaahk, gobernante de la ciudad en aquel momento. Se alza sobre una enorme plataforma rectangular de 187 m de largo, a la que se accede por una escalinata de 26 peldaños. Quizá sirvió primero de residencia real y luego de centro ceremonial. Foto: Leonid Andronov / Getty Images.

Cuando Chichén Itzá declinó, en gran parte debido a una prolongada sequía durante el siglo XI, otra ciudad de la península de Yucatán, llamada Mayapán, comenzó a prosperar. Este patrón de declive en un área y crecimiento en otra continuó durante la época del conflicto europeo con las ciudades mayas. Los problemas políticos y ambientales a menudo llevaron al declive de un área, mientras que otra área creció posiblemente porque no estaban sufriendo tanto por estos problemas. 

Los investigadores han explorado las innumerables complejidades, las continuidades olvidadas y las trayectorias regionales del proceso del colapso del mundo maya, mirando más allá de un catastrofismo simplista. Este colapso significó el fin de un sistema político y económico y el abandono de todas las ciudades de las Tierras Bajas del Sur. Asimismo, 150 años más tarde se despoblaron los reinos de las Tierras Bajas del Norte. 

La civilización maya tal y como se conocía nunca más volvió a florecer, desapareciendo para siempre. Sin embargo, los descendientes de los antiguos nobles, sacerdotes, guerreros y agricultores de la antigüedad habitan hoy las mismas tierras que sus ancestros y perpetúan su cultura en las distintas lenguas que todavía se hablan, en los ritos religiosos amoldados sincréticamente al cristianismo, en sus ancestrales cultivos y en sus vestimentas y adornos. Fue el sistema político maya el que colapsó, no su sociedad. La cultura maya, pese a lo que pueda parecer, sobrevivió al colapso.

Este relieve tallado en piedra caliza, fechado el 23 de agosto de 783 EC, muestra a tres escribas presentados como prisioneros a un gobernante maya . Los cautivos se identifican como escribas por el fardo de palos que porta el primero (los utensilios tradicionales de los escribas) y por sus tocados. Los escribas eran muy apreciados como prisioneros, ya que eran los que registraban las grandes hazañas del gobernante. Cuando un gobernante era derrotado, los dedos de sus escribas se quebraban. El hecho de que la pieza esté firmada por el artista sugiere la importancia del evento representado, el estatus del artista, o ambos, ya que el arte maya rara vez está firmado. El relieve se encuentra actualmente en el Museo de Arte Kimbell, Fort Worth, Texas.

Investigaciones recientes

Un estudio reciente de UC Riverside revela que la sequía probablemente no fue la única razón del colapso de la antigua civilización maya. Esta sociedad indígena dominante, que fue una de las primeras civilizaciones mesoamericanas, sufrió mucho durante una serie de sequías en la Península de Yucatán en el sureste de México y el norte de América Central a fines del siglo IX.  

Estudios previos han establecido que las sociedades mayas comenzaron a desaparecer inexplicablemente durante este período. La investigación paleoclimática sugiere que las sequías llevaron a una hambruna generalizada, ya que los mayas dependían en gran medida de cultivos sensibles a la sequía como el maíz, los frijoles y la calabaza.

El equipo de UC Riverside, dirigido por el arqueólogo Scott Fedick y el biólogo de plantas Louis Santiago, revela que los mayas tenían acceso a 497 especies de plantas alimenticias autóctonas. 

Fedick preparó y publicó recientemente una lista completa de plantas alimenticias indígenas mayas después de no poder encontrar ninguna. Se basa en décadas de conocimiento de las plantas mayas obtenido de estudios etnográficos y etnobotánicos previos. Ante la suposición generalizada de que la sequía era la razón del malestar social maya, él y Santiago decidieron probar la tolerancia a la sequía de las 497 plantas de la lista.

El estudio identificó 577 partes comestibles como frutos y raíces para 445 de las 497 plantas comestibles, que estarían disponibles durante un año de precipitaciones normales. No se identificaron las partes consumibles específicas para las 52 especies de plantas alimenticias restantes. 

“Incluso en la situación de sequía más extrema, y ​​no tenemos evidencia clara de que haya ocurrido la situación más extrema, 59 especies de plantas comestibles aún habrían persistido”, explicó Santiago.

Algunas de las plantas más duras que los mayas habrían usado para incluir la mandioca con sus tubérculos comestibles y palmitos. Otro es la chaya, un arbusto domesticado por los mayas y consumido hoy por sus descendientes. Sus hojas son ricas en proteínas, hierro, potasio y calcio.

La yuca, con sus tubérculos comestibles, y los palmitos son dos de las plantas más duras que la civilización maya pudo haber usado en tiempos de sequía. Los hallazgos revelan que el palmito y otros tallos de plantas comestibles habrían sido el alimento vegetal más estable y abundante, proporcionando un alto contenido de glucosa y niveles de proteína. Otra planta llamada chaya es un arbusto domesticado por los mayas que todavía consumen los descendientes de los mayas en la actualidad. Contiene una gran cantidad de proteínas, hierro, potasio y calcio en sus hojas.

Aunque los investigadores no pudieron desentrañar por qué colapsó la civilización maya, creen que no se puede pasar por alto el papel de la disrupción social y económica. Una cosa que sí sabemos es que la explicación demasiado simplista de la sequía que conduce al colapso agrícola probablemente no sea del todo cierta.

Es casi seguro que la guerra tuvo algo que ver con la desaparición de la civilización maya: para el período Clásico tardío, las guerras, las batallas y las escaramuzas eran bastante comunes y se dedicaban recursos importantes a las guerras y la defensa de las ciudades. FOTOGRAFÍA POR DEA/G. DAGLI ORTI/DE AGOSTINI/GETTY

En general, los investigadores han creído que solo hacia el final del período Clásico, el aumento de las sequías habría reducido los suministros de alimentos, lo que a su vez aumentaría las tensiones entre los reinos mayas y daría como resultado una guerra violenta que se cree que precipitó su declive. Otra investigación presentada por David Wahl en 2019 en la revista Nature Human Behavior , sin embargo, se suma a la evidencia de que la guerra violenta y destructiva contra los recursos militares y civiles (a menudo denominada "guerra total") estaba ocurriendo incluso antes de que un clima cambiante pusiera en peligro la agricultura maya.

Esto sugiere que la dificultad para cultivar alimentos debido a un clima cambiante puede haber sido un factor importante en el declive de los mayas, incluso si no lo hizo por la escalada de la guerra. El estudio de Wahl se suma a un conjunto de evidencia reciente y creciente que muestra que la guerra violenta existió mucho antes del período Clásico Terminal y pudo influir en el devenir de los distintos reinos y ciudades.

"Quemar ciudades parece haber sido una táctica común mucho antes de lo que se pensaba", dice Wahl, "así que creo que la idea de que el surgimiento de una guerra violenta hacia el final causó la desaparición de los mayas realmente necesita reconsiderarse".

CONCLUSIÓN

La explicación más razonable para el colapso maya clásico es una combinación de factores interconectados. El desorden social, la sobrepoblación y las condiciones climáticas desfavorables se combinaron, tal vez no todos juntos y en diversos grados y con diferentes tiempos y secuencias según el lugar, para poner fin al orden establecido en las tierras bajas mayas del sur.

Al mismo tiempo, entraron en juego otros factores, incluidos los cambios en las rutas comerciales y las guerras, problemas que pueden haber influido o haber sido instigados por un corazón que ya luchaba contra las presiones ambientales. Llamándolo un escenario de "huevo o gallina", es posible que nunca tengamos respuestas completas. Al menos no hasta que se responda una pregunta final: mil años después de la caída de la gran cultura maya, las tierras altas del interior de Yucatán permanecen escasamente pobladas.

Como ya se dijo, el colapso del Clásico Maya no fue el fin de la cultura maya. Las ciudades del norte y las del altiplano de México y Guatemala sobrevivieron hasta la conquista española, y aún hoy siete millones de personas hablan maya en Mesoamérica. La cultura maya sufrió un duro golpe, pero no desapareció por completo. En el vacío de poder y la agitación social general que dejó el colapso, un grupo aprovechó la oportunidad para lograr el dominio regional: esta era la civilización tolteca , y serían ellos quienes pasarían la batuta de la cultura mesoamericana que había comenzado con los olmecas, siendo perfeccionado por los mayas, y terminaría con los aztecas.

Para saber más:

Scott Fedick and Louis Santiago. Large variation in availability of Maya food plant sources during ancient droughts. December 27, 2021. https://doi.org/10.1073/pnas.2115657118

David Wahl, et al. Palaeoenvironmental, epigraphic and archaeological evidence of total warfare among the Classic Maya. Nature Human Behaviour, 2019.

First Archaeological Identification of Nixtamalized Maize, from Two Pit Latrines at the Ancient Maya Site of San Bartolo, Guatemala. Available at SSRN: ssrn.com/abstract=3948399

B. Gill Richardson. Las grandes sequías mayas: agua, vida y muerte. FCE, México 2009.

Simon Martin y Nikolai Grube. Crónica de los reyes y reinas mayas. Crítica, Barcelona 2002.

Arthur Demarest. Ancient Maya: the rise and fall of a rainforest civilization. Cambridge U.P., 2005.

Coe, M.D. The Maya. Thames & Hudson, 2011.

Miller, M.E. The Art of Mesoamerica. Thames & Hudson, 2012.

Nichols et al. The Oxford Handbook of Mesoamerican Archaeology. Oxford University Press, 2012.

Phillips, C. The Illustrated Encyclopedia of the Aztec & Maya& Central America - Including The Aztec.. Lorenz Books, 2007.

Mc Killop, Heather. "Los antiguos mayas: nuevas perspectivas". Nueva York: Norton, 2004.

National Geographic Online: " Los mayas: gloria y ruina ". 2007.

NY Times Online: " Los antiguos suelos de Yucatán apuntan al mercado maya y la economía de mercado ". 2008.

COMENTARIOS

Nombre

actualidad,306,agenda,4,alzheimer,13,animales,47,arqueologia,24,astronomia,54,autismo,10,cancer,44,ciencia,142,covid-19,54,cultura,48,deal,65,deportes,75,diabetes,23,economia_empleo,16,economia_negocios,158,economia_vivienda,38,empleo,11,energia,274,enigmas,60,esnoticia,893,esnoticia_alcala,173,esnoticia_coslada,72,esnoticia_guadalajara,118,esnoticia_madrid,383,esnoticia_sanfernando,59,esnoticia_torrejon,88,esnoticia_villalbilla,8,europa,1,eventos,35,exposiciones,26,gastronomia,3,historia,63,historias,14,inmunoterapia,10,libros,30,medioambiente,88,mitosyleyendas,15,motor,235,motor_electricos,64,motor_hibridos,28,motor_innovacion,31,motor_mercado,56,motor_noticias,68,musica,9,naturaleza,60,nutricion,62,nutrición,3,opinión,64,parkinson,3,permanente,1,personajes,26,plantas,24,poesia,13,prime,27,salud,244,teatro,12,tecnologia,93,tradiciones,27,turismo,100,vidasaludable,52,video,15,
ltr
item
La Crónica del Henares: HISTORIA. El colapso de la civilización maya: ¿fueron ellos los responsables?
HISTORIA. El colapso de la civilización maya: ¿fueron ellos los responsables?
mayas, civilización maya
https://blogger.googleusercontent.com/img/b/R29vZ2xl/AVvXsEhuvYEL-bf4M7EvtCuDnQt8RcUAnTF0uJIrh6ki5Orm2l4Vk5X3sgj00e4u5jnbUQjQamKFaXjMREy8iFnxDLGUSYT4C5B7DH4ZyZAqFl9UEHqUFv4dySi7NSkabnMmraLdvGua_I9ta0V-RB06EuL2dO1FMCrMcpY3jp5GZ7D7HIN9D5B2HQW-_HI_XQ/s320/Sin%20t%C3%ADtulo-1.jpg
https://blogger.googleusercontent.com/img/b/R29vZ2xl/AVvXsEhuvYEL-bf4M7EvtCuDnQt8RcUAnTF0uJIrh6ki5Orm2l4Vk5X3sgj00e4u5jnbUQjQamKFaXjMREy8iFnxDLGUSYT4C5B7DH4ZyZAqFl9UEHqUFv4dySi7NSkabnMmraLdvGua_I9ta0V-RB06EuL2dO1FMCrMcpY3jp5GZ7D7HIN9D5B2HQW-_HI_XQ/s72-c/Sin%20t%C3%ADtulo-1.jpg
La Crónica del Henares
https://www.cronicadelhenares.com/2022/06/historia-el-colapso-de-la-civilizacion.html
https://www.cronicadelhenares.com/
https://www.cronicadelhenares.com/
https://www.cronicadelhenares.com/2022/06/historia-el-colapso-de-la-civilizacion.html
true
5995595061750506997
UTF-8
Cargar todos los posts No se encuentra Ver todo Leer más Responder Cancelar respuesta Borrar Por Inicio Páginas Posts Ver todo Relacionados Etiqueta ARCHIVO BUSCAR Todos los posts No se encuentra INICIO Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre Ene Feb Mar Abr Mayo Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic justo ahora hace 1 minuto hace $$1$$ minutos hace 1 hora hace $$1$$ horas Ayer hace $$1$$ días hace $$1$$ semanas hace más de 5 semanas Seguidores Siguen THIS PREMIUM CONTENT IS LOCKED STEP 1: Share to a social network STEP 2: Click the link on your social network Copy All Code Select All Code All codes were copied to your clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy Tabla de contenidos